Municipio de Tigre-Prov. De Buenos Aires

¡FUERA EL COT! y destitución de sus funcionarios

Hace pocos días nos enteramos de un nuevo hecho de brutalidad en manos del COT (Código de Operación de Traslado). Empezó a circular por las redes un video en el que un inspector del COT, Héctor E. Sosa, golpeaba brutalmente a un trabajador por haberle simplemente pedido que corriera el patrullero para poder seguir trabajando. En los barrios ya se lo conoce al asesino de Sosa: fusiló, estando en la Bonaerense, a “Frente” Vidal en 1999 mientras levantaba sus brazos bajo la mesa de una vecina; en 2006, a Jonathan y Jorge con disparos en la espalda; y fue acusado hasta de violar a su hijastra. Este es Sosa y la (in)justicia burguesa que lleva años encubriéndolo.

La bronca e indignación no se hicieron esperar. Y a partir de una masiva reunión de distintas organizaciones, trabajadores, víctimas y vecinos, lanzamos una gran movilización a la Municipalidad repudiando la brutalidad sufrida, exigiendo la destitución de Sosa, Ferrari y Feijóo y haciendo a Massa/Zamora responsables del accionar represivo.

“No es un policía, es una institución”

La movilización tuvo una fuerza impresionante. Cientos en las calles que, pese a encontrarnos con la avenida vallada, gritábamos, agitábamos al ritmo de la batucada y copamos calles con un reclamo común: ¡CHAU COT! Para los que ahí estábamos y los cientos con quienes hablamos cotidianamente, la lucha no se reduce al juicio y castigo o destitución de algunos funcionarios, aunque sea importante lograrlo. La lucha se alimenta de saber que el COT es una institución represiva que no está al servicio de brindarnos ningún tipo de seguridad. Y que no hay reforma ni destitución posible que alcance, salvo su desmantelamiento.

La mentira que, en menor o mayor medida, logró imponer Massa, a nivel nacional, sobre su efectividad en materia de seguridad, es cotidianamente desarticulada en los barrios de Tigre. El reflejo de jóvenes y trabajadores por estas calles es que su función es perseguir, amedrentar, agredir, perseguir, buscar dónde sacar tajada: porque usamos gorra, porque estamos sentados en una esquina, porque sacamos una foto, por portación de cara, porque salimos a la calle a protestar y denunciar… esa es la función del COT… disciplinar, normalizar, meter miedo a fuerza de su impunidad.

Resulta muy progresivo que la movilización haya ido más allá de la destitución de los funcionarios y el repudio de la represión y plantear que no queremos más COT. Incluso, en varios sectores se empieza a procesar un cuestionamiento sobre la funcionalidad de las fuerzas represivas en general: “Que se vaya el COT, pero ¿y después? Si ya sabemos lo que es la Bonaerense…” Por eso, desde el Nuevo MAS, apostamos a que esta  experiencia permita servir a debates más estratégicos. Por eso también nos volcamos a todas las medidas de lucha que salgan para enfrentar su accionar. Porque confiamos en la fuerza de los trabajadores movilizados. En Tigre, esto se traduce en seguir sumando compañeros a las movilizaciones contra el COT, para que cobren masividad, porque es confiando en nuestra propia fuerza, que se organiza y copa las calles, como vamos a conquistar el FUERA COT y en hacer responsables a Massa y Zamora, quienes, a través de su brazo represivo, son garantes de la aplicación de las medidas reaccionarias del gobierno nacional y de su apuesta estratégica, normalizar las relaciones entre las clases, correr las relaciones de fuerza mucho más a la derecha. ¡A la tarea de frenar esta embestida reaccionaria es a la que hay que volcarse con todas nuestras fuerzas!

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb