Hace tres meses atrás, el asesinato de Pablo Kukok de 18 años, en manos del suboficial Luis Chocobar, profundizó el giro de la política represiva del gobierno nacional. El mismo presidente, Mauricio Macri, le abrió las puertas de la casa rosada a Chocobar, garantizándole públicamente su apoyo. Esto instaló una nueva doctrina represiva del gobierno, dando lugar a una serie de asesinatos en manos de las fuerzas represivas del...

  • IzquierdaWeb