La paritaria bancaria viene siendo de las más resonantes de estas semanas. El último ofrecimiento de la patronal, que dicho sea de paso viene levantando superganancias, es de un mísero 15% en tres cuotas, que anualizado no llegaría a un 10% cuando el mismo Banco Central estima una inflación arriba del 20%. Pero no sólo quiere recortar el salario, también pretende  achicar el bono por el día del bancario en un 50% y liquidar la cláusula gatillo,  que en el acuerdo del año pasado permitió que los trabajadores no perdieran poder adquisitivo frente a la inflación.
En el Banco Provincia en particular el ataque es por partida doble. Por un lado, por la paritaria en cuestión; pero sobre todo por la modificación en el régimen de jubilación. El gobierno de Vidal liquidó una conquista histórica, ya que hasta la gestión macrista los trabajadores, gracias a que aportaban un porcentaje más alto de su sueldo para la Caja de Jubilaciones, Subsidios y Pensiones,  se jubilaban con 60 años de edad y 35 años de aportes. Ahora el gobierno les elevó la edad a 65 años para hombres y mujeres, y recortó los haberes del 82% actual a un 60% del promedio de los últimos 10 años de salarios.

Por una gran lucha bancaria contra el ajuste del gobierno de Macri y Vidal

La dureza del gobierno y las cámaras empresarias obligan a redoblar las medidas de fuerza si lo que se busca es ganar. La semana pasada hubo dos días de paro del Banco Provincia, el martes y miércoles; y el viernes un paro nacional de 24 hs. ¡La lucha de los compañeros del Provincia no debe quedar aislada de la lucha de conjunto! Es de primer orden convocar ya a un paro activo  de 72 hs. de todos los trabajadores bancarios que golpee al centro del poder político. El que sostiene el ajuste es el gobierno, y es necesario ponerse el objetivo de derrotarlo en las calles con la movilización [1].

Por un 25% de aumento ya con cláusula gatillo y todos los reclamos

Hay bronca contra el ofrecimiento del gobierno y las reformas en las condiciones de trabajo. El desafío es ir a fondo para conquistar todo lo necesario: un aumento salarial que no pierda con la inflación real y la defensa de las conquistas de los trabajadores del Provincia. Hay que ser inflexibles con el porcentaje de aumento y con la cláusula gatillo, porque las patronales y el gobierno quieren quitar esta y poner “cláusula de revisión”, que no es lo mismo: la primera es automática, si aumenta un determinado porcentaje la inflación, aumenta eso mismo el salario; la segunda, al no ser automática, llama a las partes a “reveer el aumento”, o sea que si la patronal no quiere sentarse (cosa que ni el más iluso cree posible)  no hay aumento.
Es necesario poner al gremio en la calle, masificar la lucha, unir los reclamos y derrotar el plan del gobierno.

Trabajadores Bancarios en la corriente sindical 18 de diciembre

[1] Durante el discurso del 6 de abril, cuando la gente empezó a cantar el “hit del verano” contra Macri, Palazzo dijo  que “a los funcionarios que nos quieren hacer una paritaria a la baja no hay que putearlos en las calles, hay que ponerle el voto en contra”. De esta manera se sumó al coro de burócratas sindicales y dirigentes kirchneristas que dicen enfrentarse al gobierno, pero en los hechos le son funcionales…

 

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 480

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion