Las próximas elecciones de la CTA (sector Micheli) se van a desarrollar en el marco de una situación política donde los trabajadores están enfrentando el plan de ajuste del gobierno K. Ajuste que también aplican los gobernadores de todos los colores y que es apoyado entusiastamente por todas las cámaras patronales, que al unísono aplauden el giro a la derecha del gobierno para hacerles pagar los platos rotos de la crisis a los trabajadores, salvando las ganancias de los empresarios.

Los salarios y las conquistas de estatales, docentes, judiciales y municipales están siendo bombardeados en todo el país para imponer paritarias a la baja.En este momento, cuando más unidad se necesita para enfrentar este ataque, es cuando más se siente la división que se produjo hace 4 añosen el seno de la CTA.

La división entre las dos fracciones se debió a las diferencias surgidas alrededor de a qué sector patronal apoyar: Yaski prefería al gobierno K y Micheli a la oposición patronal nucleada en el FAP afín a los intereses de los patrones del campo. Igualmente,en los discursos se siguen llenando la boca invocando el “clasismo” y la “defensa de los derechos de los trabajadores”; todas palabras de ocasión para seguir llevando a los trabajadores a la rastra de algún patrón,eso sí,que se diga ‘progresista’…

La crisis económica ha desnudado los discursos de ambas fracciones.Los que fueron cooptados por el gobierno, como Yaski y Pianelli, se están tragando terribles sapos porque no hay manera de convencer a nadie que el gobierno es “progresista” con semejante plan de ajuste que descargaron sobre los trabajadores. Y por el otro lado, mientras Micheli vocifera contra el ajuste, sus aliados como los empresarios de APYME y la FAA lo aplaudeny sus amigos políticos lo aplican como Binner  y los radicales en Santa Fé.Eso sin nombrar la contradicción terrible que significa autodefinirse como una “Central de Trabajadores” y promover la sindicalización de los policías,afiliándolos a la central cuando estos nada tienen delaburantes,sino que son parte de la burocracia del estado encargada de reprimir a los trabajadores cuando las luchas traspasan la legalidad del estado patronal.

En esta pelea por el aparato y quién tiene la “la CTA más grande”, el sector Micheli aprovecha su discurso contra el gobierno llamando a que se integren a la ”verdadera CTA” a todos los sindicatos que formalmente reportan a la otra. Es así que algunos sindicatos docentes se han sumado.Pero esta decisión ha sido tomada burocráticamente por las conducciones, sin consulta a los trabajadores.Estas son algunas “desprolijidades” menores al lado del padrón con el que se realizará la elección que cuenta con más de 1.000.000 de afiliados, lleno de organizaciones sociales y “afiliaciones directas” que desdibujan completamente a una “Central de Trabajadores”donde los trabajadores son una minoría.

Es por eso que para esta elección desde el Nuevo MAS junto a nuestras agrupaciones de estatales, docentes y judiciales propusimos la conformación de una lista unitaria de oposición clasista y antiburocrática a nivel nacional, provincial y seccional. Finalmente, la única oposición clasista que se presentó es la Lista N° 5 Carlos Fuentealba, en la nacional, en la Prov. de Bs.As. y en la Capital junto a la Junta Interna ATE del Htal. Garrahan, donde se conformó el Frente Clasista Roja-Gris Lista N° 28.

No hay lista unitaria porque el PO, consecuente en su idilio con Micheli, es parte de listas en Neuquén, Mendoza y Santa Cruz (puede haber más novedades!) en las que participa el michelismo.Esta claudicación invalida completamente la caracterización que hacen de su lista nacional como de “oposición” y “clasista”.En el fondo esto es una engaña pichanga para atrapar incautos. Rompiendo Cadenas, que fue pionera en las alianzas con el michelismo en la pasada elección de la CTA Rosario también es parte de la movida de Neuquén y Santa Cruz, y a nivel nacional se abstiene; rara manera de “enfrentar a la burocracia”. La frutilla del postre es el llamado a la abstención del PTS y IS explicando que “no hay condiciones” de una lista “porque el PO hizo acuerdos con Micheli”.Pero compañeros: que les impedía hacer una lista con el Nuevo MAS, el Garrahan y otros sectores independientes, respondiendo así a la necesidad de los sectores antiburocráticos y clasistas de tener una opción alternativa al “falso clasismo del PO”?Nada se los impedía, salvo que prioricen en su política hacer seguidismo al PO para no poner en peligro el FIT. Llamamos a todos los compañeros que han decidido la abstención, a no hacerle el juego a la burocracia y votar a la única opción clasista, la Lista N°5.

La Lista N° 5 Carlos Fuentealba llama a los trabajadores nucleados en la CTA a votar por una opción que levanta la necesidad de pelear por una CTA clasista unificada para enfrentar el ajuste del gobierno K, barriendo de la dirección a todos los sectores que siguen opciones patronales.Basta de aliados como Buzzi de la FAA y los empresarios de la APYME.Basta de amigos como los políticos patronales del FAP.Basta de invitar a los radicales a los congresos de la CTA, verdugos de los trabajadores.No queremos en nuestras filas sindicatos de policías represores de las luchas obreras. Los invitamos a sumarse para propagandizar la lista, pasando volantes o con el boca a boca charlando con los compañeros.Tambiénaanotarse como fiscal para garantizar que las boletas del Lista N°5 esté en todas las mesas.Sumate a una lista de luchadores y activistas que quieren una nueva dirección para la central basada en las asambleas de base y no en los arreglos de cúpulas. Sumate a Lista N°5 para empujar por un paro nacional de 36 hs y un plan de lucha hasta derrotar el ajuste del gobierno.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb