Este lunes 19 de septiembre la planta de SanCor Córdoba Capital amaneció ocupada; los trabajadores en forma resuelta habían decidido en asamblea tomar la planta y paralizar las tareas.Esta medida se da porque vienen cansados por las múltiples deudas y las postergaciones en el pago, que la empresa se escuda en la crisis lechera para hacerle pagar el pato a los obreros.

Los trabajadores de SanCor Córdoba tienen una larga trayectoria de lucha, ya el año pasado por el pago en  cuentagotas, se hartaron y les  dieron tres meses para normalizar el salario, al no cumplirlo, se produce una toma que dura aproximadamente diez días hasta que logran la normalización. Por supuesto la conducción de ATILRA en ese momento tiró para atrás.

En este proceso de lucha aquellos compañeros que condujeron esa medida son electos como los nuevos delegados desplazando a los anteriores.

Hay que decir que en todo este último tiempo la empresa SanCor, producto de la crisis, no sólo vendió sus fórmulas de leches especiales en sumas millonarias a las multinacionales, recibió grandes pagos de Venezuela, sino que también millones y millones de pesos de la empresa Vicentín que se quedó con la línea de yogures y postres.  Ante esta realidad y con el conocimiento y la indignación de ser el último orejón del tarro, en asamblea los trabajadores decidieron tomar la planta, porque sabían que sólo medidas contundentes posibilitarían doblarle el codo a la empresa.

Luego de negociaciones en el Ministerio de Trabajo resuelven levantar la toma pero continuar con paro de tareas en los turnos correspondientes, hasta que llegan a un acuerdo de un pago del 70% y otro de 30% desdoblado y levantan la medida a las últimas horas del mismo lunes.

Este triunfo de los compañeros los fortalece para enfrentar el rumor de los despidos que se siente en los últimos tiempos de ajuste de Macri y en la industria láctea en particular.

Lo de los trabajadores de SanCor es significativo, es la recuperación de las mejores tradiciones del movimiento obrero, como un cuerpo de delegados que seapoya  en la democracia obrera, en la asamblea, como único método para resolver cada paso que dan y con una medida como la toma de la planta que paraliza la producción y la distribución, atacando así directamente la ganancia capitalista y de esa forma resolver el conflicto.

Esto demuestra que la clase obrera va a dar pelea a los planes reaccionarios y de ajuste que quieren imponer los empresarios y el gobierno de Macri.

Corresponsal

(Ampliaremos)

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb