Después del Año Nuevo Lunar, se calentó el ambiente - Por Elías Saadi



 

En 2014, el Año Nuevo Lunar –el 4712 del calendario chino– se inició (según nuestro calendario gregoriano) entre el 31 de enero y el 1º de febrero de 2014. Esos días son feriados, y luego comienzan casi dos semanas de fiestas (de los Festivales de Primavera al Festival de las Linternas).

 

En esos quince días se produce también la mayor migración humana del planeta: el “movimiento de primavera” (chūnyùn). Millones viajan a visitar a sus familias, principalmente de las ciudades y nuevas zonas industriales, al campo.

 

Este nuevo año recibió el nombre de “Año del Caballo de Madera”… Pero, semanas después, parece más bien un potro difícil de domar para los patrones y su gobierno, el partido de burócratas y billonarios que, sin ninguna vergüenza, siguen usando la etiqueta de “Partido Comunista”.

 

Efectivamente, marzo y abril se han caracterizado por importantes huelgas, movilizaciones obreras y también movidas del nuevo activismo sindical. Las acciones de la clase trabajadora han sido lo más relevante, pero asimismo se han registrado numerosas protestas sociales por los más diversos puntos. Aquí va una reseña de los hechos más impactantes.

 

Huelgas y luchas obreras, con Nike-Addidas a la cabeza

 

Según el China Labour Bulletin (CBL), editado en Hong Kong, en lo que va del primer cuatrimestre ha habido un crecimiento del 31% de los conflictos en relación al mismo período del año pasado.

 

También, según el CBL, se registra un “pronunciado incremento del activismo de base”.[[1]]

 

En este período, la atención se ha centrado en algunos grandes conflictos, de mucha repercusión, porque envolvieron a establecimientos con decenas de miles de trabajadores. Tales fueron las huelgas y otras acciones en gigantes como Wallmart, IBM y especialmente el de Nike-Adidas, que involucra a 70.000 obreros.

 

Pero, al mismo tiempo, se han desarrollado centenares de otras luchas en un amplio espectro de establecimientos menores en todo el país.

 

Aunque ha habido luchas contra patronales como Wallmart, las huelgas y otras protestas se han registrado principalmente en la industria, con un 35% del total de conflictos conocidos.

 

En cantidad de conflictos, la industria es seguida por el sector de transportes, principalmente conductores de buses urbanos y de taxis.

 

También hubo huelgas y protestas en del magisterio y de los trabajadores de sanidad. Este último es un punto cada vez más conflictivo. La restauración capitalista en China implicó, inevitablemente un crecimiento escándaloso de las diferencias sociales. China “comunista” hoy es, probablemente, el país más desigual del planeta. Y esto inevitablemente se refleja en la degradación de los servicios públicos de salud y educación.

 

Represión al activismo

 

Junto con el incremento de los conflictos se registra otro hecho de no menor importancia: el crecimiento de una amplia vanguardia de activistas, que asume formas de organización permanentes. Es decir, que no aparece y desaparece según haya o no luchas, sino que continúa organizada y activa.

 

Esto está preocupando profundamente a los patrones y sobre a todo los burócratas del PCCh y sus títeres de los sindicatos oficiales.

 

Es por eso que se percibe un cambio de línea en relación a las luchas y específicamente a su vanguardia de activistas. Antes, generalmente, el gobierno trataba de “arreglar” lo más rápido posible, concediendo todo o gran parte de lo que pedían los huelguistas.

 

Ahora hay un viraje represivo contra las huelgas y conflictos, pero especialmente contra el activismo. En eso se refleja tanto el relativo estancamiento de la economía –ya no es tan fácil dar concesiones– como los temores políticos de la burocracia.

 

Si la organización del activismo pasa de ser circunstancial a permanente, y si se desarrolla a escala nacional, se constituye de hecho en una fuerza política independiente, aunque sus “programas” iniciales sean muy limitados y “sindicalistas”.

 

Por eso, junto con este ascenso de las luchas obreras y la protesta social, también se registrar un “ascenso” de la represión, principalmente de dos formas: 1) enviando la policía y otros cuerpos represivos a los conflictos, con ataques más frecuentes a la masa de trabajadores cuando no se dejan intimidar; 2) persecución específica de los activistas, ya sea criminalizando sus actividades ante los tribunales o recurriendo directamente a palizas y asesinatos.

 

En otros artículos informamos de la huelga de Nike-Adidas, la más destacada del momento, y de otras cuestiones sociales.

 

(Fuentes: de CBL: “Worker protests in China surge after Lunar New Year”, 10 April, 2014. “Workers rally to defence of labour activist Wu Guijun”, 7 April, 2014. “Thousands of Yue Yuen (Nike Adidas) Factory Workers Strike Over Unpaid Pensions” April 15, 2014. – De Revolution-news: “Biggest Strike In China’s History Enters 6th Day: Police Arrested Organizers, Workers Battle SWAT Troops”, April 20, 2014. “Maoming China Day 3 of Anti-PX Protests Escalate After Deaths and Violence”, 04/20/2014.)

 

[1] – “Worker protests in China surge after Lunar New Year”, CLB, 10 April, 2014.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb