POLÉMICA DESPUÉS DEL 8M EN NEUQUÉN

Cientos de miles de mujeres paramos en todo el mundo y enfrentamos a los gobiernos que nos oprimen. Las imágenes de la movilización son impresionantes. En Bilbao se escucharon cánticos de la Guerra Civil Española, las calles fueron nuestras durante toda la jornada. No dejamos de gritar que queremos todos nuestros derechos y reivindicaciones y que no vamos a tolerar ningún ataque sin luchar.

En Argentina la movilización superó ampliamente todas las expectativas. Columnas enteras pidiendo el aborto legal en el hospital, levantando las voces de las mujeres que hoy no tienen voz y pidiendo trabajo genuino para mujeres, trans y travestis. Miles y miles luchando por todos nuestros derechos.

Caracterizando que era un verdadero triunfo la apertura del debate por el derecho al aborto, a pesar de que Macri quisiera utilizarlo como maniobra para que la movilización no fuera contra él, desde Las Rojas dimos enérgicos debates para apuntar todos los cañones a su gobierno, porque ellos son los responsables políticos de nuestra opresión. Impulsamos la unidad con los trabajadoras y trabajadores y los oprimidos en general, porque el mismo gobierno que no legaliza el aborto, sometiendo a miles de mujeres a muertes por abortos clandestinos, ajusta y despide como es el caso las del Hospital Posadas, Rio Turbio, INTI Y MAM en la región.

En Neuquén, luego de arduos debates, se llegó al acuerdo de hacer una movilización unificada y que la bandera de arrastre llevara la consigna: “LAS VIOLENCIAS ESTATALES, EL MACHISMO, EL AJUSTE Y EL RACISMO MATAN” “¡ABORTO LEGAL YA!”

Los debates fueron arduos especialmente con el feminismo radical, representado en la región mayoritariamente por La Revuelta, la cual tiene una dirección kirchnerista que es parte de la agrupación docente TEP (ATEN provincial). También fue clara la oposición de las distintas organizaciones K que no querían poner en la bandera la consigna del aborto legal porque argumentaba que había mujeres que aún no definían su posición. Claramente esos argumentos están orientados a desviar el debate, ya que los k gobernaron durante 12 años, tuvieron mayoría parlamentaria, una presidenta mujer y jamás posibilitaron siquiera que se discuta en el parlamentariamente el aborto. De todas formas, se logró consensuar una consigna y una marcha independiente del gobierno de Macri. Era necesaria la unidad de acción, era necesario que pusiéramos todas nuestras fuerzas para lograr una marcha unitaria.

Sin embargo, no podemos dejar de hacer una reflexión sobre los graves hechos que ocurrieron en la movilización del 8M. En primer lugar, como mencionamos anteriormente, hubo una serie de acuerdos en la asamblea Ni Una Menos en la cual participamos 13 organizaciones, con respecto a las columnas y la bandera de arrastre, pero al mejor estilo burocrático La Revuelta intentó imponer a la fuerza la forma de marchar a las organizaciones de izquierda y los sindicatos, amenazando con censurar la palabra en el acto, monopolizando el control de la subida al palco como una patota que decidía quién podía o no hacer uso de la palabra. Así mismo impidieron hablar a las oradoras que según ellas no “cumplieran los acuerdos” (en realidad a quienes no coincidieran con su política).

Las amenazas se concretaron y previo a comenzar la movilización hubo un grave ataque por parte de La Revuelta al gremio de ATEN capital (multicolor – FIT). Brutalmente las militantes de La Revuelta con toda impunidad y actitud patoteril le rompieron el parabrisas al camión que contrató la conducción de ATEN capital para impedir que haya otro sonido y, de esta manera, que se escuchara otra política que no fuera la de La Revuelta durante la marcha. Como frutilla del postre, censuraron a las oradoras de ATEN capital impidiéndoles subir al palco en el acto de cierre de la movilización.

Desde Las Rojas y el Nuevo MAS denunciamos y repudiamos enérgicamente este accionar que es más propio de la burocracia sindical que del movimiento de mujeres o de la clase obrera, y consecuentemente adherimos al comunicado de denuncia del gremio porque no podemos dejar pasar estas prácticas burocráticas.

De todas formas, hacemos un llamado a la reflexión a la conducción de ATEN capital que planteaba una columna independiente cuando ya la movilización lo era, cosa que no tenía ningún sentido. Pero aún así defendemos su derecho de toda organización a llevar sonido y a levantar las consignas que prefieran, derecho básico en una movilización democrática y pocas veces censurado en democracia.

Tenemos que hacer mención también de la posición oportunista de Pan y Rosas de no firmar el documento que denunciaba el accionar violento y burocrático de La Revuelta, criticando a ATEN capital (que no se entiende siendo ellos parte de la conducción del gremio) y poniendo al mismo nivel a La Revuelta y el sindicato clasista ATEN capital.

Es necesario que el movimiento de mujeres reflexione acerca de estos hechos, somos un sector muy dinámico que viene creciendo año a año. Es necesario que el activismo y las organizaciones saquemos conclusiones, en el camino de construir un movimiento feminista de lucha, independiente del gobierno y los partidos patronales, aliado a los trabajadores y a todos los sectores oprimidos.

No vamos a parar hasta conquistar todos nuestros derechos, tenemos que unir nuestras fuerzas en contra de nuestro enemigo en común, el estado capitalista y patriarcal.

Las Rojas Neuquén

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb