Martiniano- Lista Gris Carlos Fuentealba



 

En los últimos días, luego de la última propuesta salarial, la gobernadora Vidal y algunos ministros iniciaron la clásica recorrida por los medios para decir barbaridades y mentiras sobre los docentes y la educación en general.

Según sus dichos, un docente trabajando “medio turno” (tendrían que explicar que es eso, no existe en la provincia de BS AS), y podríamos cobrar 29 mil pesos. Lo del medio turno no se sabe qué es, pero uno puede suponer que quiere decir que trabajamos poco. Hace tiempo que se quiere instalar la idea de que un docente tiene que trabajar mañana y tarde, no se le reconoce el trabajo después de clase ni los constantes viajes entre escuelas. Los docentes no podemos naturalizar el doble cargo, no es bueno ni para la educación ni para la salud.

La propuesta salarial fue del 15% en tres tramos, más una suma por presentismo, otra por formación y una última por material pedagógico, todas en cuotas también. Con esto Vidal salió a decir que era 18,3% y que era una propuesta diferente.

Sobre el 15% en tres cuotas no hay mucho que decir, es sabido a esta altura que la inflación será mayor y que las tres cuotas licúan el aumento. No alcanza para nada, básicamente. Pero las sumas extras ofrecidas son una terrible trampa en la que no hay que caer y con la cual buscan desprestigiar a los docentes.

En primer lugar, hay que decir que estos tres ítems son totalmente en negro, no van a la jubilación ni aportan a IOMA (o sea que los jubilados solo cobrarán el 15% en 3 cuotas). Que, además, si no cumplís, no los cobrás. No podemos seguir aceptando sumas en negro que devalúan nuestro salario y nuestro trabajo. Achatan la pirámide salarial haciendo que el que recién ingresa cobre casi lo mismo que un docente con 25 años de experiencia.

Pero tomemos ítem por ítem. El presentismo es la suma mayor, y es un ataque directo de desprestigio a los docentes y sus organismos. Bajo el estigma de que los docentes faltamos mucho (y casi por cualquier cosa), Vidal intenta meter en nuestro salario un premio a quienes no falten, asegurando que las licencias por embarazo y enfermedades no serán consideradas faltas (habría que ver que sea así). Pero ¿qué sería una falta? En primer lugar, los paros y las actividades gremiales, pero también licencias como cuidado de familiar enfermo, examen, en un gremio donde la mayoría son mujeres y se hacen cargo de los hijos. Entre otras cosas. Se ataca a los sindicatos, ya existen los descuentos por paro, pero ahora se pretende que sea mucho mayor, se busca terminar con nuestras herramientas de lucha. Pero además se atacan derechos conquistados como poder cuidar a tu hijo enfermo o rendir en un examen (lo gracioso es que exigen que nos formemos).

La suma por formación es otro ataque, primero hace creer que los docentes no nos formamos, lo cual es falso. Segundo se pretende que, por esta suma, un docente fuera de horario laboral haga cursos de formación. En la práctica significa que luego de trabajar seis u ocho horas, con suerte, con una familia y una vida fuera de la escuela, nos tenemos que encerrar a hacer cursos. Pero peor, esos cursos van a ser pagos porque los organismos del Estado (en su mayoría en riesgo de cierre) no tienen cupos para todos, un ejemplo son los cursos gratuitos de ABC.gov.ar que son para toda la provincia y cada curso tiene un cupo de 70 personas por cohorte. Sin mencionar que con lo que te pagan, pagas un sólo curso. Pretenden que caigamos en las garras de las editoriales y empresas que se dedican a vender cursos, que todos los docentes sabemos, están lejos de ser buenos.

Por último, el material pedagógico, otra suma en negro, en vez que el Estado garantice láminas, tizas, fotocopias, cartulinas; eso quedaría a cargo del bolsillo de los docentes, que para poder trabajar tenemos que comprar nuestras herramientas, si lo sabrán sobretodo las maestras de inicial y primaria.

En fin, lo único seguro sería el 15% y el material pedagógico, por que las sumas más importantes se pueden perder por cualquier problema personal, un hijo enfermo, un desperfecto en el transporte, o un paro, te pueden hacer perder miles de pesos.

Por todo esto la propuesta más que un chiste, es un insulto y un ataque que no hay que pasar. Los sindicatos deberían llamar a un plan de lucha para enfrentar esto en serio. Porque Vidal miente para generar consenso en contra de los docentes, quiere que nos vean como vagos y con grandes salarios. Hay que dejar la tibieza de lado, necesitamos un plan de lucha de verdad, con paros y movilizaciones. Porque Vidal viene por todo y con medidas aisladas no hacemos nada.

Somos los que sostenemos la educación, no tenemos privilegios y sí sueldos de miseria.

 

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 480

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion