Gran campaña de volanteo

 

En el marco de la campaña contra el pago de la deuda externa que venimos llevando adelante desde la juventud del Nuevo Mas, estuvimos recorriendo distintas esquinas céntricas, facultades y lugares de trabajo, volanteando y llevando esta discusión a los distintos sectores con los que pudimos conversar. Más allá de que el clima mundialista no ayuda y de que las consecuencias del “fallo Griesa” no tienen expresión material hoy por hoy en la situación socioeconómica del país, es de destacar el buen recibimiento que viene teniendo en general la campaña.

En el intercambio con la gente con que pudimos conversar y que se quedo discutiendo respecto del tema de la deuda pudimos sacar algunas primeras conclusiones: tal como lo venimos señalando, el sentimiento “anti-buitre” está instalado en la mayoría de la gente, entienden que es una estafa al estado argentino, pero no ven otra que pagar. Cuesta establecer la relación ente el pago de la deuda y la profundización del ajuste recesivo. En ese sentido se orientaba nuestra intervención cuando la gente que se paraba a dialogar nos decía que no se puede romper relaciones con el mundo desconociendo el pago de la deuda, ya que eso nos llevaría a la miseria. Nuestra intervención apunta a demostrar que lo que nos conducirá sin duda a la miseria, es el hacernos cargo de una deuda sideral que nos lleva a un mayor grado de subordinación y sometimiento político ante las potencias imperialistas. Esa conciencia es la que intentamos crear en cada una de nuestras intervenciones en la campaña, que mediante el pago de esta deuda, se va hacia la miseria económica y hacia el sometimiento político al imperialismo, que son esos mismos hechos los que dejan planteada objetivamente la plena vigencia y actualidad de las ideas socialistas revolucionarias, y por eso la necesidad de llevar esta discusión a los más amplios sectores posibles y la responsabilidad que desde la izquierda que viene de tener una buena elección el año pasado, en dar a la sociedad un claro posicionamiento político contra el pago de esta deuda usuraria, ilegitima y fraudulenta.

Posicionamiento que hoy no está instalado y cuya necesidad es imperiosa ante la situación de que el conjunto de las fuerzas políticas patronales, con matices, están todas a favor de que los trabajadores paguemos la deuda. En ese sentido el FIT debe plantear en su conjunto un posicionamiento claro. La campaña por un referéndum es papel mojado si no se construye primero una masa crítica que salga a agitar en las calles la consigna por el “no pago a los buitres, ni a estos ni a ninguno”. Tarea tan difícil como necesaria.

A pesar del buen recibimiento que tuvieron nuestros volantes, en las discusiones chocamos contra la campaña que ha venido instalando el gobierno desde principios de su mandato: Que la deuda externa se paga sí o sí. No se discute ni su carácter político, ni las condiciones leoninas y usurarias a favor de los acreedores, y ni siquiera se pone en tela de juicio, en caso de pagarse, quienes deben cargar con el lastre. Si los trabajadores (como ha sido siempre) o los sectores privados y políticos que se enriquecieron con ella. Acá no hay auditorias ni revisionismos que valgan. Se paga y punto. Esa es la verdadera cara del gobierno que empapela la ciudad con la engañosa consigna “patria o buitres” mientras se la paso durante años hablando de las maravillas del desendeudamiento: La de la sumisión en última instancia al capital financiero internacional.

Contra ese discurso es que venimos batallando desde el Nuevo MAS, entendiendo la necesidad de que un sector defienda con claridad de cara a toda la población la posición de que no hay que pagar. Al servicio de esta pelea ponemos nuestra militancia y reiteramos la necesidad de convocar a una marcha a Plaza de Mayo contra el ajuste y el pago de la deuda, encabezada por los trabajadores de LEAR, EMFER y demás sectores en lucha.

Tomas s.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb