La lucha de los compañeros ha tenido gran repercusión. La simpatía entre los trabajadores es enorme, son innumerables las muestras de solidaridad, las recorridas a varias fábricas de la zona con el fondo de huelga son correspondidas con el aporte de miles de trabajadores. La razón es clara: todo el mundo sabe que hay suspensiones y despidos, todo el mundo trabajador sabe que hoy por hoy conseguir un puesto de trabajo es dificilísimo y que si se consigue las condiciones son terribles. Nadie quiere volver al flagelo de la desocupación de masas. Está planteado ampliar el arco de solidaridad y de organizaciones que apoyen la lucha de los compañeros. Las jornadas que hemos llevado adelante, si bien fueron exitosas, se pueden ampliar enormemente y llegar a ser realmente nacionales, en ese sentido se ha llevado una orientación que abarca a la izquierda roja y poco más.

Desde nuestro partido propusimos desde hace semanas ampliar las convocatorias, contamos la experiencia de Gestamp cuando se convocó a una reunión en el Bauen y fueron más de 100 personas de todas las corrientes y extracciones. Las dos últimas jornadas fueron lanzadas desde la carpa y no en una reunión en el centro que facilita la invitación y la difusión, volvemos a acercar esta sugerencia.

También venimos insistiendo en la necesidad de un gran hecho político que ponga las luchas actuales en el tapete nacional, una gran marcha a Plaza de Mayo convocada en primer lugar por los compañeros de Lear, pero también de EmFer, TATSA, Calsa, Gestamp y demás sectores para ser tomada desde los trabajadores y desde las estructuras para que un sector de la clase ponga las reivindicaciones del momento en el plano político: contra los despidos, las suspensiones, la persecución al activismo, la represión y por la exigencia urgente de un nuevo paro general de 36 horas.

R.T.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb