Otro paso adelante

Al cierre de esta edición se concretaba el reingreso de 30 trabajadores más a la planta. Con un evidente sabor a triunfo informaron los delegados a los concurrentes al acto que se realizó en las puertas del Ministerio de Trabajo. Luego de una jornada donde se bloqueo la empresa, donde se impidió la llegada de los micros que llevaban a los trabajadores vigilados por la patota de la Verde, donde se cortó la panamericana, donde se vio en vivo y en directo por los medios la lucha de los compañeros.

Esta heroica lucha que están llevando los compañeros de Lear es la punta de la lanza de toda la clase obrera contra los despidos y suspensiones. Mientras escribimos estas líneas VW Córdoba anunció que suspenderá a 1100 obreros por 10 días con el 75% del salario. Por eso la importancia que se gane. Pero también para poner freno a la terrible ofensiva que esta llevando la burocracia del SMATA contra todos los compañeros luchadores e independientes, ofensiva que le costó una golpiza a 4 trabajadores de VW.

Una intensa semana de lucha

Haremos un pequeño resumen de las acciones que se hicieron en la última semana de lucha para evaluar la situación del conflicto. El jueves 17 los micros que llevan a los trabajadores a la planta no fueron al kilómetro 31,500 de la colectora, siguieron hasta Belgrano al 600 cede central del SMATA. Ahí Pignanelli y Manrique dirigieron una farsa de asamblea, que tuvo el objetivo de tratar el pedido de revocatoria del mandato de los actuales delegados. Este fue presentado en un petitorio con cientos de firmas. Como era de esperar la asamblea votó por unanimidad el pedido a la directiva de revocar el mandato de los delegados de la Celeste, que fueron electos por más del 75% de los trabajadores hace no más de 6 meses.

La legalidad de la asamblea estuvo dado por veedores del ministerio, por un escribano y por la firmas de mas de 290 trabajadores. La “legitimidad” esta dada por las amenazas de despido y aprietes de todo tipo. Para que no haya dudas, el día anterior despidieron 4 compañeros que no avalaron las posturas patronales. Es decir, eso no fue una verdadera asamblea obrera, fue una farsa de asamblea, una asamblea a punta de pistola, pero para los funcionarios del ministerio de trabajo y probablemente también para la justicia patronal eso será solo un detalle.

El sábado 19 se realizó un festival frente a la planta donde participaron los compañeros con sus familias y se reforzó el fondo de lucha.

En la madrugada del 21 entran y salen 3 camiones, en medio de un amplio operativo policial. A las 6 de la mañana comienzan a llegar decenas trabajadores despedidos y cientos de compañeros de las corrientes que venimos haciéndole el aguante a la lucha, el bloqueo es total, la mayoría de los trabajadores que fueron a trabajar por sus propios medios al ver a sus compañeros se dieron media vuelta y se volvieron a sus casas. Solo un grupo de no más de 50 carneros, dirigidos por los Verdes de la fábrica intentaron tibiamente romper el bloque acompañados por un comisario, lo que fue resueltamente impedido. El bloque fue un éxito, no entro nadie a trabajar, el lunes no se produjo ni un mazo.

Los compañeros citaron para el miércoles a una nueva jornada de bloqueos y cortes. El martes la empresa volvió a poner micros y los trabajadores entraron a cumplir sus funciones.

La Jornada del 23 también fue un éxito se logró bloquear totalmente la empresa, hubo intentos de la Verde por llevar los micros pero no lo lograron. No se produzco ni un mazo. Sobre la panamericana se hizo un corte móvil, es decir, se detuvieron decenas de autos sobre la ruta frente a la planta, mientras todos los medios veían como la gendarmería quedaba impávida. Al mismo tiempo se cortaba la otra mano de la panamericana, al cierre de esta edición se realizaban otras acciones y la movilización desde el obelisco al ministerio de trabajo de Alem.

dos mundos

La mayoría de las acciones de los trabajadores de Lear y la vanguardia logran los objetivos planteados y son logros importantes que permiten tonificar la lucha y mantener la moral de los compañeros en alto. La empresa no logra normalizar la producción; varios días a la semana no se produce, los mazos no salen normalmente, ya ha ocurrido que la Ford debe parar la producción de algún modelo por falta de piezas. El impacto político de los cortes, las marchas y las denuncias horadan la legitimidad de la empresa y de la burocracia y obligan al gobierno de Cristina a involucrarse, no poder seguir haciéndose los desentendido ante los despidos.

La solidaridad que despierta la lucha en defensa de las fuentes de trabajo se hace sentir en cada lugar de trabajo que se ha ido con el fondo lucha, lo compañeros de Promoción Social de ATE Capital han hecho una importante colecta para el fondo de lucha, entre otras experiencias.

Pero hay otro mundo del otro lado del alambrado, el mundo de la producción, de los “rotarys”, de los mazos que se producen y alimentan las líneas de la Ford.Del otro lado del alambrado hay 400 trabajadores bajo un régimen de terror que son presa fácil de las maniobras y atropellos de la patronal y de la burocracia. Régimen que a veces se hace el bueno pero que llega también a aplicar el amedrentamiento lizo y llano; como los últimos 4 despidos ejemplificadores que ejecutó la empresa.

Dos mundo que se deben unir para ganar, para poder parar la producción desde adentro, para poner de rodillas a la Ford y parar la producción de la terminal. Esa es la clave del triunfo, esa es la llave maestra y por eso mismo es tan complicado y difícil llegar a esa llave. Parar la producción en las terminales, es lo que hicieron los compañeros de Gestamp y le arrancaron al gobierno la conciliación con todos adentro que luego revocaría. Revocatoria que no se pudo revertir porque en Gestamp la situación era mucho más difícil que en Lear, porque la burocracia dirigía más de la mitad de la fábrica, y no se le puedo parar la planta para hacer cumplir la conciliación.

Los peligros del momento

Al mismo tiempo que señalamos los logros conseguidos no podemos dejar de señalarles los peligros que vemos. La empresa, el SMATA y el gobierno están jugando al desgaste y la división. La reincorporación de 50 compañeros es un gran logro de la lucha pero a nadie se le escapa que la casi totalidad de los activistas y los delegados están afuera.

Es decir, este logro también constituye una maniobra del gobierno, la empresa y la burocracia, ceder en algo pero para que lo sustancial siga igual: el activismo y los delegados afuera.

El gobierno dejó abierta el acta dando a entender que las negociaciones siguen abiertas y que puede haber novedades en los próximos días.

Pero también dejó en claro que juega al desgaste y la división. Entre las 50 reincorporaciones, los cerca de 100 arreglos, los que están afuera son el motor de la lucha, los 70 compañeros más importantes, más activistas y ni que hablar de los delegados.

Muchos compañeros se preguntan ¿cuánto tiempo más hay bloquear, cortar y marchar para ganar? ¿Una semana más, dos, tres? El tiempo pasa y no es un aliado de los trabajadores cuando se está en la pelea, las presiones económicas y familiares son terribles. Hay que seguir con el fondo de lucha y las actividades solidarias pero estos logros pueden ser el trampolín para acciones más contundentes. Hay fuerzas para dar un salto en la pelea hacia medidas más profundas: que paren la producción por varios días. Hay compañeros que empiezan a pensar en una ocupación de la empresa como manera de poner de rodillas a la Ford. Esto para que se abra un camino de solución para que vuelvan todos a trabajar, para que se conserven todas las fuentes de trabajo y que vuelvan los delegados como corresponde con todos sus compañeros. Fuerza compañeros se puede ganar.

Rodolfo Torres

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb