Balance de las Asambleas Anuales del SUTEBA

 

Días atrás se realizaron las Asambleas anuales del SUTEBA. A cada distrito de la provincia miles de docentes asistieron a debatir y votar si apoyaban el balance anual de la Lista Celeste de Baradel o de la Lista Multicolor. Además se votaba la conformación de la Junta Electoral de cada distrito y luego la Junta que presidirá las elecciones provinciales del 2017.

En la mayoría de las 132 seccionales de la Provincia de Buenos Aires se impuso la Lista Celeste. Pero cabe una importante aclaración: la mayoría de esos distritos son pequeños en cantidad de docentes. Así, la Multicolor, que dirige una decena de seccionales, cuentan con alrededor del 30% del total de los afiliados que se acerca a los 100.000 docentes. Así presentados los datos pasamos a ver los resultados de los principales distritos.

En La Matanza la Multicolor perdió dos votaciones (la principal, que elige la Junta Electoral) y luego, ante la llegada de más afiliados, logró ganar el balance de la política gremial y la reforma de los estatutos. En La Plata también se dio una situación similar, pero al revés. La Multicolor ganó las dos primeras votaciones (quedándose con la Junta Electoral), pero perdiendo el balance de la política gremial. En Tigre, por otro lado, se impuso la Multicolor, al igual que en Ensenada, Quilmes, Bahía Blanca, Escobar.

Revés de la Multicolor en La Plata y La Matanza

Las asambleas de La Plata y La Matanza fueron las más masivas de la provincia, superaron con holgura las restantes. Más de 1000 en La Matanza y más de 500 en La Plata, configurando los dos principales distritos. Lo primero que hay que señalar es que fueron las asambleas de balance más masivas de los últimos años. Y esto, sin dudas, se debe al impulso a la participación que viene significado que al frente de estas seccionales esté la Multicolor. Es que el ejercicio permanente de la lucha, la realización de asambleas, de plenarios, de cuerpos de delegados, ha politizado a una importante franja de la docencia que ha se comprometido con la participación sindical. Muy contrastante con las Asambleas de los distritos dirigidos por la Celeste, de una baja participación y casi ningún debate sindical ni político. Es que ahí las asambleas casi no existen y la lucha, menos que menos.

Sin embargo, lamentablemente, en estas dos masivas Asambleas la Multicolor no logró ganar. Al contrario, se sufrió una derrota política que, de corregir el rumbo, puede ser sólo circunstancial. Veamos las razones de este hecho.

La principal razón de esta derrota hay que buscarla en la situación política nacional que “baña” todos los acontecimientos del país. El giro a la derecha general viene tiñendo los asuntos sindicales y políticos. Esto se ha traducido durante el año en la baja de la lucha docente en la provincia de Buenos Aires, pero también en gran parte del país. Nos referimos a que estamos transitando un “momento de reflujo” de la docencia producto de que aún anidan ciertas expectativas en el gobierno de Macri y Vidal. Expectativas que han llevado a una importante franja de compañeros a plantear que “hay que darle tiempo”. Sobre esta base de “expectativas” se ha montado la burocracia sindical de Baradel y el Frente Gremial para no impulsar ninguna lucha en todo el año. O sea: en lugar de apoyarse en los miles de docentes que están dispuestos a batallar contra la política de ajuste salarial de Macri, la Lista Celeste prefirió recostarse sobre la pasividad de otros miles. Así, al igual que la burocracia de la CGT, optaron por jugar a la gobernabilidad y dejar que Macri aplique su ajuste, su aumento salarial a la baja, el Operativo Aprender 2016, etc.

Por lo tanto, en términos general, sucedió lo que pasa cuando hay una baja de la lucha: se fortalecen las posiciones de la burocracia. De ahí que aun yendo cientos de docentes ligados a la Multicolor, la misma no logró imponerse frente al “aparato” de funcionarios que engordó las filas de la Lista Celeste. Bajo otra situación política el aparato de la burocracia se hubiese mostrado impotente y la docencia luchadora se hubiese impuesto. Por lo tanto, el fortalecimiento de la organización y de la lucha en el próximo período será clave para desbordar a la burocracia y derrotarla.

La política del PO en la encrucijada

Ahora bien, hay otras razones que se suman a la explicación de la derrota de la Multicolor en estas “neurálgicas” asambleas distritales. Y tiene que ver con la orientación política que viene primando en la Multicolor y que desde la Lista Gris hemos venido debatiendo durante todo el año. Nos referimos a la orientación que Tribuna Docente (Partido Obrero) le ha estado imprimiendo a la Multicolor en los distritos donde es dirección.

Se trata de una política que parte de no “actualizar” las nuevas coordenadas políticas que se viven en el país: para el PO el gobierno de Macri no está comandando un giro derechista en los asuntos políticos, sino que se trata de una mera continuidad del gobierno anterior. Claro que tanto Scioli, Cristina o Macri son variantes capitalistas, representantes de la clase dominante. Pero no todos los políticos burgueses son iguales y llevan a la práctica las mismas políticas. El de Cristina se trataba de un gobierno burgués de “contención” de las luchas sociales, mientras que el de Macri es un gobierno  burgués que viene a derrotar las conquistas que los trabajadores logramos mediante nuestras luchas. Es un gobierno reaccionario de cabo a rabo, conservador, fiel representante del imperialismo. Por lo tanto lo que es obligación para todos los luchadores es impulsar una política que parta de la necesidad de derrotar el ajuste del gobierno de Macri y todos sus ataques. Y no hay mejor manera de derrotar al gobierno y su ajuste que sobre la base de la máxima unidad de acción. Unidad de acción que significa que debemos luchar en las calles junto a todos los que se dispongan a hacerlo.

Pero durante todo el año, el Partido Obrero se negó a unificar las luchas contra el gobierno de Macri. El caso más elocuente fue cuando la dirección de las dos CTAs llamaron a la Marcha Federal. Allí asistieron más de 100.000 trabajadores, entre los que contaban miles de docentes que le exigieron mediante cantos el Paro Nacional a la CGT. Justo lo que los sectores de izquierda y combativos venimos exigiendo hace meses!!! Pero la política del PO (y a su rastra el PTS) fue la de negarse a ir junto a esos miles y en su lugar montaron un acto y marcha a unas cuadras. El divisionismo no podía ser mayor! En su lugar, desde la Lista Gris y otras organizaciones de izquierda nos retiramos y marchamos a Plaza de Mayo. Este sectarismo le está costando muy caro a la Multicolor. De lo que se trataba era de poner en pie una columna clasista y entrar a Plaza de Mayo con nuestra política!!! La de la exigencia del Paro Nacional y Plan de Lucha!! No la de cortarse solo sin dar la pelea en la misma lucha!

La Multicolor debe dar un giro en su orientación

Frente a este balance, la Multicolor debe tomar una decisión: si seguir con esta política divisionista y sectaria que plantea Tribuna Docente o dar un giro hacia una política que busque desbordar a la burocracia sindical dando la pelea en cada una de las luchas que se plantean. Al gobierno hay que enfrentarlo sin sectarismos y tendiendo un puente con la base que empieza a ver cómo Baradel, aunque se dice opositor a Macri, no es una alternativa de lucha para enfrentarlo.

El próximo desafío que tenemos planteado será la dura lucha por quebrar el techo salarial que Vidal tratará de imponernos en la paritaria. Será una prueba de fuego para fortalecer, a través de la lucha, las seccionales recuperadas del SUTEBA y sentar bases fuertes para defenderlas del intento de arrebato de la burocracia entreguista.

 

Lista Gris Carlos Fuentealba

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb