Así se titula el volante que estuvieron repartiendo en las puertas de GM los compañeros suspendidos. Y agrega: “Si se firma el acuerdo ilegal quedaría como precedente para futuros despidos!!! Es motivo suficiente para destituir el cuerpo de delegados y votar una nueva comisión interna.”(Subrayado del volante)

Hoy 4 de abril, mientras escribimos estas líneas, los compañeros han vuelto a poner el dedo en la llaga del SMATA. Ingresaron al playón de la empresa, como ocurrió hace un mes, y llamaron a los trabajadores que salían de la fábrica a hacer una nueva asamblea. Con más de 700 compañeros la asamblea reflejó el malestar que existe puertas adentro.

Es que los ritmos de trabajo ya eran insoportables pero se han agudizado tras los 350 despidos encubiertos. Se produce la misma cantidad (17 unidades por hora) con menos gente . La empresa presiona a los compañeros para que se rompan el lomo trabajando. Los “delegatos” de la Verde amenazan con que van a haber más suspensiones. ¡Y el clima adentro es un hervidero, hay mucha bronca!

Desde el 2008 no se paraba la producción de General Motors. En aquel momento fue un paro de las líneas de producción contra los despidos, con el apoyo de algunos delegados no burocráticos y con la presión de las bases exigiendo parar.  El 30 de Marzo, y 9 años después, con la mayoría de los delegados en manos de la Verde del SMATA, sindicato cómplice de la política flexibilizadora de Macri y la empresa, los “suspendidos” apoyados por organizaciones políticas, sociales y un grupo de obreros de VW Córdoba recientemente suspendidos también, lograron parar la producción de la fábrica por 24 horas. Esto en el marco del paro de la CGT San Lorenzo (Santa Fe) y la CTA regional.

Pero el paro se pudo garantizar fundamentalmente porque los trabajadores que llegaban en colectivos hasta la fábrica se negaron a bajar e ingresar caminando. Cruzados de brazos arriba de los colectivos que llegaban a partir de las 5am, solidarios con la lucha de sus compañeros y embroncados con la situación de adentro, pusieron el éxito del lado de los luchadores.  La empresa tuvo que suspender el ingreso del turno tarde.

El SMATA ni siquiera pudo ir a apretar a los compañeros para que levantaran el piquete, porque no hubo grupo de carneros que quisieran entrar a trabajar. Existe una actitud favorable a los compañeros que la pelean desde afuera.

Pero ahora la pelea se podría colocar en un nuevo nivel. No es gilada exigir la renuncia de la comisión interna si no acatan el mandato de las asambleas en las puertas de GM, de las cuales la burocracia no quiere participar.  El planteo puede llevar la pelea al plano de la organización de base, de la recuperación de la comisión interna, junta e inseparablemente de la pelea por la reincorporación.  Justamente lo que necesitan los trabajadores de GM y de todo el SMATA, por no decir de la mayoría del movimiento obrero. ¡Felicitamos a los compañeros por la determinación que están tomando!

Compañeros: nadie conoce mejor que ustedes el clima que reina en las líneas de producción. Están unidos por mil lazos, por días y días compartidos dentro de la fábrica, como amigos o compañeros de trabajo. La conclusión a la que han llegado es exacta! Sin una comisión interna de los trabajadores no se pueden frenar las suspensiones ni pretender mejores condiciones laborales.

La asamblea del 4 de abril suelda nuevamente la unidad con los compañeros de adentro. El plan de lucha que han votado cuenta con el apoyo de ellos, porque les da fuerzas y alimenta la idea colectiva de que se puede vencer a GM y al SMATA, ¡y es posible!

Pero para esto se necesitará dar un paso más al interior de la fábrica, que es donde se puede derrotar al SMATA-GM. Las suspensiones se pueden tirar atrás con una campaña que sea tomada en manos de los compañeros puertas adentro. Que se escrachen los baños: “Tiren el acuerdo o dejan de ser delegados”,  “Renuncien delegados traidores”, “¡Elecciones ya!”, “SMATA cómplice de GM”, “Abajo las suspensiones”, hacer volantitos para que se tiren clandestinamente en los vestuarios y en las líneas de producción, organizar un “ruidazo” al interior de la fábrica, en el comedor…, etc.

En fin, ayudar a organizar la bronca que existe adentro, darle una cauce a ese río que se puede llevar puesta a la burocracia Verde.

¡Cuidado! La clave es la organización. Si los problemas del mundo se resolvieran con la legalidad, no haría falta luchar. No se debe depositar confianza en la justicia que siempre está del lado de los patrones, salvo cuando se la presiona con lucha. Sin organización y pelea no hay reincorporación. Esta es la conclusión que se desprende de las miles de luchas de los trabajadores: Gestamp (SMATA), Lear (SMATA), AGR-Clarín, docentes… por nombrar sólo algunas.

Junto con esto, queda la tarea difícil pero necesaria de nacionalizar el conflicto, que es una de las patas fundamentales para ganar. La posibilidad de viajar al centro político del país a difundir su lucha, organizando un corte, recorriendo fábricas y universidades.

Los compañeros del Nuevo MAS estamos a disposición de lo que necesiten para ser un punto de apoyo en esta enorme lucha. ¡Fuerza compañeras y compañeros!

Corresponsal

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb