En el marco de la masiva movilización del  Astillero Río Santiago contra el cierre del mismo y por una paritaria del 30% con cláusula gatillo, entrevistamos a N, trabajadora del Astillero.

SoB: ¿Cuál es la situación del Astillero?

N: Desde que asumió el gobierno que venimos saliendo a la calle ya hace tres años pidiendo la financiación de la empresa para que se vuelva a activar. En el último tiempo fue donde estuvimos sufriendo más que nunca el golpe de este gobierno neoliberal que no busca invertir en la industria nacional naval, sino que prefiere comprar chatarra en el exterior como fueron los casos en Francia y en Israel, donde compraron patrullas por cerca de 3 mil millones de dólares cuando acá se pueden hacer a la mitad de precio y dándole trabajo a los 3300 trabajadores que estamos en el Astillero. Venimos en un plan de lucha con movilizaciones, con asambleas, panfleteando en las calles de Berisso, La Plata y Ensenada para que la sociedad pueda conocer nuestra situación y que nos apoye porque es una realidad que estamos muy estigmatizados por los medios que dicen que somos unos vagos, que es un agujero negro, que no sacamos un buque hace treinta años, como dijo Lanata en el último programa. Estamos con mucha bronca por ese programa, una investigación que fue de la mano de diputados y gente alineada al gobierno que jamás van a dar explicaciones del lado del trabajador, porque la realidad es que si no sacamos un buque hace diez años es mentira, en 2012 fue la botadura del Eva Perón. Pero tenemos una realidad que no tenemos herramientas para trabajar, no tenemos insumos, desde producción hasta administración. Faltan hojas, tinta para las impresoras. Desde lo más mínimo hasta lo más importante que son los insumos para la construcción de los buques y las lanchas para la Armada Nacional.

SoB: ¿Por qué pensás que el gobierno se ensaña contra ustedes?

N: Porque creo que es una industria estratégica. Hay mucha gente acá, mucha mano de obra calificada. Seguramente ahora con lo del FMI es el punto fuerte donde quieren ajustar porque están haciendo un achicamiento del Estado y nosotros representamos una empresa que debe ser de la que más tenemos trabajadores, así que creo que va por la desfinanciación de la industria nacional, no sólo naval sino todo lo que abarca nuestra industria y porque creo que damos pelea por eso. Por nuestra historia de lucha, porque no nos quedamos callados porque salimos a la calle sea a pie, en micro, con lluvia, con sol, siempre vamos a estar de pie defendiendo nuestra fábrica y creo que eso es lo que les duele. Porque somos 3300 personas que vamos en contra de su gobierno.

SoB: ¿Cómo se están organizando al interior de la fábrica?

N: Desde que asumieron siempre estamos en asamblea todos los trabajadores, estamos informados de lo que está pasando. El plan de lucha es un consenso que se hace primeramente en las asambleas de sectores y eso sube, se eleva a una asamblea general donde terminamos votando todos el camino que vamos a seguir. Tenemos todo el derecho de estar en contra, a favor, abstenernos y siempre se va a hacer lo que diga la mayoría, lo que decidan todos.

SoB: ¿Cómo repercutió el acuerdo del gobierno con el FMI?

N: Para nosotros es durísimo como para cualquier trabajador, nos veíamos venir este camino. Creemos que es una regresión de nuevo a los 90 y más atrás también. Una vez que venía más consolidada la industria nacional de nuevo volvemos a estar endeudados, desfinanciados, se vuelve a achicar el Estado. Para nosotros es catastrófico volver a una crisis, un hundimiento.

SoB: ¿Cómo sigue la pelea?

N: Depende lo que se decida acá, lo que se hable acá. Se va a decidir seguramente el día de mañana, jueves o viernes en asamblea general y ver cómo sigue el plan de lucha, pero seguramente sea con movilizaciones y si hay que hacer una permanencia seguro la vamos a hacer porque vamos a defender nuestros puestos de trabajo y si ellos vienen a pegarnos nosotros se la vamos a devolver.

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 480

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion