Temas: , ,

Pasadas las 4.30 de la madrugada del 23 de Septiembre culminó el 35° Congreso Ordinario de la Federación Universitaria de La Plata, arrojando como ganador de la contienda al nuevo frente entre el Miles, La Mella – Patria Grande, CEPA – PCR, FUNAP, Libres del Sur y el Movimiento Evita que desplazó de la conducción a La Cámpora y Quebracho. El primer dato objetivo de la jornada es que la Franja Morada avanzó como no se veía desde 2001, y por primera vez en muchos años formará parte de la Mesa Ejecutiva de la FULP. Por otra parte, el espacio del peronismo se dividió y lamentablemente la izquierda no estuvo a la altura de presentar una alternativa clara para enfrentar a la burocracia estudiantil.

El 1er Congreso conducido por los K

Se trató de un Congreso convocado oficialmente tres días antes de su realización y sin ningún movimiento por abajo por parte de la conducción para que el movimiento estudiantil fuera parte del debate, algo que de todos modos no dista de los métodos a los que nos tenía acostumbrados Patria Grande.

Sin embargo este no es un año cualquiera. Con la desaparición de Santiago Maldonado en el centro de la escena política y una pelea abierta contra la ofensiva del macrismo, este debió haber sido un Congreso para que la vanguardia universitaria debatiera cómo hacer para que el movimiento estudiantil irrumpiera en la escena política, con sus métodos y reivindicaciones. En los hechos no fue más que una formalidad marcada por la disputa interna del peronismo, a la que Patria Grande, producto de su deriva de adaptación a los k, se vio arrastrado de lleno.

La novedad fue que por primera vez el kirchnerismo en sus distintas expresiones se presentó a las comisiones de debate, lo que ofrecía una oportunidad para debatir de cara a una base muy amplia el problema de una presentar a los ataques de Macri una oposición “responsable”, dialoguista y testimonial en las calles. Lamentablemente las distintas expresiones de la izquierda independiente universitaria desdeñaron de esa pelea: PTS, JG y CAUCE no movilizaron más de un puñado de compañeros por fuerza para debatir, sin agite, sin banderas, sin una disputa real con el peronismo universitario. Un accionar verdaderamente de aparato, sobre todo del PTS que se arrogaba haber sido impulsor y protagonista de la lucha por Maldonado en la UNLP y que llama la atención de agrupaciones que se arrogan el ser basistas y democráticas, pero desprecian la discusión política como ‘rosca’ y saltan de lleno a la rosca en desmedro de la discusión política.

Desde el ¡Ya Basta! participamos con una importante delegación que irrumpió en el Congreso al grito de ¡Bullrich se tiene que ir a la mierda! En todas las comisiones bregamos por poner el eje del debate en la lucha contra el gobierno de Macri, por poner de pie al movimiento estudiantil para que protagonice esta pelea recuperando sus métodos históricos, la independencia política, la asamblea, el piquete y la movilización.

Un nuevo frente de conducción que no cambia nada de fondo

Buena parte de la jornada estuvo marcada por la disputa interna del peronismo tras un agónico triunfo de Cristina Fernández de Kirchner en Provincia de Buenos Aires que habilitó el espacio para que distintos sectores del PJ le disputaran la conducción a La Cámpora. Disputa que se expresó entre el anterior frente de conducción, comandado por la JUP – La Cámpora y el nuevo frente, con el Miles como continuidad pero con la incorporación de Patria Grande, la CEPA, FUNAP, Libres del SUR y Evita, agrupaciones que a nivel nacional representan el ala del peronismo que dialoga con Macri, el famoso ‘triunvirato piquetero’ (CTEP, CCC, Barrios de Pie) que fueron rápidos en acordar con Macri y Carolina Stanley en los primeros días de iniciar su mandato y que hoy mayoritariamente se referencia políticamente con el PJ de Randazzo. No es casual que este frente se llame 7 de Agosto en referencia a la procesión de San Cayetano, un claro guiño al Papa Francisco que representa un gesto indignante para quienes defendemos una educación pública, gratuita y laica.

Patria Grande encontró así en el movimiento estudiantil el correlato del camino que eligieron seguir a nivel nacional, de abandonar el campo de la izquierda y saltar de lleno a un peronismo que cada vez se tira más a la derecha, hacia el diálogo y la no confrontación con el gobierno. Lejos de cualquier fantasía de ‘disputar desde adentro’ a la base del kirchnerismo hacia la izquierda que Patria Grande puede haber tenido, en los hechos lo único que se ve es una lastimosa adaptación al PJ.

La izquierda más preocupada por los porotos que por la lucha

Este nuevo frente de conducción deja planteado una serie de reacomodos por arriba en los centros de estudiantes que conducía la alianza de la JUP y el Miles, así como en aquellos donde Patria Grande y Miles se alternaban en una suerte de ‘bipartidismo’. Sin embargo la izquierda demostró aún estar lejos de poder disputar realmente al movimiento estudiantil allí donde se abran grietas.

Años de conducciones del kirchnerismo, el peronismo y Patria Grande en los centros de estudiantes han operado como una plancha para el movimiento estudiantil platense, que han dejado como saldo un retroceso en los métodos de lucha del movimiento por abajo y un avance sostenido de la Franja Morada por arriba.

Enfrentar el giro reaccionario del gobierno y la tensión por derecha, hacia la despolitización que genera en el movimiento estudiantil requiere polarizar por izquierda, dar la pelea por recuperar el protagonismo estudiantil y avanzar en métodos más radicalizados de lucha. Por eso desde el ¡Ya Basta! llevamos como principal moción la puesta en pie de una jornada universitaria de lucha, con cortes en las principales avenidas de la ciudad de cara a la movilización a dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado. Tristemente la réplica a nuestra moción vino en primer lugar del PTS, contraponiéndole la realización de un acto en Plaza San Martín. Ya vimos cómo funciona esto en la Facultad de Humanidades, donde el PTS pactó con la burocracia de ADULP un acto en la facultad para cerrarle el paso al piquete en 122 que proponíamos desde el ¡Ya Basta!

Como a nivel nacional, donde desde el Nuevo MAS impulsamos la conformación de Izquierda al Frente por el Socialismo para sacar a la izquierda del sectarismo divisionista y la autoproclamación, pasando las PASO en 6 provincias y en toda la región de La Plata, Berisso y Ensenada, en el Congreso de FULP quedó de manifiesto que hay dos orientaciones planteadas para la izquierda independiente: la unidad de acción para luchar en las calles que impulsamos desde el Nuevo MAS, y la pelea sectaria y electoralista que impulsa el FIT. A pesar de estas importantes diferencias apostamos a construir un espacio unitario de la izquierda donde en todo caso se expresaran ambas tendencias, que en pos de la unidad lograra un equilibrio entre las posiciones del FIT y las de Izquierda al Frente por el Socialismo y quienes, aún con matices, pelean por la unidad de acción con independencia política, como lo expresaron en sus comunicados el CAUCE, Insurrectos y la JG. Pero a la hora de dar la pelea política, el CAUCE prefirió cederle en la política al FIT con tal de armar algo que se pintara de unitario pero que en los hechos es el FIT con el resto subordinado a su política sectaria. Por su parte la Juventud Guevarista, que correctamente optó por no formar parte de ese armado, de manera insólita le dio los votos ‘por afuera’. De manera inentendible prefirieron darle los votos a un frente que no disputaba ningún espacio real en vez de apostar a continuar la experiencia que comenzamos en Humanidades el año pasado de construir un espacio independiente que peleara por la unidad de acción en la UNLP. Ya este año los compañeros dieron por tierra esa experiencia apostando a su alianza con Patria Grande en el frente “Vamos!”, que los dejó pegados a la posición del voto a Cristina, pero de esa posición se pasaron sin mediación al apoyo acrítico al FIT. Llamamos a la JG a la reflexión sobre estas posiciones erráticas que los debilitan a ellos y al espacio de la izquierda.

Desde el ¡Ya Basta! somos claros en que peleamos por la unidad de la izquierda pero no a costa de subordinar la política a aquellas fuerzas que una y otra vez han llevado al movimiento estudiantil al callejón sin salida del sectarismo, la división y su consecuente aislamiento del activismo. Es por eso que nos presentamos como Izquierda al Frente por el Socialismo junto a los compañeros del MST, porque lo que importa es la política por sobre los cartones.

Continuar la lucha por poner de pie al movimiento estudiantil

Se avecinan peleas decisivas para el movimiento estudiantil en la lucha contra el gobierno de Macri. El plan Maestro y la Secundaria del Futuro, que los secundarios porteños resisten heroicamente en CABA, son una advertencia del ataque que se vendrá contra la Universidad Pública. Más que nunca es necesario poner de pie al movimiento estudiantil de manera independiente, peleando por la unidad de acción con todos aquellos que quieran enfrentar al macrismo.

La movilización de este domingo 1ro de octubre, al cumplirse dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado será una parada importantísima en esta pelea. Debemos jugarnos con todo a poner en pie una contundente jornada de lucha, con clases públicas y cortes de calle en las principales arterias de la ciudad para movilizar a todos los que están dispuestos a plantársele al macrismo. Seguiremos peleando por esta orientación para la izquierda, para sacarla del lamentable rol testimonial al que la ha llevado el FIT, y seguiremos discutiendo con todas la expresiones de la izquierda independiente la necesidad de que esta pelea se exprese en estas elecciones de Centros de Estudiantes para recuperar nuestros espacios de organización gremial para la lucha. Porque el ataque que se viene es enorme y es nuestra responsabilidad estar a la altura de enfrentarlo.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb