El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 2 de la Ciudad condenó en un veredicto unánime al ex dueño de TBA Sergio Claudio Cirigliano a 9 años de prisión, a los ex secretarios de Transporte Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime a 8 y 6 años de prisión respectivamente, por la Masacre de Once ocurrida el 22 de febrero de 2012 y que provocó la muerte de 51 personas, además de 789 lesionados.

Schiavi fue también inhabilitado de manera perpetua para ejercer cargos públicos. En el caso de Jaime, el tribunal decidió darle una condena única, unificando las otras causas que tenía pendientes tras su paso por la función pública.

También fueron condenados a penas que varían entre 8 y 4 años a varios ejecutivos y gerentes que pertenecieron a las empresas de los Cirigliano como Cometrans y TBA.

Las condenas a empresarios y funcionarios corruptos son una conquista de la lucha por justicia que llevaron adelante los familiares de las víctimas apoyados por una inmensa cantidad de sectores entre los que se destacaron los trabajadores ferroviarios del Ferrocarril Sarmiento y los partidos de izquierda como el Nuevo MAS:

Al mismo tiempo que decimos esto, rechazamos completamente la condena al motorman, que destila cierto tufillo a ‘justicia de clase’, ya que parece que si son condenados algunos ‘peces gordos’ el trabajador también la tiene que pagar, aún a costa de desconocer los múltiples testimonios donde se prueba que el tren ‘chapa 16’ no tenía el freno suficiente para su correcto funcionamiento y que esa falla se debía a la falta de mantenimiento, producto del desvío de los millonarios subsidios pagados por el estado, a los bolsillos de los Cirigliano y los funcionarios corruptos que se engullían las coimas a cambio de hacer la ‘vista gorda’. Desde el Nuevo MAS apoyamos los pedidos de las querellas que solicitaron la absolución de Córdoba y exigimos la anulación de la condena al motorman, que en el fondo es otra víctima del sistema perverso donde estaban complotados empresarios y funcionarios.

Un párrafo aparte se merece la actuación de la nefasta burocracia sindical de ‘La Fraternidad’, que solo se ha limitado a una defensa ‘técnica’ de su afiliado Córdoba, sin apelar en ningún momento a alguna medida de fuerza para absolverlo, quedando al descubierto la complicidad con el ‘sistema de coimas’ del que eran partícipes por intermedio de Antonio Luna directivo del gremio, que revistaba como funcionario del gobierno en el puesto de responsable de la Sub Secretaría de Trasporte Ferroviario al momento de la tragedia. Luna zafó de ser condenado porque murió el pasado mes de Mayo.

Por otra parte aunque consideramos estas condenas a empresarios y funcionarios un avance, las mismas deberían ser bastante más altas como solicitaron la querella N° 3, al igual que rechazamos la absolución de Ochoa Romero y Sícaro responsables de la CNRT que es el organismo de control de los ferrocarriles, como también de Mario Cirigliano que quedó libre de culpa y cargo.

Compartimos las palabras de Paolo Menghini familiar de una de las víctimas de que se ha conseguido un gran logro, pero que hay que continuar en la lucha y movilizados hasta que el fallo quede firme y que los condenados ¡¡vayan presos!!, como también que se investigue la responsabilidad de Julio De Vido en todo esto por ser el ‘jefe’ de todos los funcionarios condenados en la causa.

Desde el Nuevo MAS seguiremos apoyando esta justa lucha al mismo tiempo que continuaremos levantando nuestras banderas que para terminar con la corrupción, hay que terminar con el sistema capitalista, que es en definitiva la fuente de todos los males, donde la vida no vale nada, solo vale la ganancia y el afán de lucro privado,

Héctor “Chino” Heberling

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb