¡Basta de provocaciones fascistas!

“Hay una nueva generación muy interesante. Los jóvenes buscan contexto y por eso se juntan con los sesentones. (…)”. Reportaje a Pepe Ribas, creador de la revista española Ajoblanco, La Nación, 26/2/17)

No sólo los días precedentes, sino los posteriores a las multitudinarias movilizaciones del 24 de Marzo, estuvieron teñidos de nuevas provocaciones por parte del gobierno y sus CEOs.

A las impactantes fotos de lo más selecto del staff Cambiemos donde anuncian, entre sonrisas, que “los derechos humanos no tienen dueño”, entre otras ironías, le siguieron nuevas escaladas que volvieron a poner en el centro de la discusión política nacional el golpe militar y el genocidio posterior.

Es que esta efemérides del 24 de Marzo no cayó en buen momento para el gobierno. En lugar de lograr distorsionar su significado y sus consecuencias, la masividad, no sólo en los actos en la Plaza de Mayo, sino en innumerables conmemoraciones más pequeñas y hasta en las canchas, donde jugadores de Gimnasia y Esgrima de La Plata se pusieron la camiseta con el nombres de tres deportistas desaparecidos (1), le dio una masividad y una llegada a lo más profundo de la conciencia. Conciencia que está más abierta, con todas las antenas puestas, en momentos en que se viven hechos de trascendencia para los trabajadores y el pueblo, como las masivas marchas que caracterizan a este mes de marzo.

Y en lugar de tapar, destapó más ollas. Potenció un profundo sentimiento antidictatorial y democrático que hasta ahora no han podido extirpar de la mayoría de la población explotada de Argentina. Por eso corrieron a tratar de que la sangre no siguiera llegando al río. González Fraga con sus comentarios sobre los $ 500, más choripan y coca que regalaban en el pueblo donde tiene su “campito” (ahí no dio cifras de hectáreas) para ir a la marcha en Plaza de Mayo, no parece haber sido una buena idea para esconder una movilización de centenares de miles. Puede ser que él tenga en su campo “la chancha, los veinte”… pero aunque “la máquina de hacer chorizos” la tengan otros, no creemos que hayan podido producir tantos para llenar las calles.

Le siguió la transmisión de un video defensor del accionar militar en la dictadura en una escuela del barrio porteño de La Boca. Así como la destrucción de una muestra por el Día de la Memoria que habían realizado alumnos de una escuela de Paso de los Libres, ordenada por el intendente de la ciudad.

Video con marca registrada: progenocidas

No fue un lapsus, ni una decisión sólo personal de la docente que estuvo al frente de los 700 alumnos de la escuela Della Penna. Es una política de Estado. En este video se reivindica el accionar de los militares, como patriotas, héroes de Malvinas que ahora están presos injustamente.

Pero los padres y los familiares de los chicos no se quedaron tranquilos en sus casas cuando se enteraron, se movilizaron a la puerta del colegio y organizaron un abrazo de repudio para el día siguiente. Como dijo uno de ellos en la puerta del establecimiento adonde se concentraron: “ese video lo tiene que haber hecho la agrupación de Cecilia Pando”. Y lo protegieron las autoridades del gobierno, agregamos nosotros.

Porque, más allá de las denuncias al Ministerio de Educación, de la suspensión de las docentes a cargo, etc., toda la cháchara que siempre montan, lo cierto es que esta es la política oficial del gobierno nacional y de la Ciudad. La denuncia a la política K de apropiación de la bandera de los derechos humanos es la pantalla chica (la electoral) por la cual nos quieren hacer pasar por mentira inventada la verdad del genocidio y el ataque brutal a todos los luchadores y sus conquistas. Esta última es la pantalla grande que nos quieren tapar contando su historia, que no es la “historia completa”, como dicen, sino la historia que defiende el accionar militar, su complicidad empresarial civil y de las altas cúpulas de la burocracia sindical y de la Iglesia. En esa estuvieron todos ellos: los Magnetto, los Blaquier, los Macri, los Fortabat. Y siguen estando. Como verdaderos dueños que son, de la mentira.

No nos dejemos robar nuestro futuro

Mintiendo sobre el pasado a las actuales generaciones, incluidos los chicos que van a la escuela primaria, quieren arrebatarnos el futuro. Nos quieren meter el “cuco” de que los revolucionarios eran unos asesinos, no luchadores intransigentes. Que la palabra “revolución” es un pecado original. Que las nuevas generaciones se rindan antes de luchar.

Pero una nueva generación se ha puesto de pie y está enfrentando las terribles condiciones de vida del “hoy” y preparándose “para lo que se viene”.

Por eso a estos atropellos tenemos con qué responder. Con la verdad de los que estamos en la vereda de enfrente: las víctimas sobrevivientes, los familiares, los trabajadores, las mujeres, la juventud. Con todas nuestras fuerzas debemos sumar a nuestros reclamos por paritarias, mejores condiciones de trabajo, contra los despidos y los cierres, la exigencia de que paren las provocaciones macristas.

  • “(…) Antonio Piovoso, el arquero que reemplazó a Hugo Gatti y Daniel Guruciaga cuando se lesionaron en el torneo Metropolitano de 1973. Estudiaba arquitectura y fue secuestrado en las galerías Williams del centro platense el 6 de diciembre de 1977. Luis Ciancio, otro ex futbolista del club y militante del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML), llegó a jugar en Tercera división y sus restos fueron identificados por el Equipo de Antropología Forense en 2009, 33 años después de su desaparición. Por las divisiones inferiores del Lobo también pasó Miguel Benancio Sánchez, quien después se destacó en el atletismo”. (Página 12, 26/3/17, Gustavo Veiga)

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb