Temas: ,

 

Sumate a Tinta Roja

 

La semana pasada fueron las elecciones de Centro de Estudiantes y consejeros resolutivos. La ganadora de la elección fue la lista 59, que con el 31% ganó los 4 consejeros resolutivos y también las 3 secretarías. El kirchnerismo (El Eternauta) ganó la presidencia con un porcentaje mucho menor y porque no se presentó la 59, como ellos mismos admiten. Otro dato importante es que el frente en joda de Cuarzo y Pijota salió segundo, con un discurso medio en chiste pero medio en serio de que el Centro de Estudiantes “no sirve para nada”.

Como ya vimos en otros años, lo que pasa puertas afuera del colegio, a nivel nacional, afecta siempre a lo que pasa en el CNBA y el centro. Es por eso que para empezar a entender el triunfo de la 59, una agrupación con propuestas poco luchadoras y más “rancheras”, y del frente en joda, queremos empezar pensando un poco en lo que pasó durante este año. De principio a fin, estuvimos rodeados este año por elecciones nacionales de todo tipo cuyo “final” es el balotaje que viene. No fue un año marcado por mucho movimiento y luchas, más bien los problemas se canalizaron por la vía electoral, donde más del 90% de los votantes eligieron a algún candidato conservador, Macri, Scioli o Massa.

Esta situación de inmovilismo a nivel nacional nos afectó también a los estudiantes, haciendo muy difícil que el CENBA active y salga a luchar contra los avances autoritarios del rector. Frente a esto ninguna de las agrupaciones con cargos en el Centro hizo nada para que los estudiantes del CNBA rompamos esta inercia. Si bien arrancamos el año con una enorme toma contra el proyecto de Oscar García, Oktubre no hizo nada para que podamos darle continuidad a esa pelea, para enfrentar el autoritarismo de Zorzoli. Con la consigna incomprensible de las guerras de camarillas en vez de contra el autoritarismo no prepararon al CENBA para enfrentar toda la avanzada autoritaria que hubo este año: no solo el proyecto para expulsar a los libres, sino las jornadas truchas para bajarnos línea y las sanciones autoritarias por festejar un cumpleaños, por jugar al fútbol, por tocar un instrumento, y por cualquier otra cosa que no sea estar todo el día estudiando.

Ante esta avanzada de Zorzoli, el CENBA no estuvo lo suficientemente activo para responder. Las jornadas del 16 de septiembre, por ejemplo, las tendríamos que haber aprovechado para discutir esta problemática y sin embargo la conducción planteó unas jornadas sin eje ni contenido, que tampoco militó para que salieran bien, quedando vacías de pibes. Desde Tinta Roja buscamos impulsar los debates sobre el autoritarismo durante todo el año y siempre apuntamos a la movilización del centro. Le pusimos el cuerpo al CENBA todo el año, hicimos un montón de actividades y pasadas por divisiones todo el año y vimos que todos los estudiantes querían discutir la problemática de las sanciones y el modelo de colegio autoritario que nos quieren imponer. Porque estuvimos militando todo el año por los derechos de las mujeres, convocamos con toda al #NiUnaMenos e hicimos una enorme campaña para sumar a los pibes y pibas del Nacional a la campaña de justicia por Iara Carmona, vimos que este era un tema que le interesaba a todos los estudiantes del colegio, y por eso pudimos organizar una charla con Iara en esas mismas jornadas que convocó a más de 200 asistentes. Nuestros espacios de debate no están caducos como dicen el Eternauta, Oktubre y la 59, hay que llenarlos de contenido poniéndole el cuerpo al centro y llenándolos de discusiones políticas sobre los temas que nos afectan como estudiantes día a día.

Pero mientras no le ponía el cuerpo al CENBA y a la lucha contra el autoritarismo, lo que sí hacía Oktubre era aparatear para tratar de imponer sus opiniones sin discutir. Lo único que lograron con esto fue terminar de planchar el centro y fortalecer a las agrupaciones que no quieren salir a luchar, incluso los que opinan que el centro de estudiantes no sirve para nada, porque lo único que hace es ”bajar línea”. Por eso Oktubre pasó de ser la conducción del centro a salir 5tos.

La lista 59, El Eternauta y las listas “en joda” se vieron fortalecidas por el vaciamiento del Centro que llevó adelante Oktubre. Son agrupaciones a las que no se les conoce ninguna lucha (el Eternauta estuvo en contra de la toma contra el proyecto de Oscar García, ninguna defendió a los estudiantes sancionados), y algunas como Cuarzo Lechoso hasta sostienen que el CENBA “no sirve”.

Desde Tinta Roja le pusimos todo el año el cuerpo al CENBA para que el centro se ponga de pie y salga a luchar. Para nosotros el CENBA no solo sirve, sino que lo necesitamos más que nunca, porque gane Scioli o Macri el balotaje, lo que se viene en el país es un ajuste, lo cual siempre va de la mano de un recorte en el presupuesto a la educación pública y los estudiantes nos tenemos que preparar para enfrentarlo junto con todos los demás sectores que salgan a luchar. Con esta perspectiva militamos todo el año y salimos fortalecidos como una alternativa de izquierda en el colegio. Si bien en estas elecciones no conseguimos cargos, estamos contentos con nuestro desempeño porque hicimos una campaña llena de contenido que sumó muchos compañeros nuevos y nos permitió duplicar y más la votación del año pasado. Tinta crece porque activa semana tras semana en el CENBA y el año que viene queremos construir otro Centro de Estudiantes, que sirva para discutir los temas que nos tocan a los estudiantes, que llene de política todos los debates, y que sirva para salir a luchar.

¡Sumate a Tinta Roja y salgamos a dar todos juntos esta pelea!

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb