“Como les digo a los compañeros gremialistas, y lo decía el general Juan Domingo Perón, la estrella polar del país debe ser la productividad”, sostuvo Mauricio Macri en la apertura del coloquio de IDEA (la mayor cumbre empresarial local). 

La productividad en términos empresarios es básicamente lograr mayores ganancias disminuyendo los costos. Y para los empresarios los principales costos, somos los trabajadores.

SanCor no es ajeno a los planes generales que tienen los sectores empresariales y el gobierno para los laburantes.

Hace tiempo que se viene anunciando por diversos medios la crisis que viene atravesando la cooperativa láctea. Algunos de los argumentos de esta situación son: primero la crisis del sector, sumada a la pérdida de ventas a mercadoscomo Venezuela, al cual se exportaba gran parte de la producción, además la quita de subsidios por parte del Estado, etc.

Con estos argumentos es que se decide la venta millonaria de una parte importante de la empresa, al grupo empresarial Vicentín. Los directivos de esta empresa salieron a declarar en diversas oportunidades a los medios que “en la cooperativa sobran aproximadamente 500 trabajadores”.

Y también con estos argumentos, los directivos de SanCor, deciden pagarles a los trabajadores sus salarios en cuotas, una parte hasta el 4 día hábil del mes y la otra parte durante el transcurso del mismo, o sea, cuando se les ocurra, dejando a los trabajadores con la incertidumbre de si cobran o no.

Y todo esto no sería posible sin la gran complicidad de los directivos del gremio lácteo (ATILRA), que con los mismos argumentos de los empresarios, manifiestanque “hay que cuidar las fuentes de trabajo”, “no hay que joder mucho porque la empresa no tiene plata”, “que si la empresa está en terapia intensiva no vamos a ser nosotros los que le quitemos el respirador artificial”. Declaraciones que tratan de meter miedo por abajo, para que los trabajadores se entreguen atados de pies y manos a los planes de flexibilización y de ajuste de los empresarios.

Pero producto de un gran activismo, con mucha tradición de lucha y de delegados independientes de la conducción del gremio, esos tipos de argumentos no pesan demasiado. Hace unas semanas la empresa se venía retrasando con el pago de los haberes y los trabajadores lograron mediante asambleas y la toma de planta, que la plata aparezca y se efectúen los depósitos correspondientes. Logrando un triunfo importantísimo, poniendo al descubierto que la plata está, y que con la organización y unidad por abajo, utilizando los métodos históricos de lucha, se pueden derrotar los planes de ajuste de los empresarios y el gobierno.

Hace unos días también se logró, mediante paros y amenaza de toma de planta nuevamente, que los directivos de Vicentín se comprometan hacerse cargo de los pagos de los salarios de todos los trabajadores en tiempo y forma. Este es otro espectacular triunfo.

Pero no hay que quedarse tranquilos, ni tener confianza en estas promesas empresariales, ni de SanCor, ni de Vicentín. Los planes de flexibilización laboral, de aumento de  los ritmos de producción, de recorte de las conquistas, incluso de  avanzar sobre los puestos de trabajo, siguen estando en carpeta.

No hay que dormirse,habría que seguir apostando por la organización independiente y los métodos de lucha que vienen siendo efectivos. Sumando a todos los compañeros, preventistas, repositores, trabajadores de las otras plantas, como la de Sunchales, y demás organizaciones políticas y sindicales. Y así lograr una gran lucha nacional contra los planes de ajuste y miseria de los empresarios y el gobierno.

Corresponsal

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb