Desde hace algunos meses se viene desarrollando un conflicto a nivel nacional en el sector de los trabajadores de la industria de la energía nuclear en el país, conflicto que parte desde los planes de ajuste en el Estado previo al acuerdo con el FMI, pero que cobra mayor fuerza a partir del acuerdo entre el gobierno de Macri y la institución financiera. Con la cancelación de la construcción de la tercera planta de energía del país, Atucha 3, se paralizó todo el financiamiento alrededor de ese proyecto, que tuvo como consecuencia el congelamiento de la producción y el futuro desguace del sector nuclear. En ese contexto se llevaron adelante medidas unificadas del sector, confluyendo en movilizaciones en Buenos Aires, pero que no tuvieron continuidad. Sin embargo, se viene cocinando por abajo una bronca creciente que deja presentes condiciones más favorables para retomar esa vía unificada.

Se podría decir que los trabajadores de la PIAP (Planta Industrial de Agua Pesada) en Neuquén son el sector nuclear más radicalizado en lucha. La planta es emblema de la producción de agua pesada nacionalmente y tiene un lugar importante en el mundo dada la especificidad de su lugar en la producción.Los compañeros de la PIAP han llevado adelante en este tiempo cortes de ruta y movilizaciones, pero aun sin respuesta por parte del gobierno nacional ni del MPN, sólo promesasque se esfuman con el correr de los días.

CUANDO SE RATIFICA EL RUMBO ECONÓMICO… SE PROFUNDIZA EL AJUSTE

Luego del cambio de gabinete energético que realizo el gobierno nacional, desplazando a Aranguren y remplazándolo por Iguacel, no terminaba de quedar claro por dónde decantaría el rumbo de los planes de la cartera energética. El propio gobierno, con el nuevo ministro, dejaba deslizar un posible gradualismo en las tarifas y la suba de los combustibles, a su vez que se realizó el paro general, de enorme acatamiento.Finalmente la declaración de Macri en el acto por el día de la Independencia anunciaba con voz firme que se ratificaba el rumbo de la economía acordado con el FMI, actuando de esta manera en consecuencia. Es así que se pudo ver como el gobierno despedía al 40% de la planta de Télam, la agencia de información del estado, y en la PIAP avanzaron en el mismo sentido suspendiendo a 22 trabajadores y cerrando el comedor, atacando la fuente de trabajo y el convenio colectivo de los obreros de la planta.

En este sentido, el gobierno nacional y provincial redoblan el ajuste con el fin de desmantelar la planta de agua pesada, pero los compañeros organizados en asamblea le pusieron los puntos al gerente de la planta y a los gobiernos.No darán el brazo a torcer y ellos también ratificaron su plan de lucha en contra de los despidos, por sus puestos de trabajo y la defensa de la soberanía energética, volviendo a tomar las calles con más fuerza y rodeados por la solidaridad de los sectores en lucha como los ceramistas, los docentes y la izquierda mostraron el día viernes una contundente columna de trabajadores dispuestos a dar pelea.

PARA GANAR… PARO PROVINCIAL Y HUELGA GENERAL

Es en este marco que cobra fuerza el conflicto de trabajadores de la PIAP, ya que se está transformando en el emblema de la lucha en contra de los despidos en el Estado en la región. Tal fue presión que generó el conflicto que la conducción de ATE Neuquén se hizo presente, como nunca antes en el conflicto, realizando retiros en todas las reparticiones y movilizandotodo el gremio. Pero con retiros no alcanza, ya que se trata de un ataque brutal y que tanto el MPN como Macri están decididos ir hasta el final y propinarles una derrota categórica a los compañeros.

Es por esto que para que los compañeros triunfen es necesario un paro provincial con movilización a casa de gobierno, que inicie un plan de lucha con la denuncia a Macri y Gutiérrez. No parece ser este el norte que busca ATE Neuquén, es por esto que se desprende la campaña en todo el gremio para que la base del mismo se entere de la situación y así conseguir que el sindicato llame a la medida y conquistar en este primer paso el paro provincial.

Para lograr una salida de fondo hay que retomar la lucha en conjunto a nivel nacional, de todo el sector, como se hizo hace ya dos meses,realizando una campaña para nacionalizar el conflicto con el conjunto de los estatales de todo el país, con los mineros de Río Turbio, con la lucha del Hospital Posadas, contra los despidos en Télam, etc. El Ministerio de Modernización hoy es la Gestapo de Macri, institución creada por el propio presidente que planifica y realiza los despidos en el Estado. Debemos apuntar y realizar un asedio a Modernización con una gran jornada nacional de lucha de todos los estatales y derrotar el ajuste y los despidos de Macri. No se puede esperar al 2019 como pretenden la oposición patronal del PJ y las burocracias sindicales. Hay que unificar por abajo la lucha y frenar los despidos en el Estado.

Estatales de Neuquén en la Corriente Sindical 18 de Diciembre

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 480

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion