“Los laburantes queremos dar esta pelea hasta el final”

N-  Contanos quién sos y cómo se desencadenó tu despido

E- Mi nombre es Emilse Icandri, soy estudiante de Filosofía y Letras, trabajadora despedida ilegalmente por Cervelar. Desempeñaba tareas de camarera desde agosto del año pasado. La empresa me desvincula en un contexto bastante áspero. Nosotros veníamos reuniéndonos con los compañeros en reuniones clandestinas. Estábamos muy descontentos con las condiciones de trabajo en general y nos meten a un amigo del jefe a controlar la puerta del local y armar listas de espera de clientes. El tipo quería imponer un poco la lógica patronal de “entra la cantidad de gente que yo quiero no importa si son 6 en una mesa de 2 personas y la cocina queda abierta hasta cuando yo quiero”. Tuve una discusión con esta persona y le dije que nosotros no íbamos a responder bajo esa lógica. El tipo me amenazaba de despido por whatsapp si yo no quería ir a cubrir el turno de otra persona y yo le decía que eso era ilegal, que no nos podía tratar así. Entonces ya venía medio marcada. Bueno, me mandan una carta que dice que prescinden de mis servicios.

N- ¿La precarización y los malos tratos son algo frecuente en Cervelar?

E- Hoy por hoy el maltrato y el hostigamiento son sistemáticos. En nuestro caso lo experimentábamos a diario. Hemos llegado a recibir mensajes que decían “la empresa está recortando personal así que absténgase el que no quiera cubrir este turno o el que no quiera hacer esta hora extra”. Nosotros como grupo personalmente tuvimos una compañera que perdió un embarazo, una compañera que era cajera. Cuando comunicó su embarazo le dijeron que no podía trabajar más en el local. La pusieron a entrenar a su reemplazo y hacer tareas mucho más exigentes. Y la compañera perdió el embarazo. Cuando notificamos a Cervelar de esto, ellos nos dijeron que no estaban notificados de ningún embarazo.

N- ¿Acudieron a algún gremio con estos reclamos? ¿Cuál fue su reacción?

E- Cuando nos empezamos a organizar, sabíamos que UTHGRA, que regula el sindicato gastronómico, entregaba trabajadores. Ya habíamos tenido la experiencia de un compañero que había ido, había dicho “yo estoy en negro, me pagan mal” y al otro día la patronal lo había despedido. En ese momento, la verdad que estábamos bastante desorientados. Como la mayoría de los trabajadores, nadie sabía ni cuál es su convenio de trabajo ni su escala salarial. Teníamos un conocido en la CTA de Comercio y bueno, fuimos. Confiamos que ellos podían llevar adelante esto, que podíamos lograr reincorporaciones, que podíamos lograr mejoras salariales, y bueno, emprendimos ese camino.

N- ¿Pudieron conseguir las reincorporaciones y las mejoras?

E- La CTA empezó por intimar legalmente a la empresa. Pero la empresa despidió a dos compañeros más. Entonces hicimos escraches en la puerta del local. Una y otra vez la patronal nos mintió en la cara. Prometía una reincorporación y a la semana siguiente despedía a otro compañero. Nos terminamos sentando a firmar un acta donde accedieron a reincorporar a uno de los tres despedidos y a regularizar la situación de antigüedad, la situación de horas trabajadas, que el recibo de sueldo iba a estar en condiciones. Lo que nos pidieron a cambio es que no hagamos ninguna medida de fuerza, tanto en la puerta del local como por redes sociales. Ya con eso los trabajadores no estábamos de acuerdo, sentíamos que nosotros estábamos entregando todo y que ellos entregaban un porcentaje muy bajo de nuestros reclamos. La CTA nos aconsejo como muestra de buena voluntad seguir las indicaciones de la patronal. Lo que paso es que después la patronal no lo cumplió y la CTA no reaccionó. Dijo que había que seguir solo por lo legal y que ya todas las instancias de medidas de fuerza estaban agotadas. Cuando los trabajadores nos opusimos a esto y dijimos que que queríamos seguir peleándola en la calle, la CTA de Comercio y Servicio nos envía un comunicado que dice que se desvincula de nosotros.

N- ¿En qué situación se encuentran ahora los trabajadores de Cervelar?

E- Después de esa desvinculación, podemos decir que estamos de vuelta en la pelea. Después de obviamente mucho resquemor, porque nos sentimos muy abandonados, muy aislados cuando esto sucedió. Pero bueno, queremos ir hasta el final, los laburantes queremos dar esta pelea hasta el final. Queremos empezar a organizarnos con trabajadores de otros Cervelares, poder visibilizar este conflicto, llevarlo para afuera.

Nosotros queremos que la gente sepa que esto está pasando, que esto le está pasando a toda la gente joven que está sumamente precarizada. Que cada vez más se le hace más cuesta arriba poder ser independiente, poder estudiar, poder construirse un futuro. Que el día de mañana esta generación de precarizados va a llegar a una edad jubilatoria en una situación muy precaria y va a ser una crisis realmente eso, porque si no empezamos a luchar hoy por ganarnos nuestros derechos y que se respeten y que la patronal nos deje de explotar, cada vez va a ser peor.

Estamos junto a los chicos del Nuevo MAS que nos vienen acompañando, que le vienen poniendo toda la garra, que le vienen poniendo toda la experiencia también, de luchadores y de conflictos de trabajadores que han recorrido anteriormente. Los laburantes le vamos a dar la pelea hasta el final, vamos a encontrar a todos los laburantes que se quieran organizar con nosotros, le vamos a parar la mano a esta patronal y le vamos a parar la mano a Macri con este ajuste hacia la juventud.

Noe F.

Vicepresidencia CEFyL – UBA

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 432

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion