En estos días, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, asistimos a una discusión dentro de los sindicatos de cómo enfrentar el ajuste del gobierno. Hoy vemos a SUTEBA y el FUD, diciendo discursos muy combativos pero con poca expresión en la práctica; CTERA no aparece más que con medidas ultra marginales. En definitiva, parece que los sindicatos y gremios están dando una importante tregua al gobierno, que envalentonado pisa el acelerador del ajuste y la destrucción de la educación.

Sin medidas convocadas con tiempo, paros aislados, sin asambleas, con reuniones de delegados informativas, el conflicto en Buenos Aires se muestra frío y sin fuerza. La Celeste de Baradel culpa a los docentes (“ellos votaron a Macri”, “no quieren luchar”), pero la realidad es otra y Neuquén muestra una alternativa.

En la provincia de Neuquén hoy vemos una lucha importante, que moviliza a la mayoría de los docentes de la provincia. Pero esa lucha no nació de un repollo, sino de una decidida convocatoria a luchar por parte de un sector de ATEN. Pero veamos cómo se llegó a esto.

En marzo la lucha, al igual que en Buenos Aires y el resto de las provincias, era fría, no había grandes expresiones. ATEN quería prorrogar el acuerdo del año pasado y en agosto ver, esta oferta era la que proponía el gobierno. Para forzar al gobierno, la TEP que conduce el sindicato (que responde al oficialismo de CTERA y se reconoce kirchnerista), llamaba a paros aislados (7 paros en ese mes). La lucha no parecía tener un buen final, y eso no motivaba a los compañeros.

Pero a diferencia de lo que se cree, el mes de abril mostró la verdadera cara de los docentes. Los descuentos por los paros aislados y el hecho de que nada se conseguía, hizo estallar a los docentes de Neuquén. 2000 personas en una de las pocas asambleas llamadas, cambió las cosas. A partir de aquí, la TEP quedó a la cola del conflicto, tratando de controlarlo pero sin mucho efecto. Se decidieron paros escalonados que terminaron en un paro de 5 días y que continúa, con asambleas periódicas. La lucha se masificó, la TEP tuvo que salir a luchar y el gobierno debió llamar a una reunión paritaria que venía negando durante un mes (que se realizó el 2/5).

La fuerza del conflicto se debió a que la izquierda que se nuclea en ATEN logró canalizar el descontento de los docentes y convocarlos a una lucha en serio, una lucha contra un gobierno provincial (que en consonancia con el nacional) se juega al ajuste y no quiere dar el brazo a torcer. La clave, una lucha de frente y seria. Así se rompió la inercia del sindicato, que pareciera que no es la de los docentes. No fue fácil, pero se pudo.

En Buenos Aires la situación se mantiene como al inicio del conflicto de Neuquén, seguimos esperando llamados de Vidal que una y otra vez nos ofrece lo mismo y avanza en la destrucción de las escuelas, por otro lado. Seguimos con paros de 24hs cada 20 o 30 días, que la docencia no ve como efectivos, marchas y asambleas casi no existen o son clandestinas. En definitiva, como no hay un gremio que convoque a luchar, los docentes no toman como suyas las medidas pobres que lanza el FUD de un día para el otro y sin consultar.

Es necesario romper esta tregua, que le da aire a Vidal y Macri para cerrar escuelas, profundizar el ajuste y ahora apuntar a nuestro Estatuto. Ellos avanzan, el FUD-SUTEBA- CTERA no luchan de verdad y los docentes ya desconfían de los sindicatos en general. Esto último es alarmante, es normal escuchar a nuestros compañeros hablar mal de nuestros sindicatos, y esto se debe a años de luchas tibias que nunca terminan bien.

Hoy más que nunca SUTEBA tiene que llamar a asambleas en las escuelas y generales, para discutir entre todos cómo poner en pie un verdadero plan de lucha que incluya paros, asambleas, marchas y lo necesario para enfrentar a un gobierno que se muestra duro.

Desde la Lista Gris creemos que ese plan de lucha debe ser con paros escalonados, que CTERA debe llamar a paros a nivel nacional, marchas a la Casa de Gobierno y asambleas periódicas que permitan ir evaluando cómo seguir. Hay que convocar a los docentes a luchar en serio, la lógica de esperar y hacer medidas aisladas nos llevó a la parálisis.

Lista Gris Carlos Fuentealba

Corriente 18 de Diciembre

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb