La mirada en perspectiva nos permite valorar con mayor justicia ciertos acontecimientos: un hecho como la toma de la empresa Fiat Auto en 1996, se transforma en un conflicto bisagra, histórico, donde los trabajadores del viejo movimiento obrero dieron, tal vez, su “última batalla” a los nuevos métodos de trabajo, recuperando sus antiguas tradiciones de lucha, con odio antiburocratico, recuperando las asambleas y las tomas de planta como sus formas de resolución y lucha que los identificó.

Esa mañana de septiembre de 1996 será recordada como un hito en la recuperación de la memoria de los trabajadores de la industria automotriz. Frente al ataque feroz de la patronal, hubo una respuesta a la altura de las circunstancias, apoyada en la fortaleza de todos los compañeros, de una numerosa cantidad de activistas, como el Mago Placereano, el gordo Corti, Carlos Gallo, Roberto Ramos, Moyanito, nuestro compañero la Mula Mulhall.

Recordando esa histórica toma reproducimos parte de la intervención de Eduardo Mulhall, en la mesa sobre movimiento obrero en la Jornada del Pensamiento Socialista que realizamos el último 14 de agosto:

“(…) El gobierno de Menem siembra con sus medidas el propio proceso que luego se daría de recomposición de los trabajadores. Pero antes de meterme ahí quiero contar una lucha, una anécdota, tal vez el conflicto más importante durante el menemato que dieron los trabajadores.”

“(…) Menen también logra algo que no se había logrado hasta el momento, que es la desaparición del viejo movimiento obrero, que desaparece junto con la desindustrialización y la privatización. El viejo movimiento obrero era trabajo en blanco para todos los trabajadores, no había trabajo en negro, ni eventual, no existía la flexibilización laboral, el convenio colectivo si vos eras oficial electricista hacías el trabajo del oficial electricista y si no te ponían un ayudante no trabajabas, no te mandaban a limpiar, a hacer de mecánico, electricista y la producción, no tenías como hoy horario flexibilizado, turnos americanos que no te pagan las horas extras. Eso es parte de las conquistas que tuvo el viejo movimiento obrero que necesita la patronal reventar para poder avanzar en los planes de explotación que significó el neoliberalismo y Menem vino a hacer eso.”

” (…) En la toma de Fiat el viejo movimiento obrero actuó como siempre lo hizo, saliendo a defender su convenio, su salario. (…) Porque la patronal en acuerdo  con la burocracia de la UOM y el SMATA  atacaron juntos el convenio  metalúrgico  laudo 29 que en ese momento teníamos en la planta Cormec (luego se pasaría a llamar Fiat Auto), e intentaron meter  la flexibilización laboral brutal, reducirnos el salario de 8$ a 2$, la hora de comedor y del mate, sacar todos los tiempos muertos de las líneas, era un ataque brutal en todos los términos, cambiarnos al convenio de SMATA  (era una burocracia más fuerte)”.

“Yo he vivido varios conflictos pero ese fue uno de los más importantes que participé (…) Por la reacción de los trabajadores, por la recuperación de la disposición a la pelea, de años y años de silencio y persecución por parte de la patronal y la burocracia de la UOM y por sobre todo por ir más allá del orden que amordaza a los trabajadores.”

“Fue la recuperación de pelear en forma independiente a través de asamblea contra la burocracia, ante la bronca y la indignación, votar salir a buscar a los delegados que nos habían entregado, ir a las casas, pintárselas, porque eran los traidores que tenía el movimiento obrero de Córdoba. No podían pisar los almacenes o los supermercados porque eran abucheados y sacados a patadas, cargábamos los autos con compañeros para ir a buscarlos. Recuperamos utilizar la agresión física contra los entregadores que estaba abandonada en la memoria de los trabajadores. (…) Estuvieron dos meses desaparecidos de la ciudad de Córdoba, hasta vino el Secretario General de la UOM y se lo echó a patadas, vinieron del SMATA y se les negó el derecho a representarnos.”

“Formamos un sindicato propio independiente, el SITRAMF (Sindicato metalmecánico de Ferreyra). Fue una experiencia que duró poco, cuando las condiciones generales no acompañan las experiencias son temporales, pero formamos ese sindicato porque hubo una necesidad de dotar con una nueva dirección ese proceso, eso es la subjetividad porque fue una experiencia que acompañaron todos los trabajadores. Entonces cuando hablamos de la subjetividad es a eso a lo que apuntamos: a salidas independientes con el ejemplo y también en la cultura. Teníamos un periódico semanal y se hacía con la participación de los compañeros, te decían lo que estaba pasando en la línea, hacían caricaturas con lo que sucedía en las líneas. Era un sindicato que funcionaba con aportes voluntarios, no éramos más delegados, cambiamos de nombre a “representantes de línea” y eso por el odio a la burocracia.”

“Hay otra característica profunda de este conflicto y tiene que ver con un elemento que reventaron de la conciencia de los trabajadores las burocracias: la estalinista, la socialdemócrata, la peronista, todas las burocracias, que es la solidaridad internacional entre los obreros. En este conflicto se intento retomar estas tradiciones, hubo solidaridad de la Fiat de Brasil y la de Uruguay, hicimos un acto después de la votación donde asumimos como comisión directiva junto a los representante gremiales de la comisión interna de la planta de FIAT Curitiba, de la PIT CNT de Uruguay y la CUT de Brasil en las puertas de la fábrica y con las delegaciones de la fabricas de la zona, un verdadero acto de la clase obrera.”

“Fue un conflicto en el que los trabajadores pensaron en ir más allá del propio alambrado. Los métodos de lucha como las tomas eran muy audaces, desde el conflicto de la Ford en 1985 no sucedían y era así porque fue la respuesta que necesitaron los trabajadores para tratar de frenar semejante ofensiva, por eso fue un conflicto muy avanzado.”

“Terminó en una derrota importante con la segunda toma porque la patronal necesitaba desterrar esta nueva experiencia.  Nos echaron a todos los viejos trabajadores, echaron a toda la conciencia acumulada que tenían los trabajadores de Fiat, obvio que empezaron con un grupo de 11, a la semana éramos 42 y en el plazo de siete meses echaron a 1700 viejos trabajadores, mientras contrataban trabajadores nuevos“.

“Fue un conflicto bisagra entre el viejo y el nuevo movimiento obrero que contradictoriamente permitió mantener un hilo de continuidad, en las asambleas y en el profundo odio antiburocrático que desde el 2001 recorre a la recomposición obrera y la vanguardia de los numerosos conflictos de la Argentina. “

“Al recordar la toma de FIAT no lo hacemos en tono nostálgico, sino que son experiencias que deben servirnos para enfrentar mejor los planes de ajuste actuales.”

“Hay una nueva generación obrera que entró a trabajar en las condiciones del trabajo de hoy, flexibilizado, tercerizado, pero la nueva generación obrera entra en esas condiciones y viene a hacer una experiencia con esas condiciones. No está derrotada y esa experiencia son los sin número de conflictos que hubo durante todo estos últimos años y esas experiencias de lucha y organización, significa que va construyendo su conciencia. Nuestra organización, el Nuevo MAS quiere una recomposición de la clase obrera que tenga un carácter independiente, clasista, auto organizado. (…) Y hay otros sectores que quieren llevar ese proceso de auto organización a posiciones posibilistas de buscar solo lo que se puede en este momento, ir a través de sindicatos amigos, y condenan la libre organización de los trabajadores, la auto organización, para ponerle de esa forma un freno a ese desarrollo.”

“Nosotros apostamos, así como se hizo en Fiat, a la libre organización, a la auto actividad de los trabajadores para que de conjunto se pueda dar una salida no solo para los trabajadores mismos sino para el conjunto de la sociedad…”

Queremos dedicar esta nota al gordo Corti, un entrañable compañero de lucha recientemente fallecido a los 52 años, luego de padecer una terrible enfermedad, de la que nunca dejo traslucir su dolor. Fue uno de los principales dirigentes que tuvo la toma de Fiat Auto y la experiencia del SITRAMF. Desde el Nuevo MAS siempre te recordaremos en el alambrado de la fábrica junto a   tus compañeros.

 

Nuevo MAS Córdoba

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb