Desde el Nuevo MAS repudiamos y denunciamos el espionaje y las agresiones llevadas adelante ayer a la tarde contra los choferes de la Línea Este. Mientras estaban reunidos en asamblea, los compañeros fueron advertidos que había gente merodeando la casa y fotografiando las patentes de sus autos. Tras abordar a la persona en cuestión reconocieron que se trataba de un chófer que responde a la conducción de Pedroza, burócrata sindical de la UTA. Mientras esto estaba transcurriendo, se acercó otro auto del que bajó otro matón de la UTA que disparó repetidas veces contra los compañeros con un arma de fuego.

Estas agresiones son una muestra más de cómo la podrida burocracia de la UTA reacciona ante la organización independiente de los trabajadores, un sindicato que hace más de 20 años que se niega a convocar a elecciones de delegados y cuyo responsable en la región no tuvo un solo voto, sino que fue designado desde arriba.

Desde el Nuevo MAS hacemos responsables a la UTA, al empresario Osmar Corbelli, dueño de la Línea Este, y a los gobiernos de Garro y Nedella por la salud e integridad de los compañeros, de garantizar que estos hechos no se repitan y exigimos que pongan a disposición todos los recursos necesarios para esclarecer estos hechos de violencia y persecución.

Dejanos tu comentario!

  • Nuestra Prensa – SoB 432

  • Suscribite para recibir las novedades y comunicados del Nuevo MAS

  • en esta edicion