por José Luis Rojo “La huelga activada ayer por la CGT, la tercera desde que Macri es presidente, no será una nota al pie en la historia de las medidas sindicales contemporáneas. Fue sin dudas el primer paro general desde la crisis del 2001 que logró la adhesión de casi todo el abanico gremial, y que sirvió como válvula de escape para que sectores sociales no sindicalizados expresen su descontento”...

  • IzquierdaWeb