Siendo las 11 hs. del 25 de junio, transcurre en estos instantes un paro general de una contundencia que no se ve hace muchos años en nuestro país.

El gobierno de Macri se ha desnudado en los últimos meses como lo que es: un gobierno de los empresarios para los empresarios, enemigo de los trabajadores. La corrida cambiaria, los tarifazos, los salarios a la baja y, próximamente, el acuerdo con el FMI, están deteriorando rápida y sistemáticamente las condiciones de vida de amplios sectores de trabajadores. Se ha abierto una gran crisis política con el repudio masivo de la clase trabajadora al gabinete de los CEO macristas.

Es este y sólo este el motivo por el que la CGT se vio obligada a convocar a este contundente paro general. Frente a todo el mundo, sin disimular, los burócratas que la encabezan intentaron dilatarlo, tratando de llegar a un acuerdo con el gobierno que les permita contener la bronca obrera que se gestaba desde abajo. Intentaron hacer de esta inmensa medida de fuerza una formalidad, imponiendo que sea pasiva y dominguera. El propio Acuña, miembro de la directiva de la central, dijo a coro con Triaca que “el paro no sirve para nada”. Es mentira, lo que realmente está diciendo es que su política es que que no sirva para nada. La CGT busca contener a sus bases haciendo como que lucha pero va a intentar imponer que la medida del día de hoy no tenga ningún tipo de continuidad. Su juego es el de una descarada complicidad con el gobierno.

En contraste, la izquierda, con una destacada participación del Nuevo MAS y la corriente sindical 18 de Diciembre, cumplió el gran papel de darle al paro general carácter de activo. Así, se le facilitó a la casi mitad de los trabajadores que están en negro la posibilidad de participar de la huelga nacional. Los piquetes se extendieron por todo el país y los principales puntos de acceso a la Capital Federal: Panamericana, Puente Pueyrredón y Acceso Oeste.

La izquierda pone sobre la mesa que si las direcciones sindicales hubieran llamado a hacer activo el paro general, estaríamos parados sobre la posibilidad concreta de derrotar el plan de ajuste de Macri. Los trabajadores tienen la fuerza de pasar por arriba del “acuerdo de gobernabilidad” de todas las fuerzas políticas de la clase capitalista, del macrismo, el PJ, los K y la CGT como quinta rueda del carro. La intención de todos ellos es que el gobierno termine su mandato, y la única forma de que lo haga es que logre imponer su ajuste, su plan de derrota de la clase trabajadora, si no en su totalidad al menos sí en gran parte. Todos ellos se juegan a gobernar sobre millones de trabajadores derrotados y empobrecidos. Eso significa que nos llamen una y otra vez a esperar al 2019. No podemos esperar: se le puede parar la mano a Macri ya mismo.

La huelga general del día de hoy es la segunda demostración de masas de lucha contra el gobierno. La primera fue la inmensa movilización que tuvo por protagonista al movimiento de mujeres y que conquistó la media sanción en diputados de la legalización del derecho al aborto. En las calles se puede seguir imponiendo una agenda política nacional que ponga en primer plano los intereses y las aspiraciones de los trabajadores, las mujeres y la juventud. El 13 y el 25 de junio lo ponen en evidencia.

Por la reapertura de las paritarias, por un aumento salarial mínimo del 30% con cláusula gatillo, por la prohibición de despidos y suspensiones, por el aborto legal, por el no pago de la deuda externa, por la ruptura del acuerdo con el FMI. Este programa de salida a la crisis puede ser una realidad sólo si los de abajo son protagonistas, pasando por arriba de quienes tratan de convencernos de esperar al año que viene.

El Nuevo MAS y la corriente sindical 18 de diciembre pueden decir con orgullo que cumplieron un rol de vanguardia en los piquetes de todo el país; con Manuela Castañeira en Panamericana, el Chino Héberling y Maxi Cisneros en Puente Pueyrredón, Andrea Dopazo en el Hospital Posadas, el Tano Simonetti en La Plata, Eduardo Mulhall y Julia Di Santi en Córdoba, etc., nuestros referentes estuvieron al frente de esta jornada de lucha en todo el país.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb