El lockout que mantuvo FATE durante 5 días se ha levantado con un acuerdo que ataca las condiciones laborales y busca la eliminación de los tiempos muertos en el proceso de trabajo.

La propuesta de aceptar las condiciones exigidas por la empresa corrió por cuenta de la conducción del Sindicato y de la Seccional. Una concesión cuyo alcance es incierto aún, pero que sienta un pésimo precedente desde todo punto de vista.

La fantasía de negociar a cambio de algunas mejoras se da de trompadas con la realidad. La empresa se impuso por la vía del miedo que genera estar fuera de la fábrica en un país en crisis. Madanes no logró sus 1.600 millones de dólares dando concesiones a los obreros. El que gana impone sus condiciones.

La única alternativa para rechazar el ataque y pasar a la ofensiva era elevar el conflicto al conjunto del Neumático por la vía de la Asamblea General y el Paro del Gremio. La Agrupación Marrón ha cumplido un rol destacado en pelear la unidad del Sindicato para la lucha común contra la ofensiva patronal.

Días atrás el SUTNA denunció ante el Ministerio de Trabajo el ataque mancomunado de las patronales del Neumático (FATE, Pirelli y Firestone) a las condiciones laborales y libertades sindicales,  y se declaró en “Estado de Alerta”. Los sucesos en FATE imponían pasar del papel y el estado de alerta a la acción general.

La conducción de la seccional y el Sindicato se han negado sistemáticamente, no sólo a unificar al gremio, sino siquiera a poner a consideración de la asamblea estas propuestas. La democracia obrera cuya tradición se remonta en la fábrica al 2007/2008  ha sufrido un fuerte deterioro en los últimos meses.

Sin ir más lejos, en la asamblea de hoy (4/7) los únicos oradores fueron el Secretario General del Sindicato, Crespo, y el secretario Seccional, Meniño. Luego se pasó a votar inmediatamente, sin posibilitar la intervención de otros oradores.

La aceptación mayoritaria de la asamblea a las condiciones impuestas por la empresa mediante el lockout refleja el estado de ánimo de los compañeros, ante quienes la prepotencia patronal aparece como irreversible y la impotencia sindical como un hecho.

Sería un error completo suponer que el conflicto vivido se limita a la imposición de un PLC para la carga manual de los tiempos muertos y nada más.

La instalación de cámaras en la planta, los mecanismo de control de paradas de máquinas, las suspensiones, el lockout, son la demostración de que la empresa pone la mira en las condiciones generales y de régimen de trabajo: máxima explotación del trabajador, trabajo continuo, reducción de los descansos al mínimo, trabajador que se “rompe” afuera, y combinadamente reducción del “costo laboral” por la vía de reventar el salario en las paritarias actuales.

Clasismo o administración de los conflictos

En nuestro balance sobre las elecciones a delegados de junio escribimos al respecto de la Lista Negra: “la política de la administración de los problemas por la vía de la menor confrontación posible con la patronal le ha valido la simpatía del sector más conservador de la fábrica. El accidente del compañero (Javier) que casi le costó la vida, el cordón de seguridad en la asamblea, y la negativa de la conducción de la Seccional a exigir la renuncia de Gauna (gerente general), algo que fue votado en asamblea mayoritariamente, ha abierto un nuevo capítulo en la fábrica.

Las conclusiones conservadoras se acentuaron en un sector importante de compañeros y principalmente de la Lista Negra. La patronal aplicó una ofensiva ante la tibieza del Sindicato que se negó a llamar a un Paro General del gremio para denunciar las condiciones de trabajo que casi le cuestan la vida al compañero. Al paro respondió con lockout, con descuento de las horas de paro, luego con suspensiones, luego con Gauna paseando por los pasillos… La concesión no podía pasar sin dejar su huella. Hoy un sector importante opina que “el paro no sirve para nada.”

Esta última conclusión ha sido reforzada por la conducción durante este último conflicto transmitiendo a los compañeros que los únicos métodos que han dado resultado son los de la negociación aplicada por la dirección del gremio, y no los del paro que llevan al lockout y la pérdida de dinero.

Una conclusión que no hace más que confundir absolutamente todo en detrimento de los métodos de lucha de la clase obrera, los únicos que posibilitan generar condiciones de fuerza para que exista realmente una negociación, sobre todo en el marco de la crisis económica actual.

El lockout no es índice de debilidad de la empresa, como han dicho. Tampoco se produce como respuesta al paro, al contrario. Es FATE quien lleva adelante un ataque sistemático hacia los trabajadores. El último conflicto lo vuelve a demostrar.

Primero con la suspensión de un compañero. Luego cuando los trabajadores tomaron medidas mínimas contra esta arbitrariedad, procedió a suspender a todo un turno. Y al paro de los trabajadores rechazando este ataque, con el cierre de la fábrica. Desde el “accidente” sufrido por el compañero Javier, la empresa no ha parado de imponerse.

Las tareas más elevadas de todo aquel que se reivindica clasista consisten en aportar claridad a los compañeros, elevar la comprensión y la conciencia, y fundamentalmente  en educar en el uso efectivo de la herramienta sindical para imponer por la vía de la lucha la defensa de los intereses de la clase obrera.

El peso que tienen los Sindicatos en la vida de los trabajadores es enorme. Pueden actuar como factor de mediación o potenciar la fuerza de los trabajadores. En un contexto de ajuste brutal en el país, todo sindicato clasista debe organizar a los compañeros contra los ataques, infundirles espíritu de resistencia, hablarles de la realidad! Que vamos a tener que hacer enormes esfuerzos de lucha porque los empresarios quieren salir de la crisis a costa nuestro, robarnos el futuro y el futuro de nuestros hijos. ¡Y el futuro, desde que existen explotadores, se disputa peleando!

En momentos en que recrudecen los ataques por parte de la patronal, la política de la administración de los problemas por la vía de la menor confrontación posible aplicada por el SUTNA deja inermes a los trabajadores. La brutalidad se impone a la sumisión.

Construir la Marrón en FATE y en el Sindicato

La experiencia con las nuevas condiciones laborales que aún están por procesarse, la continuidad de los ataques en el resto de las fábricas del Neumático y el ajuste tremendo de Macri y el FMI pueden dinamizar nuevamente la situación. No están descartados nuevos conflictos en el horizonte.

Los trabajadores han votado en asamblea general un 30% de aumento. El estado actual de situación indica que un número aproximado sólo puede conseguirse impulsando un plan de lucha desde el conjunto del Gremio, revirtiendo la situación defensiva en la que estamos.

Desde la Agrupación Marrón reivindicamos los métodos históricos de los trabajadores, que son los de la lucha, la huelga y los cortes de ruta, la movilización, la asamblea y la democracia obrera. Métodos sin los cuales no existe el clasismo.

Invitamos a discutir a todos los compañeros que quieran organizarse en este color para las enormes luchas que se avecinan, y porque el sindicato deje de ser un administrador de los problemas para evitar los choques con la patronal, y sea un sindicato de  “asamblea, lucha y unidad”.

JC

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 476

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion