–¿Qué impresión te da esta movilización a cuarenta años del golpe militar?

–Creo que es una movilización enorme. Si bien hoy hay dos marchas, una del kirchnerismo, que ha negado la posibilidad de hacer una marcha unificada contra el macrismo, es una jornada nacional contra el nuevo gobierno. Creo que hoy se está expresando, posterior a la visita de Obama, tanto globo amarillo y festejo por el recibimiento del imperialismo, la verdadera realidad de la clase trabajadora y el pueblo en general que reclama por derechos democráticos, que reclama por que se vaya Obama de la Argentina, que se termine la criminalización de la protesta social, que se termine el protocolo represivo (mal llamado antipiquete), que se terminen los despidos. En definitiva, pararle la mano a Macri y pararle la mano al ajuste.

–¿Qué lugar ocupa la visita de Obama en esta agenda?

–Creo que Obama viene a hacer una gira triunfal en Latinoamérica para marcar este nuevo momento de gobiernos más reaccionarios en la región, y quiere aprovechar eso. El macrismo también lo aprovecha en el sentido cipayo, en el sentido de sometimiento a los yanquis en general. Hace dos semanas se dio media sanción al usurero y fraudulento pago a los acreedores y los fondos buitre.Obama viene no casualmente en esta fecha, viene a lavarle la cara al imperialismo yanqui. Por más que sea un presidente negro, sigue siendo el presidente de una potencia imperialista opresora, así que no tenemos ninguna alegría de que Obama esté en Argentina y menos con los términos de relaciones que el macrismo quiere establecer con el imperialismo. Quiere imponer los Tratados de Libre Comercio, imponer más pago a los fondos buitre, imponer una relación de opresión de Estados Unidos hacia Argentina.

–¿Qué respuesta tenemos que dar los trabajadores y los sectores populares de conjunto a este ataque?

–La respuesta se empieza a ver hoy con la masividad de esta movilización y la jornada de ayer contra la llegada de Obama a Argentina. Creo que es importante porque Argentina tiene un activismo, una tradición de lucha enorme y eso no deja de existir porque nos gobierne Macri. Esta respuesta tiene que ser en la calle. No confiamos en la falsa oposición verbal del kirchnerismo en el Congreso, cuando en realidad está apostando totalmente por la gobernabilidad.

–¿Qué política debe darse la izquierda en este contexto?

–Hay mucho trabajador confundido “dándole tiempo” a Macri y hay que pincharle el globo y para eso hay que unificar a la izquierda. Y la verdad es que venimos con un debate muy grande con el FIT, porque creemos que no están haciendo las denuncias al macrismo que deberían hacer. No están viendo la situación y lo reaccionario de este nuevo gobierno, tienen mucha confusión los compañeros. El Partido Obrero se dedica más a criticar al kirchnerismo, que ya no está en el poder, que al propio macrismo, y por tal motivo han sido capaces de romper el Encuentro Obrero en Racing. Un verdadero y flagrante error, porque no se están dando la política de preparar a los trabajadores para enfrentar este gobierno. En este momento, más que unificar, el Frente de Izquierda es una  máquina de dividir, así que esperamos que los compañeros recapaciten y reorienten su posición para dar una pelea común con el conjunto de la izquierda contra el gobierno de Macri.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb