Las jubilaciones de oficio son parte del ajuste

 

El gobierno de Vidal no para de atacar a los docentes de la Provincia de Buenos Aires, abriendo un frente tras otro. No terminamos de reponernos de la indignación por los cierres de cursos, que los adultos se quedan sin escuelas secundarias, que los docentes tenemos que ir a trabajar enfermos ya que sacar una licencia es una odisea interminable, esperando el acuerdo salarial que parece que quedó en la prehistoria.

Y llega una nueva embestida del gobierno. El jueves 22 de marzo se publica en el Boletín Oficial la jubilación de oficio de alrededor de 2.900 docentes, todos por fuera de la ley de jubilaciones vigente en la provincia de Bs. As. (Decreto Ley 9650). Vidal los jubila con el 60% de su salario, sin aguinaldo y sin obra social. Apela a la ley 12950 que la “autoriza” a pagarles el 60% de su salario hasta que salga el código jubilatorio (esto vendría a ser el cálculo final de la jubilación que le corresponde al docente según años trabajados, cargos desempeñados, etc.).

De un día para otro a miles de docentes, sin aviso alguno, los sacan de sus trabajo, los mandan a sus casas con una miseria en sus manos, provocándoles un shock , un golpe mortal a su vida personal, laboral, a su economía, a su psiquis, a su dignidad como seres humanos.

Los docentes tienen derecho a continuar trabajando después de pasar la edad jubilatoria máxima como cualquier trabajador y muchos docentes eligen seguir trabajando por diferentes motivos. El gobierno macrista que, por un lado, quiere votar una ley jubilatoria ampliando la edad hasta los 65 años y condenando a los trabajadores a pasar su vida activa trabajando, por otro con esta jubilación de oficio condena a miles de docentes a jubilaciones de miseria.

El motivo de que al jubilarse un docente cobre mucho menos es el siguiente: si han venido trabajando dos cargos o más horas cátedras que la mínima, (porque sabemos que con un cargo no alcanza para cubrir la canasta familiar), al jubilarnos se nos paga el 70/80% de un cargo solamente y si trabajamos en simultáneo el otro cargo una cantidad determinada de años, nos pagan el 2,3% más! Es decir, que al jubilarnos cobramos casi la mitad de lo que venimos trabajando o menos. Esto con la ley actual.

Pero la gobernadora Vidal, que cobra más de 100.000 pesos por mes, manda a la casa a docentes con el 60% de un cargo, lo que significa, $10.000, $15.000 para un docente con 30 años de antigüedad o menos. Además de sacarnos de nuestro trabajo compulsivamente, como si fuéramos objetos inservibles y no tuviéramos capacidad de decisión, nos deja al borde de la sobrevivencia. ¿Y qué motivos alega el gobierno macrista? “Que se encuentran 5 años por encima de la edad jubilatoria y de los años de servicio que se requieren para convertirse en pasivos”.

 

Dos medidas aparentemente contradictorias pero que van acorde al plan de ajuste del gobierno, sacarse de arriba a los docentes que le traen gastos y que no responden a la excelencia exigida por el Banco Mundial en sus recomendaciones. A sus intereses de tercerización de la escuela, de mercantilización. Sacarse de encima a lxs docentes que estamos conscientes de nuestros derechos y que vemos que los están vulnerando uno a uno y que no estamos dispuestos a ceder.

En diciembre pasado ya hubo un intento de presentar el proyecto de ley de reforma del IPS, pero lxs trabajadores estuvimos en las calles contra la reforma previsional nacional y eso frenó por el momento el intento de mandar el proyecto de ley de docentes y estatales de la Provincia de Buenos Aires al Congreso. Aunque no evitó que Vidal enviara y los diputados aprobaran el del Banco de la Provincia, con lo que los trabajadores quedaron afectados en su edad y movilidad en los haberes jubilatorios. Algo que nos pasará a todos si la reforma entra en el Congreso Provincial. Eso es lo que llamamos “armonización”.

 

Como Vidal no pudo aprobar esta reforma de conjunto, parece que la quiere hacer pasar en cuotas, jubilando de oficio a los docentes excedidos en edad y a los que ya la pidieron. Porque en las listas incluyó a los que la habían empezado a tramitar, y entonces esos docentes ahora deberán hacer el descargo de que no pueden ser jubilados de oficio porque ya habían empezado el trámite. Bueno, a esos docentes Vidal también quiere pagarles mientras tanto el 60%. Así el gobierno se ahorrará miles y miles de pesos que irán a parar a las arcas del empresariado junto con todo lo que se está robando de los bolsillos de los trabajadores docentes en las licencias, los cierres de cursos, de secundarias de adultos, al no poner suplentes, no dar de comer a nuestros niños y jóvenes.

Este año son miles de docentes los que se están jubilando por la amenaza del cambio de ley, nadie quiere (o mejor dicho puede) trabajar hasta los 65 años, y el gobierno de Vidal no quiere el costo político de enfrentarse a todos los docentes y estatales mandando una ley que podría traerle otras jornadas de lucha como las de diciembre en su provincia. Por eso manda de nuevo, como lo hizo en el 2016, estas jubilaciones de oficio sin hacer mucho ruido.

 

¿Cuál es la respuesta de los sindicatos? SUTEBA, FEB, el FUD, bien gracias. Emiten declaraciones, documentos, realizan paros aislados. Rechazan medidas con presentaciones formales. Pero nada de un Plan de Lucha serio que vaya en crecimiento y haga sentir en la calle la fuerza de los docentes. Mientras tanto el ataque del gobierno sigue firme, no retrocede un paso. Las jubilaciones de oficio no pararon, los cierres de curso tampoco, los Bachilleratos de Adultos se cerraron, el sistema de licencia online está activo y descontando días de trabajo, los docentes están con la vista sobre el papel planificando hora tras hora los nuevos contenidos amenazados con supervisiones constantes. ¡Y el aumento salarial no llegó!

Necesitamos un plan de lucha semanal contra todos estos ataques del gobierno, con todos los trabajadores que están siendo despedidos, contra el techo salarial del 15%, contra la reforma previsional y laboral, contra la reforma anti educativa.

No podemos dejar que pase una sola más de este gobierno. Exijamos a los sindicatos asambleas abiertas de afiliados y no afiliados. Organicémonos por escuelas contra los ataques del gobierno.

 

¡No a las jubilaciones compulsivas de oficio!

¡No a la reforma del IPS!

 

Lista Gris Carlos Fuentealba

 

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb