UNA NUEVA SITUACIÓN POLÍTICA QUE SUPIMOS APROVECHAR

Durante las primeras tres semanas del mes de enero la Juventud Capital de nuestro partido salió a las calles de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para conseguir afiliaciones y adhesiones para retener nuestro derecho a presentarnos a elecciones, derecho que las fuerzas patronales mancomunadas (PJ, radicales, etc) nos quieren arrebatar imponiendo sus leyes como, por ejemplo, las PASO.

A pesar del clima sumamente acalorado que se vivía en las diferentes esquinas de la Capital Federal, decenas de jóvenes pusimos en pie mesitas de actividad en los barrios de Caballito, Villa Urquiza, Almagro, Paternal, etcétera.

Rompiendo todos los records de experiencias anteriores, logramos conseguir más de 600 firmas en menos de un mes, lo que deja como primera conclusión la madurez de un partido joven pero tenaz a la hora de defender cada uno de los terrenos conquistados para disputar políticamente una alternativa de y para los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Vamos la Izquierda”

Además de llenar fichas, dialogamos con muchísima gente de diversas edades, y pudimos corroborar en los hechos la nueva situación política abierta tras las jornadas de diciembre contra la reforma previsional. Lejos quedó el famoso “hay que darle tiempo al gobierno”, y por suerte fueron muchas las voces que alentaron la militancia que lucha en las calles contra sus medidas anti-populares. Frases como “sigan luchando”, “vamos la izquierda” o el automático “dónde firmo” fueron la tónica de las tardes y las mañanas de actividad.

Incluso un fenómeno muy interesante fue la avidez de debate por parte de sectores más cercanos al kirchnerismo y al peronismo, quienes demostraron un interés por discutir con la izquierda y, particularmente, con nuestro partido. Recordemos que en otro momento era muy difícil salir de la discusión sobre el voto en blanco. Afortunadamente no es la tónica de este 2018, dado que el eje comienza a ser cómo frenar al gobierno con la unidad de acción. Además de que el faltazo de Scioli a la sesión de la reforma previsional fue golpazo directo al argumento de que su figura era una verdadera oposición a Macri.

Un dato no menor es que la encarnizada campaña de desprestigio que puso en pie el macrismo contra los partidos de izquierda, no encontró asidero en las concepciones de los jóvenes, los trabajadores y las mujeres que transitaban las calles de la ciudad. Lejos de ello, fue evidente la legitimidad que se supo ganar la izquierda tras haber estado en la primera línea de resistencia en Plaza Congreso el lunes 14 y el jueves 18 de diciembre del 2017. Trabajadores que participaron en esas jornadas reconocieron este hecho en las esquinas.

Un nuevo momento para plantear nuevas perspectivas

La profundidad de esta nueva situación es algo que empezamos a explorar, pero queda por delante un 2018 cargado de luchas contra la ofensiva ultrareaccionaria y antiobrera del macrismo. Es evidente que hay una creciente politización de las discusiones, lo que también nos permitió pasar cientos de periódicos a lo largo de estas semanas y recoger el contacto de simpatizantes con ganas de sumarse “para algo más”. Este primer “tanteo” de ánimos no sólo nos permite corroborar la efectiva bronca contra el modelo de gobierno de Macri y sus secuaces, no sólo nos deja con una gran conquista al hombro, sino que nos plantea una serie de desafíos en el horizonte próximo para poder aprovechar hasta el final el nuevo clima político.

Los trabajadores del Posadas en su lucha contra los más de 120 despidos ejemplifican esta definición. Los laburantes están dispuestos a tomar el toro por las astas para defender lo conquistado de las garras de este gobierno y de todos los empresarios que quieren reventar nuestros derechos.

Esta actividad nos ha llenado de entusiasmo porque supimos aprovechar el viento a favor, y ahora tenemos que seguir intensificando el diálogo con los trabajadores, el apoyo a sus luchas para derrotar las ofensivas macristas, y seguir construyendo nuestro partido para que de una vez por todas logremos dar vuelta la tortilla.

Juventud – Capital

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb