Una importante marcha organizada por la Multisectorial recorrió el centro platense en la noche del pasado miércoles 24 contra la liberación del genocida Etchecolatz bajo la figura de “arresto domiciliario”. Fue la cuarta manifestación en pocos días para que el segundo de Camps durante la dictadura se pudra en la cárcel.

La marcha se dio en el marco de una nueva reafirmación del gobierno de Macri de su política de liberar a los genocidas, esta vez en boca de Marcos Peña, jefe de gabinete, quien justificó los fallos que se amontonan para darle domiciliaria, al señalar que la ley le permite a los mayores de 70 años recibir ese beneficio y “debe cumplirse”. Ya cansa abundar sobre la lista de pasos del gobierno en esta política, que por enumerar sólo algunos incluyó traer al jefe del imperialismo norteamericano Obama al país para el 24 de marzo, señalar como “guerra sucia” al genocidio de la dictadura, poner en duda la cantidad de desaparecidos, el intento de llevarse en un patrullero a Hebe de Bonafini, y un largo etcétera.

Pese a la importancia que tiene la pelea en curso para evitar que la Cámara Federal confirme la domiciliaria y se haga efectiva, aún no se puede lograr la más amplia unidad de acción para doblarle la mano al gobierno y la justicia. De hecho, durante esta semana hubo dos marchas distintas: el lunes la de los K, y el miércoles la de la izquierda.

Se había avanzado en un camino de unidad de acción en una reunión en la CTA autónoma, pero tanto desde algunos sectores K, por un lado, como por el FIT y el PCR del otro, son un freno para cristalizar en un espacio unificado para golpear con un solo puño contra la liberación de Etchecolatz. Unidad por otro lado, que sí se promueve en algunos lugares de trabajo como la Secretaría de Derechos Humanos, que moviliza masivamente a Tribunales en cada cita, o en el movimiento estudiantil.

El debate se vio con más claridad en la discusión sobre la marcha a diez años de la desaparición de López en la Multisectorial, donde desde el Nuevo MAS planteamos hacer eje en frenar la avanzada de Macri contra los derechos humanos, a lo que se opusieron el FIT y el PCR, que plantean una “continuidad en la impunidad”. Cuando Patria Grande propuso que la consigna plantee contra la profundización de la impunidad, lo que no niega la responsabilidad K, pero remarca la avanzada reaccionaria actual, el FIT fue quien más fuerte se plantó por la negativa. El PCR y otros estaban dispuestos a reveer su posición.

Lo insólito del argumento, tanto del PTS como del PO, es que derrotar en las calles a Macri puede ser funcional a los K, típico argumento con el que corrientes de conciliación de clases como el PCR se borraron en el Argentinazo, o del paro general contra el Rodrigazo en los 70, pero insólito de corrientes que se reivindican trotskistas. Paradójicamente, coinciden con el peronismo en evitar frenar y derrotar a Macri en las calles y vivir de campaña electoral, sembrando expectativa en las urnas.

Amparados en la especificidad de la desaparición de López, en lo que los K tienen absoluta responsabilidad por encubrimiento de las fuerzas represivas, llegan al punto de negar que incluso en esta causa, la liberación de Etchecolatz es un salto en la impunidad de la desaparición. Al mismo tiempo, dejan de lado la avanzada más general contra los derechos humanos.

Desde el Nuevo MAS, junto a la CTA autónoma y Patria Grande, dirección de la FULP, planteamos que se podía trabajar en una marcha unitaria, y en un acto propio de la Multisectorial, sin bajar nuestras críticas al kirchnerismo por su responsabilidad en la desaparición de López. Pero, por ahora, se sigue en un camino que no parte de los intereses de la lucha, sino de un sectarismo a espalda de las necesidades de la lucha democrática. De hecho, en la Multisectorial ni siquiera se discutió una posición de repudio al intento de detención de Hebe de Bonafini.

Constituyamos ya un espacio unitario para que no liberen a Etchecolatz. Por marchas multitudinarias a 40 años de la Noche de los Lápices y a diez de la desaparición de López.

 

Ariel Orbuch

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb