Este miércoles se llevó a cabo la Audiencia Pública en el Tribunal Oral Federal (TOF) Nº1 que la fiscalía llamó para evaluar si llevar a juicio oral al líder de la agrupación neonazi FoNaa (Foro Nacional Patriótico), Carlos Gustavo Pampillón. A días del juicio la defensa de Pampillón pidió una Probation para pagar por los daños que hicieron al paredón del Centro de Residentes Bolivianos, con una pintada que decía “Fuera Bolivia de Salta. La patria no se negocia, ojo… arderá el escarmiento. FONAPA, viva la patria carajo”, además de quemar su portón, y al monumento de Memoria, Verdad y Justicia, ubicado en la entrada de la Base Naval de Mar del Plata (ex Centro Clandestino de Detención).

Vale aclarar que este juicio era solamente por estos dos delitos, ya que para la Justicia “no hay suficientes pruebas” para demostrar que Pampillón es el responsable intelectual de los ataques de Bandera Negra (otra agrupación neonazi de la ciudad) contra activistas LGBT, mujeres trans, militantes, agresiones contra compañeras durante el Encuentro Nacional de Mujeres. Luego de la enorme movilización del 15 de Diciembre, donde participaron miles de personas y organizaciones de todos los colores, se logró la detención de seis de los integrantes de Bandera Negra; entre ellos Alan Olea, yerno de Pampillón.

Luego de la audiencia, que tuvo la presencia de representantes de la comunidad boliviana y de Sonia Rawiki, la directora municipal de Derechos Humanos, y con las agrupaciones concentrando afuera, los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Néstor Parra dijeron que darían lugar al pedido de Probation de la defensa. Pero a cambio, Carlos Pampillón, el neonazi que escrachó el monumento de Memoria, Verdad y Justicia de la Base Naval y que discriminó a la comunidad boliviana con una pintada racista, debería “dejar su actividad en el FoNaPa por tres años” y… cursar Derecho Constitucional en la facultad Derecho de la UNMdP. O sea, lo mandan a leer… “Un tarro de pintura no vale nuestra dignidad como bolivianos”, expuso Milena Nava Solís, secretaria del Centro de Residentes Bolivianos. Los jueces actuaron como si hubiesen sido simples daños materiales que se solucionan con plata y no ataques ideológicos xenófobos y pro-dictadura, además de los incontables delitos por los que no se lo juzgan.

Es necesario salir a luchar con la mayor unidad de acción, como hicimos en la primera y masiva marcha contra el fascismo en diciembre pasado, para exigir cárcel a Pampillón y marcar un precedente para los próximos juicios que se vienen contra Bandera Negra.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb