EL ÚNICO ESCÁNDALO ES EL SUMARIO DE LA UBA –

 

Increíblemente (o no tanto), a diez años de la sanción de la Ley de Educación Sexual Integral, una charla sobre aborto en una escuela secundaria no sólo aparece como noticia escandalosa en los medios sino que provoca un sumario administrativo de parte de las autoridades de la UBA, que indicaron: “Dado que ha trascendido que la temática original se derivó hacia información sobre métodos abortivos a estudiantes de primer y segundo año, la Secretaría de Educación Media de la UBA ha dispuesto la instrucción de un sumario administrativo a fin de determinar las responsabilidades correspondientes entre el personal directivo de la Escuela y los docentes a cargo”. Agregan que la Secretaría instruyó al rector del Carlos Pellegrini a que se realice un taller sobre esa temática, “en el marco de la Ley 26.150 – Programa Nacional de Educación Sexual Integral, dirigido a los alumnos que han participado de la precitada charla, el cual deberá estar a cargo de profesionales de la salud capacitados a tal fin”.

Entonces, ¿por qué el sumario? ¿Cómo se da educación sexual de verdad sin hablar del aborto? Y a la hora de hablar de aborto, ¿quiénes son los profesionales “capacitados para tal fin”?

Las Rojas siempre enfrentamos la posición de “aborto seguro en casa” que sostiene Nuevo Encuentro, porque consideramos que hay que pelear por aborto legal en el hospital, cualquiera sea el método que se utilice, y porque el concepto de que la casa es un lugar seguro para tener un aborto sólo se le puede ocurrir a gente que no tiene la más pálida idea de la realidad doméstica de la inmensa mayoría de las mujeres. Pero defendemos a muerte el derecho y la necesidad de que este debate se dé en las escuelas y que las pibas y pibes se hagan parte conciente de él. Y defendemos también que la “capacidad” para hablar del tema no depende sólo de los saberes médicos sino de defender a conciencia el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo, por eso reclamamos educación sexual laica, científica y feminista.

Los centros de estudiantes deben repudiar el sumario que les quieren hacer a las autoridades del Pellegrini y denunciar a las autoridades de la UBA como cómplices en la clandestinidad del aborto y en la nula aplicación real de la ESI.

Dicho esto, algunas declaraciones de los involucrados en la charla nos llamaron la atención. El rector del Pellegrini dice que el colegio “lleva adelante en forma institucional la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral a través de un plan que incluye desde hace varios años la capacitación docente, contenidos curriculares en las materias afines, talleres extracurriculares para todos los alumnos y diferentes acciones con la comunidad”.

El consejero escolar Ignacio Nira, en cambio, explica que “La ley de Educación Sexual Integral no se aplica en la currícula, por lo tanto son docentes con buena voluntad los que ocupan horas de clases para hablar con los alumnos o lo hacemos a través de charlas que organizamos desde el Centro”.

¿En qué quedamos, se aplica o no se aplica? Sospechamos que la situación en esta escuela es parecida a la de todas: la capacitación docente, si está, es fuera del horario de trabajo del docente, y eso hace difícil capacitarse porque todos trabajan doble turno; no hay currícula específica sino “contenidos curriculares en materias afines”, o sea que queda en las posibilidades y deseos de cada docente el poder meter algo de educación sexual en medio del programa de otras materias; lo demás es a voluntad de “la comunidad”. Esta es, justamente, la suma de situaciones que hacen que la ESI exista sólo para una pequeña minoría y su carácter de ley nacional haya servido sólo para propaganda del gobierno K.

Párrafo aparte merece la arrugada de Sabbatella, que en lugar de reivindicar la charla de su agrupación como parte de la pelea por la legalización del aborto, salió a “autocriticarse” por haber puesto la foto de Cristina cuando ella está en contra del aborto legal.

Y el consejero estudiantil Ignacio Nira se ganó el otro párrafo aparte, al declarar que la charla no fue sobre métodos abortivos sino “para debatir las cuestiones políticas y culturales que impiden que se legalice”, porque en ese rubro, agrupaciones como Nuevo Encuentro se llevan las palmas: si hubo una cuestión política y cultural que ayudó a que no se legalizara el aborto fueron corrientes como esta, que disciplinaron a un montón de gente que está a favor bajo las órdenes de una dirección política que está en contra, el Frente para la Victoria-PJ.

Llamamos a estudiantes y docentes a repudiar las apretadas de la gestión de la UBA y del gobierno y a luchar por la aplicación real de una educación sexual laica, científica y feminista en la escuela pública, y por aborto legal en el hospital.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb