El domingo pasado realizamos nuestra I Jornada del Pensamiento Socialista, una iniciativa que no tiene casi antecedentes entre las corrientes de izquierda en nuestro país.

La Jornada fue un éxito rotundo: los más de 1000 compañeros y compañeras que participamos provenientes de varios lugares del país, nos fuimos con ganas que venga la segunda Jornada, que realizaremos en el 2017 alrededor del cien aniversario de la Revolución Rusa.

La idea de llevar adelante esta Jornada del Pensamiento Socialista la tomamos de la experiencia de las organizaciones del trotskismo europeo, pero no ha sido replicada mayormente por los partidos de la izquierda en nuestro país, la que a partir de ahora pretendemos desarrollar anualmente.

La realidad es que no sabíamos cómo iba a resultar la Jornada. Un día domingo, de un fin de semana largo, en una actividad sin mayores antecedentes para una organización partidaria.

Y la verdad es que la Jornada salió fantástica: realizamos tres paneles -¡una verdadera locura!- a lo largo de un solo día, todos a sala llena –no todo el mundo se quedó a todos los paneles, hubo una rotación del público según el interés de cada uno-, a lo que le agregamos por la noche una fiesta de nuestra juventud partidaria, que también estuvo espectacular. Y esto sin olvidarnos de la trasmisión on line de la Jornada, que le agregó cientos de asistentes a la misma vía la web, incluso de varios países.

Además, montamos una serie de atractivos paralelos como la librería, la mesa de Las Rojas, una sala donde se proyectaron cortos y videos, un buffet, etcétera.

Sobre el contenido de la Jornada, la idea fue combinar elementos políticos con otros más estratégicos. Es que por el tipo de evento que llevamos adelante, y por la necesidad de la formación de las nuevas generaciones militantes (tanto estudiantiles como obreras), apostamos a intercalar elementos de análisis y políticos con otros de carácter programático y estratégico, una combinación que se resolvió muy bien en el conjunto de las actividades del día.

Acerca de la composición de la asistencia, hubo un fuerte componente partidario, pero también un alto porcentaje de asistentes independientes a los que les interesaron los temas presentados, esto por no dejar de subrayar que junto con una composición mayoritariamente juvenil, se expresó un valioso componente de trabajadores, de representantes obreros de distintos gremios y lugares de trabajo (desde los compañeros de Zanón, pasando por los del Neumático y toda una serie de gremios industriales, docentes y estatales).

Claro que estuvo el plus, además, de la participación de Claudio Katz, Pablo Bonavena y Hernán Camarero, los que con su disposición y actitud fraterna contribuyeron a llenar de contenidos la Jornada.

La Jornada arrancó pasadas las 11 horas con el panel de las compañeras de Las Rojas, donde se destacó la intervención de Inés Zadunaisky, con un raconto programático del significado del feminismo socialista, así como la riquísima intervención de los otros tres panelistas (Natalia Ruiz, Marina Hidalgo Robles y César Rojas), los que abordaron nuestra posición abolicionista respecto de la prostitución, los antecedentes legales en torno a la pelea por el aborto no punible, así como la pelea de las minorías LGTBI.

Posteriormente, pasadas las 14 horas, vino el panel del movimiento obrero, el que despertó enorme interés. En el mismo, Hernán Camarero hizo una serie de consideraciones metodológicas para el abordaje de la historia del movimiento obrero argentino, así como las fases de la misma. En una intervención con mucho sentimiento, Jorge Ayala explicó su experiencia de cómo se hizo socialista, al tiempo que Eduardo Mulhal y el “Chino” Heberling aportaron elementos acerca del proceso de la recomposición obrera y la actual coyuntura bajo Macri.

Finalmente, en una conferencia de cierre a sala llena, luego de horas de presentaciones y debate, y posteriormente a un esperado saludo de Manuela Castañeira, Martín González Bayón, Pablo Bonavena, Claudio Katz, Marcelo Yunes y Roberto Sáenz contribuyeron a presentar elementos sobre el estado de la lucha de clases internacional y la actualidad de la pelea por el socialismo, yendo más allá de la coyuntura y recuperando aspectos de la experiencia estratégica del siglo pasado, en los que se destacó la importancia de la centralidad de la clase obrera para que la revolución y el proceso de la transición sigan un curso realmente socialista.

En definitiva, todos nos fuimos de la Jornada con un conjunto de pensamientos y reflexiones en la cabeza y esperando ansiosamente que pase el año para que venga la Segunda Jornada del Pensamiento Socialista, claro que viendo primeramente cómo llevar a la práctica los intercambios que tuvimos en la Jornada del 14 en la lucha de clases de todos los días.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb