En momentos del cierre de esta edición, la patota de la Verde ingresaba a Lear con Pignanelli a la cabeza e imponía una asamblea fraudulenta donde hacía votar por “unanimidad” la destitución de la interna combativa. Posteriormente, un grupo de esta misma patota fue a la puerta de la planta a festejar y cantar consignas contra los despedidos, la interna destituida y la izquierda.

Si bien es evidente que desde el punto de su legitimidad, la asamblea no vale nada porque se ha hecho bajo coacción de los trabajadores, de todas maneras marca la recuperación de la burocracia del control de la base de la fábrica y configura un antes y un después en el conflicto. No solamente la interna ha sido tramposamente destituida, sino que la asamblea sancionó en los hechos, también, el abandono de los compañeros que están afuera.

Se impuso así el plan de la burocracia de “tierra arrasada” en Lear. Pero esto no quiere decir que la lucha haya terminado.

Es que más allá que quedan recursos legales que llevar adelante, estamos en una coyuntura política marcada por elementos de polarización, con duras luchas, donde, además, se viene el paro general del jueves 28, el que puede ser una oportunidad para levantar en alto banderas como las de la pelea en Lear.

Además, los compañeros han convocado a una reunión el jueves 21 en el acampe para seguir discutiendo como continuar la lucha, reunión de la cual surgirán, seguramente, iniciativas para dar continuidad a la pelea, más allá que esta continuidad deba hacerse en las nuevas condiciones creadas por el triunfo de la Verde.

En todo caso, desde nuestro partido seguiremos apoyando de manera militante la lucha de los compañeros, así como aportaremos también a la continuidad del debate acerca del balance de las históricas luchas ocurridas en el gremio mecánico en los últimos meses como el caso de Gestamp y, ahora, de manera todavía provisoria, en Lear. Una tarea militante de enorme importancia en la medida que en el seno de la izquierda se han encarado estas peleas con estrategias diversas, y hasta opuestas, como es visible en el caso de nuestro partido y el PTS con responsabilidades de dirección en una y otra planta.

Al servicio de ese debate publicamos en nuestra edición anterior nuestros “Apuntes sobre los conflictos de Gestamp y Lear”, elaboración que continuaremos llevando adelante en los próximos números de nuestro periódico.

 

Corresponsal, regional norte

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb