Hace ya cuatro semanas los trabajadores de General Motors (GM) se encuentran en pie de lucha para frenar las 350 suspensiones y tirar abajo el acuerdo del SMATA y la empresa. El conflicto se inició luego que GM, que produce la conocida marca Chevrolet, suspendiera a 350 trabajadores de la planta de Alvear (localidad a pocos kilómetros de Rosario). Este escandaloso “acuerdo” que permite las “suspensiones” fue firmado por el SMATA y GM pero nunca fue homologado por el Ministerio de Trabajo. Constituyendo verdaderos despidos encubiertos, estas “suspensiones” dejarán paulatinamente a 350 familias en la calle al final de los 9 meses estipulados. La trampa del acuerdo firmado por el Sindicato Metalmecánico consiste en dividir esos 9 meses en 3 períodos de tres meses cada uno, en los que se les pagará el 80%, 60%, 40% del sueldo respectivamente. Al final de dicho proceso y tras exámenes médicos y reevaluaciones, los operarios pasarán a disponibilidad. Los compañeros suspendidos nos cuentan que “la empresa adujo problemas por la crisis en Brasil, pero es sabido que GM se está reestructurando porque está produciendo un nuevo modelo que se está vendiendo bien en todo el mundo” y que al mismo tiempo “quiere producir más con menos gente” con el consiguiente perjuicio a la salud y la integridad de los trabajadores. Como en otras fábricas del sector, este ajuste de los ritmos de trabajo provoca lesiones físicas en los operarios y numerosas bajas médicas, y sólo es posible por la “paz social” firmada hace 8 años por el SMATA con la empresa por el premio a la “productividad” (premio en pesos por cada unidad producida).

Desde el comienzo del conflicto los compañeros han conformado un Comité de Lucha en el que participan distintas organizaciones, partidos de trabajadores y sindicatos. Con todo este apoyo han venido realizando asambleas en la puerta de la fábrica para mantener relación con los compañeros en actividad dentro de la planta, presentaciones en la Cámara de Diputados provincial y el Consejo Municipal así como actividades de difusión en la calle y mano a mano con los vecinos de Rosario. Por supuesto que hasta ahora el Sindicato no movió un solo dedo y la empresa está dispuesta a seguir adelante con sus planes, pese al “acuerdo” unilateral que no tiene el respaldo legal del Ministerio de Trabajo. Es notorio además el cerco mediático que generaron alrededor de este conflicto testigo de la región, donde ninguno de los medios importantes les ha dado el micrófono a los trabajadores. Recordemos que GM es una multinacional de las más grandes, y por tanto uno de los principales anunciantes y sponsors de eventos masivos en Santa Fe y, claro está, ningún empresario de los medios televisivos o gráficos querría perder un cliente así.

Desde el Nuevo MAS Rosario nos solidarizamos de manera activa con la lucha de los trabajadores de GM, una lucha testigo para la región, tal como lo es la lucha docente por el salario para el conjunto de los trabajadores del país. Lucha que puede convertirse en ejemplo para el conjunto, si logra poner en jaque los planes del gobierno patronal de Macri, los gobernadores y las empresas, para quienes siempre la variable de ajuste somos los trabajadores.

A nuestro modesto entender, está claro que la “ilegalidad” del acuerdo no es obstáculo para una patronal explotadora como GM, y que con la burocracia del sindicato de su lado, todo queda planteado en el terreno de la movilización, de la lucha y de la exigencia al Gobierno nacional y provincial. Desde ya, saludamos las medidas que vienen dando los compañeros y la enorme disposición para luchar hasta vencer que vienen demostrando. Al mismo tiempo, planteamos la necesidad de nacionalizar el conflicto para que no quede aislado como un problema regional al que encima, se le cierran los micrófonos. Por supuesto, como se dijo claramente en los intercambios entre compañeros, lo decisivo es no perder el contacto con la base que está adentro de la planta, y que lo que tuerce la vara para nuestro lado finalmente es la demostración de fuerza en las calles. Por todo esto, desde el Nuevo MAS y sus delegaciones obreras de todo el país, nos ponemos a disposición de los compañeros y pondremos todo el esfuerzo para que esta lucha, que es una lucha clave para todos los trabajadores, pueda vencer.

¡¡Abajo los despidos encubiertos en GM. Todos adentro!!

¡¡Abajo el “acuerdo” traidor del SMATA con GM!!

¡¡Todo el apoyo y solidaridad activa con los despedidos y sus familias!!

 Nuevo MAS Rosario

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb