PALABRAS DE MANUELA CASTAÑEIRA EN LA MATANZA

Muy buenas tardes compañeros, compañeras. Estoy feliz de estar acá con todos ustedes. ¡Qué lindo ver en esta plaza de San Justo, que se están acercando tantos vecinos, tantas vecinas, compañeras; compartir este momento! Estamos muy contentos desde el Nuevo MAS y Las Rojas, junto con los compañeros del MST y de Juntas a la Izquierda, junto a los compañeros y compañeras de Convergencia Socialista-La Verdad y de Reagrupamiento por el PST. La verdad es que, para nosotros, es muy importante la bandera de la unidad de la izquierda, compañeros, de la unidad de los trabajadores independiente de todos los patrones, de los de arriba; armar nuestras propias herramientas para defendernos.

Se los digo con alegría porque es un gran paso que hoy en la Argentina haya un nuevo frente de la izquierda: la Izquierda al Frente por el Socialismo. Una Izquierda que pelea y se planta para dar batalla. Lo digo porque los trabajadores en nuestro país están sufriendo mucho. Este es un muy mal momento, es un momento de ataques, es un momento de ajuste en los barrios. Compañeros, ustedes lo saben perfectamente acá en La Matanza, lo saben en la Zona Sur. Yo estuve en La Plata, en Mar del Plata, en Quilmes. Estuve recorriendo la Provincia, y por todos lados se escucha lo mismo. Hay una palabra que empiece a circular, es tristeza, es miseria, es miedo: miedo al desempleo. Porque se sabe lo que significa el desempleo: te roban el futuro, te arruinan la vida: la tuya y la de tu familia, el derecho de la juventud, de los hijos de los trabajadores. Sabemos lo que es el desempleo y por eso esa es la principal preocupación que hay hoy. Eso es lo que se está hablando, y es importante empezar por ahí.

Esta semana todos nosotros hemos sido víctimas de una gran estafa que ha querido hacer el gobierno. Quisieron meter una cortina de humo para discutir lo de De Vido; quisieron hacernos creer que el gobierno es el paladín de la moral, una voz autorizada para hablar de lo que es bueno y lo que es malo. Es mentira compañeros, no se dejen engañar. Se lo digo a todos los que estamos acá que se han acercado. Acá, con la discusión de la corrupción, hay un mostrador que tiene dos lados. Tiene el lado del Estado, el lado del gobierno que recibe guita, que en eso se hizo especialista el kirchnerismo con los López con los De Vido; pero que también tiene el lado de las empresas que son las que pagan, que pagan esa coima para estafar al Estado, para estafarnos a todos nosotros y que les paguen más plata por una obrita de cuarta que todos sabemos que no alcanza. Y después, quiénes son esos que cobran por esa obrita: es la familia de Macri. Esa familia que se hizo rica en la dictadura haciendo negocios con los militares. Que se hizo más rica en el menemismo y se siguió haciendo rica con el kirchnerismo. Y que encima fuga la plata y que está ahí con los Panamá Papers. Toda la plata que generan los trabajadores se lo lleva a su bolsillo y la esconden afuera… y después quieren venir a hablarnos a nosotros de moral. Nos quieren venir a decir cómo tienen que ser las cosas. Nosotros sabemos que ellos son todos corruptos. Que son tan corruptos los funcionarios como los empresarios. Y encima, ahora, quieren hacer una campaña contra la izquierda y quieren confundir, a todos aquellos que quieren votarnos, con esa mentira.

Pero nosotros sabemos de lo que hay que hablar. Por supuesto que la corrupción está muy mal, pero todos esos son iguales: tanto los kirchneristas como los macristas son corruptos. Todos esos gobernantes son siempre los mismos, los que se han rotado en el poder una y otra vez cada para dejarnos ahora así: con millones de pobres, con 10% de desempleo, con trabajo precario, 35% de trabajo en negro. La mitad de la clase obrera de nuestro país está mal. Nosotros tenemos que hablar de esos temas porque esas son las cosas que importan. Nosotros queremos que en esta campaña esas sean las voces que se escuchen, esos sean los problemas que se oigan.

Porque además sabemos algo que venimos sintiendo durante la campaña con todos ustedes que se acercan: que hay un proceso enorme, que consiste en que muchos trabajadores que habían apoyado al macrismo, en estos 15 meses se dieron cuenta de algo que le veníamos diciendo, pero que todos tuvieron que experimentar: que es que Macri gobierna para los ricos, que no tienen alma, no tienen corazón, no les importa la gente. Sólo le importa la plata y sus ganancias. Porque ellos miran la sociedad desde arriba, no la miran y la sufren desde abajo como todos nosotros. Pero muchos se dieron cuenta de eso, y esos mismos no van a volver atrás así nomás, al kirchnerismo. Porque vienen de 12 años, como decía la compañera Marina, de trabajo precario, de juventud sin futuro, de mujeres que nos negaron no sólo el derecho al aborto, sino también el elemental derecho a discutirlo, el derecho a debatirlo. No hubo una sola sesión en el Congreso para discutir los derechos de las mujeres. Y ahora tenemos una piba de 12 años que está peleando por abortos no punibles, médicas enjuiciadas.

Eso es lo que nos dejó el kirchnerismo. No resolvió los problemas de fondo y pudo haberlo hecho. Tenía recursos, tenía plata, tenía legitimidad, tenía mayoría parlamentaria, tenía muchas facilidades. Y siempre encontraba una excusa para no ir más allá. Esto hoy está sobre la mesa. Hay muchos buenos compañeros que en otro momento han apoyado el kirchnerismo, a quienes les rompieron el corazón porque tenían expectativas y no las cumplieron.

Hoy, somos muchos los que sabemos y que escuchamos esas voces que buscan una nueva alternativa, que buscan una salida. Porque nuestra sociedad no es cualquier cosa: estos trabajadores, estas mujeres, estos jóvenes, tienen enormes reservas de lucha. Nosotros somos los que en la calle frenamos el 2×1 a los genocidas, somos los que pinchamos a la CGT para que haga un paro general. Este es el país del #NiUnaMenos y del paro de las mujeres. Esa es la sociedad de abajo que pelea. Por más que a veces puede confundirse, por más que a veces tenga trabas: pelea por otras alternativas y por eso nosotros queremos ayudarlos a darle fuerza a esas otras alternativas.

Voy a decir algo que vengo diciendo mucho: nosotros no somos salvadores, yo no soy salvadora. Y si hay algo que no somos es el Chapulín Colorado. No venimos a arreglar problemas desde arriba. Nosotros venimos a ponernos al servicio para estar junto a ustedes todos los días, para que nos organicemos y peleemos todos por nuestros derechos. Nosotros vamos a pelear porque en los lugares de trabajo haya democracia sindical y se vayan esos traidores de la CGT que están del lado de Macri y que entregan todo por sus puestitos y su comodidad. Somos los que les vamos a decir que hay que estar en la calle.

Nosotros también queremos pasar las PASO y queremos entrar al Congreso porque tenemos la firme convicción de que hay que unir las partes, de que en Argentina hay una sociedad movilizada y que también hay un Congreso y que tienen que llegar a ese Congreso esos que estamos en la calle. Porque sabemos que a Macri hay que castigarlo en las urnas, pero hay que derrotarlo en las calles. Y nadie plantea esa alternativa, salvo Izquierda al Frente por el Socialismo y todos los que estamos acá presentes.

Muchos dicen, sobre todo la ex presidenta, que son la alternativa al ajuste, que son los que le van a frenar el ajuste a Macri. Pero sabemos que eso es una flagrante mentira, por muchos motivos. No sólo porque cuando estuvieron en el gobierno no hicieron las cosas que ahora dicen que hay que hacer, sino porque en todo este tiempo le han votado todo a Macri. ¿Cómo puede ser que a un gobierno que no tiene mayoría parlamentaria le voten todas las leyes? Alguien lo apoyó. Fue el FpV, fue Randazzo, fue toda la estructura del PJ, fue Massa. Todos ellos.  Pero no es sólo eso, porque cuando hay que salir a dar respuesta al ajuste tampoco quieren saber nada. Hace muy poquito Cristina dijo ante la convocatoria a la marcha que iban a hacer por el día de San Cayetano, que no se haga, que se queden rezando en sus casas, que no salgan a la calle. Nosotros, compañeros y compañeras, no le vamos a decir jamás que se queden en sus casas. Hay que patear la calle, hay que organizarse, hay que estar activo. Tampoco le vamos a pedir que se queden rezando -ahí Alika me lo agrega- no los vamos a llamar a rezar porque el poder está en nosotros, no está en otro lado, está en nuestras manos.

Aprovecho para agradecer a Alika que esté acá con nosotros. A mí me da mucha fuerza que esté acá, en esta campaña, porque nos rodeamos de esta gente, de aquellos que empezamos de abajo, que la peleamos, que peleamos contra el Estado. Eso es muy importante y hay que saberlo.

Queremos decirles que hay que juntar mucha fuerza para construir estas alternativas. Hay mucho espacio, hay mucha receptividad para nuestras propuestas. Nosotros también tenemos propuestas concretas, todos nuestros candidatos que integran nuestra lista lo han contado.

También hemos visto algo muy lindo: hoy, acá han hablado muchas compañeras mujeres. Aquí estamos en el país del #NiUnaMenos y hay que darle lugar a las mujeres luchadoras. No hay que decir solamente que tengo una o dos candidatas en la lista, acá estamos las que encabezamos las listas, las que le ponemos el cuerpo todos los días y estamos acompañadas por grandes compañeros porque esta es una alternativa que proponemos en esa unidad.

Así que decirles, compañeros, que en este último tramo de campaña les agradecemos que se acerquen. Yo personalmente de corazón, les agradezco por toda la fuerza que nos dan. Les pedimos que se sigan sumando, que sigan peleando por nuestros votos que son sus votos, sus derechos, sus reclamos.

Ustedes saben que si nosotros entramos al Congreso, siempre vamos a defender los derechos de los trabajadores, de las mujeres y de la juventud. Porque somos trabajadores, somos mujeres y somos jóvenes, porque vivimos como trabajadores, como mujeres, como jóvenes, porque cobramos como trabajadores, como mujeres, como la juventud; y porque nos organizamos como los trabajadores, como las mujeres y como la juventud. Venimos de ahí. Eso lo vamos a reivindicar, esa debe ser la política en nuestro país: la política desde abajo.

Vamos a demostrar que no es desde arriba la división, que el asunto no es entre Macri y Cristina. Es de abajo hacia arriba, es entre pobres y ricos, entre explotados y explotadores, entre trabajadores y patrones. Esa es la diferencia que hay que mostrar, eso es lo que este Frente quiere demostrar. Este es un lugar para que todos ustedes se sumen votando, fiscalizando, aportando financieramente, llevando volantes al barrio, difundiendo nuestras propuestas, integrando las listas y sobre todo siguiendo la lucha día a día.

Muchas gracias compañeros. Vamos con toda la fuerza a pasar el piso proscriptivo de las PASO y a seguir construyendo esta feliz alternativa que es un mundo diferente. Muchas gracias.

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 442

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion