por Héctor “Chino” Heberling

El pasado viernes 1 de junio se realizó en la sede del Sindicato del Subte (AGTSyP) la reunión convocada por la directiva en apoyo a la lucha que vienen llevando adelante los trabajadores del Subte.

El salón rebalsó de compañeras y compañeros de distintas organizaciones que concurrieron a expresar la solidaridad con los compañeros, la dirección del sindicato realizó un informe de las medidas desarrolladas hasta el momento y solicitó el apoyo de los presentes para poder cubrir los salarios caídos de los suspendidos y también a las medidas que se decidan tomar para seguir el plan de lucha, en particular si el conflicto deriva en un paro donde tengan que permanecer en las cabeceras, como ha ocurrido en otras oportunidades.

Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre y el Nuevo MAS expresamos en nuestra intervención que acompañamos la lucha de los compañeros, como ya lo veníamos haciendo con los paros parciales y la levantada de molinetes, o concurriendo a la comisaría el día que metieron preso a Segovia y los demás compañeros de la línea H.

También dijimos que a nuestro entender el carácter del conflicto que enfrentan los compañeros es fundamentalmente político, porque la intención del gobierno de ir por la cabeza de los compañeros, obedecía a la necesidad de poner “en caja” a un sector caracterizado como “hijo del Argentinazo”, para que sea ejemplo al resto de los trabajadores de que el gobierno venía a aplicar en serio el ajuste hasta el final. Esa intención del gobierno choca con la realidad de que el plan económico después de la corrida cambiaria se le fue al demonio, transformándose en una crisis económica y política, donde quedó en cuestión la capacidad del gobierno para poder encaminar la situación, es decir, la gobernabilidad.  La respuesta de la dirigencia sindical y de la oposición política patronal, más allá de que voten alguna ley en el parlamento, ha sido hasta ahora darle tiempo “hasta el 2019”, dejando que el gobierno siga aplicando el ajuste. Ese es el problema: hay que romper el “impasse” desde los sectores en lucha. El sindicato y los trabajadores del Subte están metidos en medio de esta pelea, la solución de su conflicto no puede ser sectorial, por eso sería importante de que impulsen una Jornada Nacional de Lucha, junto a todos los sectores presentes, para imponer el paro general que derrote el plan de ajuste del gobierno.

Esta semana, mientras continuaban la levantada de molinetes, se conoció un fallo del Juzgado de en lo Contencioso, Administrativo y Tributario Nº 2 que ordena al Gobierno de la Ciudad la convocatoria a una mesa de negociación en la que participe la AGTSyP para discutir el aumento paritario, que se retrotraigan las sanciones al personal, que se abstenga de incorporar nuevo personal (carneros) y al mismo tiempo le ordena al sindicato que no puede realizar medidas de fuerza durante 60 días que es el tiempo de duración estipulado para las negociaciones contenido en el fallo. En el marco de como venía el conflicto este es un fallo contradictorio, si bien parece en general favorable al sindicato y los trabajadores, esconde la trampa de la “paz social” durante 60 días. En cualquier caso lo primero es ver si el gobierno acata la medida cautelar y luego evaluar los pasos a seguir cuidando de no caer en un “legalismo” que ate de pies y manos a la lucha de los trabajadores, único reaseguro para triunfar en la lucha.

 

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 474

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion