El sábado 27 de enero fue el ultimo día que Bridgestone trabajaba antes de la parada anual. A las 5.50 El “Mosqui” se presentó a trabajar pero la seguridad no lo dejó entrar y le entregaron un larguísimo telegrama de despido. Una vez más el odio patronal se descarga sobre el Mosqui, y es un odio consciente. Lo odian por no doblegarse, lo odian por ser activista, lo odian porque no se vende, porque saben que va pelear por lo que es justo, por sus derechos y de sus compañeros; por que este año hay elecciones a delegados.. La patronal quiere curarse en salud y prevenirse: no quiere tener a su principal enemigo en la planta, en un año que promete estar “caliente” en todas las estaciones.
Las patronales del neumático tomaron nota de la actual situación, saben que cuentan con la venia de Macri, para apretar más y más las tuercas de la picadora de carne y la explotación laboral y vienen apretando y echando compañeros en todos las plantas.

La persecución no tiene fin

En diciembre del 2011 y ante la inminencia de las elecciones la patronal despidió al “Mosqui”con la excusa de que estaba “roto” y que no tenía tareas livianas. Ahí empezó la lucha por la reinstalación, de continuar la organización del activismo primero en la Naranja que estuvo a 45 votos de ganar la seccional, luego en la Marrón. Fueron casi dos años de marchas y actos en la fabrica, a los tribunales, de infinidad de acciones hasta que a fines del 2013 la patronal “ocica” y reinstala al “Mosqui”. La justicia comprobó que el Mosqui no estaba “roto”, que estaba en condiciones de trabajar y que se trataba de una despido persecutorio y anti sindical.
Pero como todo lo que hace la patronal viene con trampa: la reinstalación no es en el puesto de trabajo, sino que lo aíslan en un quincho alejado a mas de 500 metros de la planta, con otro horario, con otra puerta de entrada. Comienza otra etapa de la lucha: contra el aislamiento y por que vuelva a la maquina. Otra vez marchas, actos, pintadas , afiches, volantes dialogando con los compañeros de la fabrica y del gremio. Pasaron mas de tres años y a mediados de 2017 el “Mosqui” volvió a la máquina, a cubiertas grandes…
Pero la patronal no paro un día de montar provocaciones y perseguirlo; tanto es así que intento despedirlo pero la acción de los compañeros que paran el sector y de algunos delegados de la Negra hicieron que la empresa recule. Todas y cada una de las provocaciones de la empresa fueron denunciadas tanto en el ministerio de trabajo como por vía judicial.
La patronal dio el zarpazo cuando la fabrica está cerrada y en medio de las vacaciones para evitar reacciones inmediatas.

Un ataque a todo el gremio

El despido al Mosqui Cisneros es con causa y la causa que pone la empresa es porque no llega a la producción. Pero el método o standard no esta firmado, ni homologado y nadie en el sector llega a la cantidad que pide la empresa. Es decir que ademas de persecutorio el despido es para poder avanzar sobre las condiciones de trabajo. Y no solo es el caso de Cisneros junto con él hubo otro compañero despedido. Ademas hay compañeros que tienen el alta medica y la empresa no la reconoce y siguen licenciados.
Los despidos y el ataque a las condiciones de trabajo no tienen fronteras de fabricas, es una realidad que recorre todo el gremio.
En Fate el cambio de sistema de diagonal fue a costa de los trabajadores, ahora quieren introducir un sistema de control digital en cada maquina de armado, ademas los despidos encubiertos están a la orden del día, con la excusa de que no hay tareas adecuadas para los compañeros con enfermedades prolongadas. Los ultimo despidos fueron la tanda de compañeros a prueba que tenia que quedar efectivos y dos días antes les terminaron los contratos. En Pirelli hubo dos despidos y la seccional Merlo paró dos hora por turno pero no se ha revertido la situación de los compañeros, inclusive uno de los trabajadores despedidos estaba por ART violando abiertamente la ley.

Pararle la mano a las empresas del Neumatico

La seccional Llavallol (Violeta) se comprometió verbalmente a realizar asamblea para definir qué pasos dar para revertir el despido, les tomamos la palabra y exigimos que se concrete lo antes posible. Para eso apelamos a los compañeros de trabajo del Mosqui para que ellos se sumen también al pedido urgente de la asamblea. Desde la central se han comprometido a impulsar todo lo que haga falta para revertir este despido. Para nosotros se debe empezar sacando un comunicado y que se declare el estado de alerta y movilización en todo el gremio informando la situación de las fabricas y en particular del despido de Cisneros y preparado a los compañeros para estar en guardia para salir a la pelea.
No hay dudas que en el neumático hay fuerzas suficientes para enfrentar el avasallamiento de las empresas, es imperioso pararle la mano a los empresarios que vienen por todo. Tenemos herramientas suficientes para desarrollar un plan de lucha que nos lleve a torcer este destino que los empresarios tienen planeado para nosotros.
Desde la Lista Marrón llamamos a la dirección del gremio que se ponga la cabeza de un plan de lucha por la reincioporacion de Cisneros y todos nuestros reclamos.

Reincorporación inmediata de Maxi Cisneros
Basta de despidos en el gremio del Neumático
Estado de alerta y movilización
Asamblea de planta en LLavallol y demas seccionales

Lista Marrón

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 474

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion