Quiero decir que en esta tarde no me estoy dirigiendo a todas las autoridades que están acá presentes. Quiero hablarle a los trabajadores, las trabajadoras, los usuarios que son los reales afectados de este descomunal tarifazo. Antes de eso quiero denunciar esta audiencia, supuestamente pública, porque es una farsa, acá no están pudiendo expresarse ni siquiera los miles que se han anotado, no está siendo televisada por los canales abiertos para que acceda el conjunto de la sociedad. Más que una audiencia pública, esta es una audiencia clandestina y acá la sociedad, cuando salió a la calle con los cacerolazos, exigió un debate y no una farsa en la que vengan todos los empresarios a desfilar y a explicar cómo quieren imponer este ajuste.

Quiero decir que lo que el ministro ha expuesto el viernes no es un aumento gradual. Es brutal, es la dolarización del precio del gas, cuando ya están diciendo que viene una nueva devaluación, así que no confíen en el plan de Aranguren porque esto va a implicar cientos de miles por ciento de aumento, no es nada lo que viene el primero octubre si logran dolarizar el precio. Quiero decirle al ministro, aprovechando que está acá, que sabemos muy bien que no representa a los usuarios sino a los empresarios, no sólo porque es accionista sino por un problema de concepción: está al servicio de los de arriba. Los que vemos el mundo desde abajo, los que representamos y defendemos a los que no tienen nada,cuando vemos los  servicios  públicos vemos derechos, ustedes ven ganancias, ustedes ven empresas, ustedes ven esa frase de que “las cosas hay que pagarlas”. Hablamos de la calidad de vida de una sociedad, hablamos del frío en un hogar, hablamos de la muerte de niños y  abuelos por los inviernos crudos mientras se llevan todo a sus bolsillos.

Escuchamos también a los empresarios prácticamente llorar, que funcionaban a pérdida, diciendo que inclusive había vientos fuertes en las plataformas que hacían difícil su trabajo y tarea. Expliquen por qué si es tan difícil y tan mal negocio, la TGS[1] repartió noventa millones los últimos años en dividendos, por qué los Bulgheroni compraron  un treinta por ciento de la empresa por 7500 millones de dólares, si la energía, el petróleo y el gas dan pérdidas.

Acá hay dos visiones muy claras: la de los empresarios que quieren hacer un negociado a expensas del pueblo argentino y de los trabajadores, y los que piensan que es un derecho y hay que defenderlos. Desde ese punto de vista no hay salida con el plan de Aranguren, no hay salida con la propuesta del macrismo. La única salida para realmente transformar la matriz energética argentina y que haya posibilidades de producción real, que haya crecimiento real, es si las empresas de gas y de petróleo son nacionalizadas. Sé que les causa escozor escuchar esto porque ustedes son los privatistas de los noventa, los neoliberales. Nosotros sabemos que la sociedad argentina, sus trabajadores y sus usuarios son los únicos interesados en que se produzca efectivamente más energía, ustedes sólo quieren hacer este ajuste para llevarlo a sus bolsillos. Esa es la perspectiva que vamos a defender y seguiremos en los cacerolazos mientras ustedes hagan audiencias clandestinas. Dicen que la calle no es la forma, pero es la única que nos dejan cuando nos quieren quitar derechos y quitarnos un futuro digno. Muchas gracias.

[1] Transportadora de Gas del Sur

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb