No hay que ser ingenuos y debemos poner en contexto toda esta situación. Hoy la gestión de sociales, hiper re contra k, nos dice en los hechos “no vamos a habilitar otra entrada por más de que se sumen alrededor de 6000 estudiantes”, “recortaremos la cantidad de comisiones para no invertir en la cantidad de aulas necesarias para los muchos que somos en sociales”, “no va a haber una biblioteca en condiciones ni tampoco un bar estudiantil con precios accesibles”. Pasa que fieles a su fundamentalismo k, Postolsky y Cía vienen a ser correa de transmisión de una política nacional: “Pagamos infinitos millones al club de París, pagamos infinitos ida y vuelta a REPSOL, pretendemos pagar peso por peso a los buitres (ojo, se la vamos a hacer difícil Comenzamos este cuatrimestre con una gran novedad en FSOC: la mudanza de la carrera Relaciones del Trabajo al edificio de Constitución. Es importante preguntarse entonces ¿en que condiciones se da esta mudanza? os estudiantes, docentes y no docentes somos los que cotidianamente nos encontramos con el verdadero rostro de ambas sedes: uno que tiene como principales rasgos el mal funcionamiento de los ascensores, inundaciones, cortes de luz, etc.

Con estos elementos puestos sobre la mesa, uno esperaría que el avance de la construcción del edificio “único” hacia su 4ta etapa (se acaba de finalizar la 3ra, y la siguiente viene con pronóstico reservado…) tuviese como principal objetivo resolver estas problemáticas existentes, y así avanzar con saldar la larga moratoria que tienen tanto la gestión de sociales como el propio gobierno nacional para con nosotros: una biblioteca real, un comedor universitario con menú accesible para todas/os, verdaderos espacios para que los estudiantes podamos desarrollar nuestras actividades, etc. Pero no… Esta gestión, con el decano Glenn Postolsky a la cabeza y todo el séquito de organizaciones kirchneristas, quieren que nos comamos el buzón de todas las bondades que vendría a implicar esta mudanza, y ubicarse de esa manera como una gestión que se preocupa por acabar con los problemas que nos acongoja al conjunto de la comunidad académica.

 

Sin “socio” no hay edificio único

 

Sin embargo, seguimos con las cuestiones anteriormente enumeradas irresueltas, pero ahora se suma una nueva y nefasta por donde se la mire: el aislamiento al que se ven sometidos los compañeros de Sociología, relegados a seguir cursando en una sede que literalmente se cae a pedazos. No es casualidad que sean los estudiantes de Sociología los que quedan aislados en pésimas condiciones, teniendo en cuenta el rol destacado que tuvo el activismo de esta carrera en la lucha por el edificio en ocasión del 2008 y el estudiantazo del 2010, como también para frenar el plan de reforma de Daroqui y La Mella, que pretendía imponer posgrados pagos.

 

El ajuste en Sociales

 

Aunque la respuesta de la gestión de la facultad y de la universidad es siempre, no hay plata, los estudiantes sabemos cómo se construyó nuestro edificio y cómo conseguimos cada una de nuestras reivindicaciones: con la lucha. La toma del 2008 y el estudiantazo del 2010, donde enfrentamos a las autoridades de FSOC y al gobierno nacional, nos permitieron avanzar en la conquista del esperado edificio único. Tenemos que retomar ese camino para conquistarlo definitivamente, junto con los docentes universitarios que pelean por la apertura de su paritaria y contra el techo salarial, junto a los docentes de provincia de Buenos Aires y Tucumán, que se encuentran nuevamente movilizados, y junto a todos los sectores que defienden la educación pública del ajuste y el vaciamiento.

Para tener una facultad con comedor, biblioteca, jardín maternal para responder ante nuestras necesidades como estudiantes. Y también, para poder organizar al conjunto de los estudiantes en un edificio único que fortalezca al movimiento estudiantil para salir a pelear, enfrentemos a esta gestión y al Gobierno Nacional.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb