por Diego Marcos Hace ya un año, Rodrigo Correa (14) volvía a su casa luego de jugar a la pelota. Se bañó, saludo a su familia y salió con los amigos a caminar por su barrio, Billinghurst. A un par de cuadras de su casa se cruzó con Hugo Pos, oficial del GAP con un prontuario de excesos y “rebeldía” en esta fuerza, según le contó la fiscal de la...

  • IzquierdaWeb