Vamos por una verdadera recomposición salarial, y contra el ajuste de Macri y el FMI

Por Alex Colman

El jueves pasado, en una masiva movilización de becarias y becarios a nivel nacional conquistamos el aumento salarial correspondiente a las paritarias de 2018. Se trata de una primera conquista: 15% de aumento, bono de $2000 en julio, y compromiso de pagar la cláusula gatillo de las paritarias de 2017. Esto pone a los becarios del Conicet en igualdad de condiciones con el resto de los estatales, y evidencia que el camino para la conquista de mejores condiciones laborales es la lucha, la movilización y la ocupación. Es esta la línea que impulsamos desde los becarios de la Corriente Sindical 18 de Dicimbre que a su vez somos parte de Jóvenes Científicos Precarizados.

Uno de los datos más importantes de la jornada fue la masividad de las medidas: 1000 trabajadores en la ocupación del Conicet, sin contar a las compañeras y compañeros que participaron de las tomas de otros Centros Científicos Tecnológicos (La Plata, Córdoba, Mendoza, Bariloche) y de las movilizaciones y concentraciones en localidades como Tucumán, Rosario, Salta, entre otras.

Ocurre que la preocupación por el aumento salarial fue acrecentándose con el correr de los días, y más con las declaraciones del directorio de que la plata no estaba. Así, desde que UPCN firmó el miserable acuerdo por el 15%, los becarios de distintos lugares de trabajo (tanto en AMBA como en otras provincias) comenzaron a organizarse paulatinamente. Este carácter progresivo de la organización se vio en las distintas movilizaciones que se hicieron desde la reunión de la Mesa de Relaciones Laborales, el 7 de junio pasado. Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre aportamos a esta organización en distintos lugares de trabajo, con recorridas y volanteos por institutos, y participando de las asambleas y movilizaciones de CyT.

La organización del movimiento de becarios se logró a pesar de la inercia de las direcciones gremiales, como ATE Conicet, que no convocó a ninguna medida de lucha durante la negociación paritaria, y que se mostró reticente a impulsar cualquier actividad, hasta que el malestar creciente de los becarios y la masividad relativa de las movilizaciones anteriores los obligó a acompañar la lucha. Esto es así porque saben que cuando las papas queman, la dirección política del movimiento de becarios ellos no la tienen. Y no quieren generar olas, que los desborden, cuestionando la dirección del gremio.

Sobre el kirchnerismo, su acción en el conflicto fue presentar un proyecto de ley para la recomposición del estipendio de los becarios,1 pero ni hablar de convocar a movilizar y ocupar el organismo. Particularmente, las corrientes sindicales vinculadas al kirchnerismo vienen teniendo un papel nefasto en la organización de la lucha en el sector. Ellos no quieren derrotar el ajuste de Macri: su política es estar en mejores condiciones para las elecciones de 2019.

Otro de los datos de la jornada fue el masivo repudio a UPCN., burocracia traidora es responsable, entre otras cosas, de la devaluación que sufre el salario de los becarios e investigadores, que viene profundizándose desde 2014, y que hoy se hunde aun más, con la nueva corrida cambiaria.

Por esta razón, sabemos que lo que obtuvimos el jueves no alcanza. Tenemos que conquistar una verdadera recomposición salarial. Ahora se está hablando de reapertura de paritarias. Sin embargo, el salario de los estatales es una de las variables con las que el gobierno intenta reducir el déficit fiscal, para cumplir el acuerdo con el FMI y garantizar los desembolsos de dicho organismo. Por eso, en un momento se habló de congelamiento salarial; y aunque reabran las paritarias, UPCN va a querer firmar un nuevo acuerdo de miseria.

En este contexto, tenemos que poner en pie una campaña nacional, de cara a la nueva reunión con el directorio del Conicet el próximo 17 de julio. Antes de eso hay que organizar una asamblea masiva, abierta a la participación de todo el sector de CyT, para discutir un plan de acción alrededor de la reapertura de paritarias y la conquista de nuestros derechos laborales. Y el 17 de julio, exigir la recomposición salarial con una nueva medida contundente.

Pero, sobre todo, tenemos que analizar cómo coordinamos un plan de lucha nacional con el resto de los trabajadores, y con el movimiento de mujeres, que viene realizando una lucha histórica por el derecho al aborto. Un primer paso fue el paro nacional del 25 de junio, que desde el Nuevo MAS y la Corriente Sindical 18 de Diciembre apostamos a hacer activo, con cortes y piquetes en los principales accesos, y a pesar de la actitud de otras corrientes de izquierda que priorizaron un acto en la 9 de julio al mediodía. Esto permitió que ahora se hable de reapertura paritaria.

Pero el gobierno no va a dar tregua con el ajuste. Tenemos que poner en pie una jornada nacional de lucha, que entre otras cosas permita conquistar aumentos del 30% indexados, la prohibición de despidos y suspensiones, y la ruptura del acuerdo con el FMI. Pero sobre todo, que ponga sobre la mesa que es el pueblo el que tiene que decidir el futuro del país. Con esta perspectiva, los científicos tenemos que sumarnos y estar a la cabeza de esa lucha.

1El proyecto fue elaborado por Roberto Salvarezza, ex director del Conicet. Plantea la equiparación de las becas con un porcentaje del salario de los investigadores.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb