Encuentro Macri-dirigentes sindicales

 

“Del espanto” y… algo más. Como una amable reunión de negocios de los CEOs, en este caso de los principales sindicatos que nuclean a los trabajadores de la industria y la actividad privada, se sentaron a dialogar con el gobierno sus principales referentes.

¿Dialogar? Es una forma de decir. Como de esa reunión no salió ninguno de ellos ni con un susurro de crítica, enojo, disgusto, preocupación, suponemos lo que repitieron al unísono desde Venegas hasta Caló: “Sí, mi amo”.

Por esa razón Luis Barrionuevo sinceró la cuestión: “El titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo, aseguró hoy que durante la reunión de los sindicalistas peronistas con el presidente Mauricio Macri ‘no se habló’ de algún porcentaje de cara a las paritarias, pero sí de la modificación del impuesto a las ganancias, la deuda con las obras sociales y los ‘despidos’. (Mendoza post 12/2/16). Para lo único que pusieron seguro cara de preocupación no fingida fue con relación a los 16 mil millones de deuda de las obras sociales.

La obsecuencia fue unánime, pero siempre hay una figura destacada, uno que es el número 1 en la obsecuencia. Este hombre no necesitó hacer ninguna declaración “para la tribuna” después de la reunión, porque ya había dejado todo claro (tanto como Macri, de quien dijo durante la campaña electoral que “la tenía reclara”) antes de que ésta se concretara.

Así recibió las primeras medidas económicas del gobierno, el levantamiento del cepo y la eliminación de las retenciones al agro: “Estas medidas son la puesta en marcha del país, el país va a cambiar inmediatamente. Al otro día de sacar retenciones se empezó a exportar y es una inyección de 8 mil millones de dólares que van a entrar al país. Todo tiene que ver con todo, hay que dar tiempo, uno o dos meses a ver cómo se estabiliza la economía y después empezar a recuperar el poder adquisitivo del salario”. (Télam 17/12/16)

Para continuar con sus elogios: “El primer mes de gobierno de Mauricio Macri fue muy bueno”. Como buen sindicalista-empresario, feliz y contento.

Y como dirigente de su partido, Fe, preocupado por ayudar al gobierno a avanzar en la reforma del sistema electoral.

Por eso al CEO del campo no le alcanzan los bolsillos de su saco: embolsa de todos lados. Como dirigente sindical y patronal, por el lado del ReNaTEA (Registro Nacional de Empleadores y Empleadores Agrarios) y como parte activa en el rubro “despidos” del gobierno, piensacerrar áreas y echar a 600 empleados del organismo, además de dejar de colaborar con el Ministerio Público Fiscal en el caso de denuncias de trata y de trabajo infantil. Eso sí, seguirán manejando el seguro de desempleo, que mueve una suma de 15 millones de pesos mensuales, mientras trabajan incansablemente para que vuelva a ponerse en funcionamiento el viejo ReNaTRE, disuelto en 2011, que integraban la Sociedad Rural, CRA, Coninagro, FAA junto con la UATRE. Todos unidos, ¿para qué estar en organismos diferentes si todos defendemos los mismos intereses?

Tan contento como la patronal agraria, Gerónimo Venegas es un verdadero ganador en el gobierno de Mauricio Macri. Los perdedores son los sacrificados trabajadores agrarios, cuya dispersión geográfica, junto con el sometimiento en sus condiciones de vida, hacen muy difícil su organización y lucha. Pero cuando sus dominadores menos lo esperen, ajustarán las cuentas poniendo las cosas en su lugar. Esta lucha, junto al resto de los trabajadores de las ciudades, hará trastabillarlos planes del gobierno y sus cómplices desde las jerarquías sindicales.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb