El último diciembre no pasó en vano para los trabajadores, y tampoco para los jóvenes que militamos por el socialismo. En las jornadas contra la reforma previsional se vieron algunos elementos que las generaciones más jóvenes nunca habíamos visto: el pasaje “en vivo” de la pura lucha política que veníamos llevando adelante durante los últimos años en enfrentamientos más directos entre las clases. Este pasaje, si bien resulta prácticamente desconocido para quienes hace relativamente poco nos sumamos a la lucha por el socialismo, no es desconocido para el marxismo revolucionario, sino que tiene una rica tradición. El objetivo de esta escuela de verano es estudiar esa tradición, para prepararnos para los tiempos agitados que se vienen.

Desde la Juventud Capital ya arrancamos esta escuela que vamos a realizar en todo el país. Empezamos estudiando a Carl von Clausewitz, el genial teórico militar prusiano que a principios del siglo XIX escribió que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, impresionado por la fuerza e ímpetu que tenían los campesinos y trabajadores pobres franceses convertidos en soldados por la leva en masa. Campesinos y trabajadores pobres que derrotaron a punta de bayoneta[1] a las potencias más reaccionarias de Europa demostrando que la guerra y la política no son ámbitos de la vida humana separados, sino que la primera surge de y tiene su contenido en la segunda. Los casi 20 años de victorias francesas en combates terrestres entre 1794 y 1812 no se podían explicar por el entrenamiento de su ejército o su mayor capacidad técnica, sino en la movilidad, flexibilidad, ímpetu ofensivo y moral de los soldados franceses, que sacaban esa fuerza de la Revolución burguesa. Si bien Clausewitz no les da a las masas populares un papel independiente y autodeterminado como sostiene el marxismo (¡recordemos que murió 27 años antes de publicarse el Manifiesto Comunista!), sino instrumental y desde arriba, es el primero en darle a las masas un papel fundamental en la guerra, no el de meros espectadores.

En los próximos días continuaremos estudiando con textos de Trotsky y Lenin las especificidades de la guerra civil y su bajada en la experiencia concreta de la Revolución Rusa, y terminaremos estudiando la crisis que el pasaje de la “pura lucha política” a la acción directa, la insurrección, creó incluso en el partido más revolucionario de la historia, el Partido Bolchevique.

Tuvimos un enorme comienzo del curso de la Juventud Capital y llamamos a que se sumen a todos esos jóvenes que a partir de las últimas experiencias de la lucha de clases en nuestro país buscan organizarse para dar la pelea contra el gobierno de Macri y por el socialismo.

 

Rama- Juventud Capital

[1] Como señala agudamente E. Hobsbawm en “La era de la revolución”.

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 474

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion