Santa Cruz atraviesa una profunda crisis tras 30 años de kirchnerismo, en un contexto nacional de ajuste: devaluación, inflación, despidos, tarifazos, que luego de octubre aumentaría.

Macri y Alicia pactan de espaldas al pueblo, quieren que paguemos una fiesta a la cual no fuimos invitados, con sus matices comparten un Plan A de ajuste: endeudamiento, armonización jubilatoria, congelamiento salarial y retiros voluntarios. No garantizan el pago de haberes en tiempo y forma, crece la desocupación, las suspensiones en el comercio, petróleo, YCRT y construcción.

Funcionarios y diputados suben sus dietas y disfrutan los negocios de la corrupción, viven en el lujo y la impunidad. Mientras castigan a los que luchan con descuentos, criminalización de la protesta y represión.

Tras 5 meses de paro docente sin inicio de clases, Alicia busca que se pierda el año para culpar a los trabajadores, cuando es su responsabilidad garantizar la educación. El gobierno de Macri intenta mostrarse como mediador pero no convocó a paritaria nacional. Mientras las escuelas públicas se caen a pedazos, dedican cada vez más fondos a subsidiar escuelas religiosas.

Los jubilados llevan más de 100 días de acampe reclamando el pago en tiempo y forma de jubilaciones y aguinaldos. Como respuesta recibieron agresiones de funcionarios como Ivovich y el ataque de patotas. Quieren elevar la edad jubilatoria, recortar derechos y conquistas obtenidas por años de trabajo y aportes armonizando la caja con nación.

También luchan los trabajadores de la salud por la falta de insumos, profesionales y el cierre del Hospital Peliche, los estatales reprimidos por Gendarmería, los judiciales acampando frente al Tribunal, los viales cuyo dirigente es procesado por reclamar, los municipales de Río Gallegos que exigen su aguinaldo, los mineros de Río Turbio y los petroleros que enfrentan despidos, flexibilización y retiros voluntarios.

Las mujeres pagan más los efectos de la crisis, cada vez hay menos trabajo y salarios más bajos. Crece la violencia y los femicidios, los gobiernos destinan menos presupuesto para las víctimas y la justicia muestra su carácter patriarcal. En Santa Cruz tenemos funcionarios como Ivovich, que agredió a las jubiladas y fue premiado con un nuevo cargo.

Ante la crisis es necesaria la unidad desde abajo, retomemos el camino de las asambleas abiertas POR UN PLAN DE LUCHA UNIFICADO CONTRA EL AJUSTE.

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 442

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion