A pesar de la política kirchnerista de hacer del 24 de marzo un día de pura “memoria”, sin lucha ni cuestionamiento a la política de impunidad del macrismo, la jornada del pasado sábado fue masiva como todos los años. Es evidente que la orientación mayoritaria de los K de no hacer olas, de cuidar la gobernabilidad para llegar al 2019 sin sobresaltos, le quitó “filo” a las movilizaciones. Años anteriores (centralmente en 2016), éstas habían logrado tener un incuestionable carácter opositor, llevando a cientos de miles a llenar las calles para expresar su rechazo a la política reaccionaria del nuevo Gobierno. Ahora, con cosas de por medio como la “foto” de Carlotto y Vidal el día anterior, el 24 pasó más bien “rutinariamente”, sin lograr expresar del todo la bronca creciente con el macrismo.

El Nuevo MAS dio pelea en todo el país por columnas independientes precisamente porque no había condiciones para que un acto unificado fuera de lucha ni canalizara la creciente experiencia de amplios sectores con el macrismo. Esa fue la discusión frente al acto central del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia en Plaza de Mayo. Un sector, liderado por el PCR (que contó con la ayuda del MST), buscó hasta último llegar a un acuerdo con los K partiendo de la delirante definición de que el de Macri sería un Gobierno cuasi fascista. El FIT, por su parte, amenazó con romper el Encuentro poniendo el énfasis en la “pelea contra los gobernadores” y la consigna de convocatoria. Nosotros planteamos que era necesaria una movilización y acto independiente que sirviera a los luchadores para cuestionar, no un supuesto co-gobierno del macrismo y otros sectores políticos, sino la complicidad de los K y la burocracia sindical con la estabilidad del Gobierno nacional. Nuestra posición partía de hacer de todos los actos del país una expresión de la lucha nacional contra el Gobierno y su política de impunidad, no de una “diferenciación” electoralista ni de la “unidad” en cualquier condición.

Nuestro partido aportó a la convocatoria del EMVyJ una de las columnas más importantes de las fuerzas de izquierda, con alrededor de mil compañeros. Fue también una de las más dinámicas, con delegaciones de compañeros de nuestra creciente juventud (presente en cada vez más lugares de estudio), de compañeros trabajadores de diversos gremios (que expresan una implantación creciente), de las compañeras de Las Rojas (protagonistas en todas nuestras columnas partidarias). El Nuevo MAS se ha instalado como una de las corrientes de izquierda de mayor peso entre otras cosas por haber sostenido una política correcta frente al macrismo mientras algunas fuerzas se perdían en delirios como la supuesta “continuidad” entre éste y los K, o un no menos ridículo planteo de “co-gobierno”. En las discusiones en torno al 24 de marzo de los últimos años fue igual.

También fuimos parte de las movilizaciones en La Plata, Córdoba, Rosario, Neuquén, Río Negro, Mar del Plata, Salta, La Rioja, San Luis, La Pampa, Santa Cruz, Chaco, Corrientes y otros puntos, llevando a todos lados la misma posición política: hay que buscar quebrar la política de “gobernabilidad” para enfrentar seriamente la impunidad y el ajuste. Esto también expresa un claro avance en cuanto a nuestra extensión nacional, participamos de las movilizaciones en al menos seis nuevas provincias respecto a cinco años atrás.

Por supuesto que nada de esto es un objetivo en sí mismo. El fortalecimiento de nuestro partido y de la izquierda en general debe estar puesto al servicio de las peleas de los trabajadores y los sectores populares. En el caso específico del 24 de marzo, se trata de derrotar las ofensiva reaccionaria del Gobierno, que busca instalar su “negacionismo” y su reivindicación no declarada de los genocidas. Y eso no puede ser enfrentado con el “hay 2019”. Si el macrismo sigue gobernando sin luchas de importancia (como la del 14 y 18 de diciembre), lo más probable es que logre recorrer tranquilo el camino a las elecciones y erigirse con un nuevo triunfo. La clave está en las calles. Nuestro partido pone su organización al servicio de estas tareas.

La Plata

Córdoba

Rosario

Neuquén

Río Negro

Mar del Plata

Salta

La Rioja

Chaco-Corrientes

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb