Temas:

Intervención de Roberto Sáenz, dirigente nacional del Nuevo MAS y la Corriente Internacional Socialismo o Barbarie

Buenas tardes a todos. En realidad pensaba no hablar mucho, lo pensaba como un acto de las nuevas generaciones y todo el partido, la juventud. Lo pensaba como un acto como fue, donde cada uno de los compañeros de la juventud, de todas las regionales del partido, e incluso simpatizantes, amigos, adversarios, jóvenes, etc., sean los protagonistas de esta experiencia, de este acto. Un poco encarnando en Ale con sus 25, 26 años, a las nuevas generaciones, y a las nuevas generaciones militantes, a las nuevas generaciones socialistas, a las nuevas generaciones comprometidas con transformar el mundo, con emanciparlo, con liberarlo de la explotación y la opresión, con emancipar a la clase obrera, con acabar con el capitalismo. Y que un poco Ale y todos ustedes, todos los que están en el partido, son un poco eso.

Después también, la familia. Es impresionante, compañeras, compañeros, lo están viendo ustedes en vivo y en directo. Es una familia hermosa, la mamá, el papá, no es común, compañeros, compañeras, jóvenes, no es común, que una familia así, con ese compromiso, bueno, también en serio que parece una madera, una veta en común con lo que era Ale, porque está bien, Ale se formó, se forjó en el partido, en la corriente, puede ser pedante, pero forjó una cosa que es mucho más grande que es la tradición por el socialismo revolucionario en general, que transmitía por la vía de esta corriente, pero también se forjó con su mamá, con su papá y con sus hermanos, con su familia, y con todos los compañeros y compañeras de estudio en este colegio, como tantos otros jóvenes en este partido, se forjan en sus propias experiencias, en sus colegios, sus facultades.

No quería extenderme demasiado para no abusar de las circunstancias, no robarle protagonismo a los pibes, a los familiares, que aparte se han expresado de manera comunista, esa es la verdad, socialista, comunista, se han expresado de esa manera. Después hay una segunda cosa que se me acaba de ocurrir, además de que un poco por todas las expresiones, las cosas políticas, las cosas de la vida juvenil, las palabras de Laski, The Clash, esa canción no la conozco, nunca escuché mucho The Clash, soy más de la época de Pink Floyd, Led Zeppelin, todo eso, pero bueno acá hubo como un display de toda la juventud, hubo como un recorte, capas que hay mucho matices entre la juventud estudiantil, hay juventud también obrera, trabajadora, sabemos que hay muchos matices pero hubo como un display, hubo una especie de expresión de eso, pero lo que me quedó que es muy loco, y que tiene que ver con una faceta de Ale, tiene que ver con sus potencialidades, también tiene que ver con su aprendizaje, también tiene que ver con aspectos débiles, con dificultades, etc.; pero lo que me quedó de la impronta de Ale y de la impronta del acto es el carácter constructivo, positivo. Constructivo en el sentido de la construcción y la locura de que Ale, que es un hecho, con sus 26 años entra a formar parte de la tradición de esta corriente socialista revolucionaria en otro contexto y en otras condiciones, pero de alguna manera como representante directo de la juventud partidaria y de la corriente. No murió en un evento de la lucha de clases, no fue así, no vamos a decir cosas que no son, no fue desde ese punto de vista de un fallecimiento particularmente heroico, etc. Pero sí, en Ale se ve mucho de esta corriente que es joven, que tiene alguna gente grande pero que de alguna manera impulsa y depende de la asunción de responsabilidades de compañeros muy jóvenes que asumen responsabilidades que le quedan grandes, y es que Ale fue a parar a un puesto de frontera de la corriente, porque falta, todavía nos queda muy grande y es un puesto de frontera. Y muchos de ustedes, muchas y muchos de ustedes están en puestos de fronteras en el sentido zona, fábrica, regionales, equipos, etc. Y me parece que desde ese punto de vista, Ale es representativo de eso, tiene ese inmenso valor, y bueno, al mismo tiempo, representa el inmenso valor que tienen todas las nuevas generaciones partidarias para este partido. Porque este partido, esta corriente, es una corriente juvenil todavía y depende muchísimo de su juventud, de Ale y de todos ustedes, y que en todo caso, el dolor, porque también es un acto de dolor y alegría, es una cosa loca, es la dialéctica, alguien hablaba de dialéctica en los cursos con Ale y todo, pero el dolor y la alegría que tenemos simultáneamente, llanto y risa, digamos, pero bueno así también es la vida de los revolucionarios. Lo de transformar, me parece que estuvo muy bien dicho por la mamá, yo también vi muchas madres que iban con las pibas, con los pibes a las marchas acompañando, en la columna de Las Rojas por ejemplo, y las pibas estaban en el medio y la mamá estaba al costado, acompañaba, bueno acá la mamá dice “quiero marchar por el centro”. Y bueno es muy loco, Mónica, porque también está ese tema loco, de la experiencia de los militantes, aunque esta experiencia no es igual, porque no estamos en los 70s, pero muchas madres fueron también dialécticamente madres e hijas de sus hijos, en una etapa histórica que no es la misma, que no es tan radicalizada, donde nuestra tarea es más preparatoria. Vos sos la mamá de un pibe extraordinario, un cuadro extraordinario, que era un pibe capaz, extraordinariamente capaz, y muy sensible. Esas cosas van juntas muchas veces, y también un poco desde el punto de vista político quizás, entre comillas, vas a ser la hija de Ale. Así que nada, agradecer la presencia a la familia, al hermano, a la hermana, a la mamá, a Humberto que no pudo venir, pero que tiene la misma calidez que Mónica, y en nombre de la dirección de este partido y haciendo también responsables de los éxitos y también de los dolores de este partido y de esta corriente, les agradezco la presencia a todos. Los quiero mucho.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb