La realidad que hoy vivimos las mujeres está atravesada por la violencia cotidiana y sistemática que sufrimos de parte de los abusadores y acosadores, y ni hablar del engrosamiento de la lista de femicidios y violaciones. Lamentablemente tampoco escapan a esta realidad los lugares de estudio, como la escuela y la universidad.  Ante esta situación las mujeres  nos organizamos y salimos a las calles a gritar #NiUnaMenos, para pararle la mano a los violentos.

En este marco, la UNAJ (Universidad Nacional Arturo Jauretche) no es una isla y no escapa a esta realidad. Es así que la semana pasada, en su Facebook, Agustina Gorocito, denunciaba por acoso a Javier Alejandro Quintana, quien lo realizaba de manera sistemática por redes sociales y whatsapp. No sólo fue Agustina sino también otras compañeras víctimas del mismo acosador. Con la sospecha de que el acusado era alumno de la UNAJ, Las Rojas acompañamos a la hermana de Agustina al rectorado para averiguar dicha información, la cual pudimos confirmar.

En esta situación que vivimos en nuestra Universidad (en la misma tónica que se da la Universidad Nacional de Quilmes, con un acosador de la mismas características, y el brutal ataque sufrido por nuestra compañera militante de Las Rojas y el Nuevo MAS, Laura Lezcano, estudiante de la Universidad Nacional de General Sarmiento, quien fue atacada sexualmente por cuatro militares de Campo de Mayo), impulsamos una asamblea el pasado viernes 5/5 junto al estudiantado y las distintas corrientes para exigir al rector la inmediata expulsión del acosador, al cual se lo sigue viendo merodear dentro y fuera del establecimiento, y las garantías para que no pudiera ingresar a la Universidad, para que sean los violentos y machistas los que tengan miedo y no las mujeres.

Desde la asamblea también impulsamos la conformación de una comisión de género en contra de cualquier tipo de violencia hacia las mujeres con estudiantes independientes y las distintas organizaciones, ya que así como nos venimos movilizando masivamente en los #NiUnaMenos, en el Día Internacional de la Mujer, también entendemos necesario repudiar y desnaturalizar cualquier tipo de violencia y su encubrimiento para terminar con la opresión en cada espacio. Desde Las Rojas con las estudiantes independientes le arrancamos una reunión al rector Villanueva, que hasta el momento no se involucraba en el asunto.

El lunes 8 de mayo, en la reunión nos encontramos, por un lado Las Rojas más las estudiantes independientes, y por el otro, el centro de estudiantes junto al rector y su camarilla. Tal como se había definido en la asamblea fuimos a exigir la inmediata expulsión de Javier Alejandro Quintana para garantizar que las mujeres no seamos las expulsadas, ya que sufrimos el acoso constante y el miedo de andar en las calles, de salir solas, de trabajar y ahora de estudiar, y terminar engrosando la lista de mujeres asesinadas o abusadas cada día. Queremos una universidad al servicio de nuestros intereses y que nos posibilite desarrollarnos libremente. Pero sin embargo la gestión y el centro que supuestamente representa a los estudiantes proponen una universidad que garantice la impunidad a estos violentos y no la libertad a las mujeres.
Con las típicas excusas sobre que faltan las pruebas, que suenan al típico “algo habrán hecho”, o “seguro están exagerando”, o mismo guardando la imagen de universidad nacional y popular queriendo evitar el supuesto “escándalo público”, cuando lo escandaloso es que una universidad pública no tome ninguna medida para defender a las mujeres. Es así que se negaron a tomar medidas, dejando a las mujeres libradas al ataque de estos violentos, sin tener en cuenta al hecho contundente de que hay tres denuncias hechas en la fiscalía de Florencio Varela.

Desde Las Rojas no nos vamos a quedar en nuestras casas, ni esperar que se cumplan las trabas burocráticas, porque lo que está en juego son nuestras vidas, vamos a seguir impulsando las asambleas, movilización y escraches que sean necesarios para que sea Javier Alejandro Quintana el que tenga miedo. Que todo el mundo sepa que es un acosador, misógino y machista que tiene que estar preso. Y denunciando que la inacción de tanto la gestión de Villanueva como del centro de estudiantes los convierte en encubridores y cómplices del acosador. No hay lugar intermedio: o estas con las mujeres o con los violentos.

En el momento en el que el gobierno de Macri se juega a liberar a los genocidas, donde la justicia libera violadores, donde la policía ningunea las denuncias, es importante que las mujeres junto a la juventud nos organicemos para gritar bien fuerte que no queremos más violentos en la universidad ni en ningún lado.

¡Arriba las que luchan!
¡#NiUnaMenos! ¡Basta de impunidad!
¡Cárcel a los violentos!
¡Destitución de los cómplices!

Las Rojas – Ya Basta UNAJ

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb