En medio de una jornada nacional de lucha contra la reforma previsional el gobierno también siguió con sus otros planes. Este lunes 18 los trabajadores de Fábrica Militar Río Tercero desayunaron la confirmación de un rumor que circulaba, desde el viernes a la noche,  una lista con 29 nombres de trabajadores a los que no se les va a renovar el contrato. En una fábrica de más de 500 empleados donde sólo 50 son de planta permanente, el resto son contratados (cuyos contratos vencen el 31/12). Una vez más los trabajadores deben hacer frente a estos despidos disfrazados de “no renovaciones de contrato”, el que menos antigüedad tiene ya acumula 6 años de trabajo en la fábrica, no obstante hay despedidos con más del doble de antigüedad.

Durante el transcurso de la mañana los trabajadores intentaron realizar una asamblea a través de sus delegados agremiados en ATE, a su vez contaban con la presencia y apoyo de otros gremios como lo son UEPC, SPIQyP (Químicos), SOEAT (Aceiteros), entre otros. Este intento se vio obstaculizado por la presencia del cuerpo de Infantería de la Policía de la provincia de Córdoba, la cual reprimió con gas y bala de goma tanto a los que intentaron acercarse a portería, como a los que quisieron salir.

En un pueblo originado casi en su totalidad por la presencia de fábricas, esta fue la primera y la de mayor historia, por eso es lógico el respaldo con el que contaron el lunes por la tarde cuando marcharon por las calles céntricas. Casi 3000 personas se movilizaron en un pueblo en que son muy poco frecuentes las manifestaciones. Quizás el cambio se ha dado porque en el país cambió la disposición de los trabajadores de enfrentar las reformas del gobierno de Macri. Esto nos lleva a comparar con los recientes despidos de la empresa ATANOR. En la que un número similar de trabajadores fue desafectado, en este caso fue nefasto para la lucha la falta de respaldo de la comunidad a las medidas de fuerza impulsadas por los trabajadores donde todavía existían las mieles con el gobierno nacional.

En este caso, la jornada estuvo atravesada por una doble consigna, una en concordancia con la coyuntura nacional, de repudio al paquete de reformas previsional y laboral que impulsa el gobierno de Macri. Y otra en contra de la política nacional de atacar el déficit fiscal, achicando el Estado, atacando los puestos de trabajo y liquidando industrias estratégicas como el complejo de Fabricaciones Militares, en la cual la de Río Tercero es una de ella, estas dos medidas lanzó a las calles a los trabajadores, a los despedidos y a la población.

Es importante que los trabajadores unifiquen las luchas, puesto que el gobierno piensa profundizar estas situaciones que se manifiestan a lo largo y ancho del país, los despidos en Fabricaciones Militares los piensan continuar, es necesario para eso prepararse desde abajo junto a los trabajadores para medidas más duras y exigir a las CTA-CGT local y provincial el llamado a un paro para frenar los despidos, coordinar junto al resto de las fábricas militares del país.

Corresponsal Río Tercero

Pablo Pérez

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb